La educación latinoamericana y la vocación libertaria

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

El pecado original de América Latina, es haber sido “descubierta” desde el ojo del interés expansionista de algunos países de Europa. Ante la invasión expansionista nuestro continente tuvo dos salidas: resistir ante el asedio invasivo y resignarse a convertir a los países de la región en lugares que proporcionan materias primas y recursos naturales al servicio de los poderosos.
La educación y la historia social y política de nuestro continente se define a partir de una larga lista de atropellos, abusos e injerencias expansionistas: primero de España y Portugal, luego pasamos a soportar el asedio de Francia e Inglaterra, hasta concluir a partir del principio de la doctrina Monroe de “América para los americanos”, ante el último asedio del imperio yanqui.
La asignatura pendiente de la educación de nuestro continente es estudiar el síndrome de la dependencia tal como lo estudiaba Ruy Muro Marini y Ander Gunder Frank.
¿Cómo es la educación de América Latina?, ¿para qué nos ha servido educarnos cuando la colonialidad ha cedido su lugar al neo liberalismo y a la dominación del imperio del norte?, recientemente y a partir de la revisión de distintas notas periodísticas es posible ver que se puede constatar que hay revueltas y movimientos en distintos países del cono sur. En Chile, miles de personas se movilizan a partir del aumento del pasaje del transporte público, dicho aumento sólo sirvió de pretexto para dar salida a la inconformidad contenida durante muchos años; en Bolivia hay una disputa entre una iniciativa de poder popular y la defensa de los intereses del imperio a partir de yacimientos de minerales; en Brasil, un títere de la ultraderecha vigila los intereses imperiales mientras el pueblo se vuelca a las calles a protestar; en Argentina las secuelas que dejó el gobierno neoliberal de Mauricio Macri incrementaron la pobreza social y económica la gente protesta con objetivos claros; en Ecuador, el poder del pueblo y de los nativos del lugar es amenazado por intereses imperiales y así toda América Latina vive hoy en día en una revuelta permanente en contra del constante asedio del imperio.
La educación de América Latina tiene como normalidad esta mirada construida desde el asedio constante, la usurpación, el robo, el pillaje y la amenaza de invasión militar, esto y otros factores han servido para construir desde abajo una mirada diferente, una alternativa social, política y pedagógica.
Desde los aportes de Paulo Freire, Rolando Fals Borda, incluso de Eduardo Galeano, a partir de la publicación de “Las venas abiertas de América Latina”, la educación latinoamericana tiene una gran vocación liberadora. Todo educador y educadora de América Latina deberá ser un fiel militante antimperialista, dotado de una profunda ideología liberadora y emancipadora, estudioso de la obra freiriana y seguidor de los grandes educadores nuestros, entre otros Simón Rodríguez (tutor de Simón Bolívar y Andrés Bello) hasta los últimos pedagogos latinoamericanos que han preferido mirar las raíces del continente y las venas que aún siguen abiertas de toda América, (recomiendo, en relación al tema del artículo, escuchar “Canción con todos” de Mercedes Sosa, https://www.youtube.com/watch?v=xEIsqUJCHHQ).

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141. mipreynoso@yahoo.com.mx

Comentarios
  • Lorena
    Responder

    Miguel buena radiografia, algunas precisiones: No se “descubre lo que ya existe” argumento de Edmundo O’Gorman VS León Portilla. La “dependencia” vista desde esos autores que plasmas, sin soslayar el enfoque intercultural de la diversidad de E. Fromm. Y creo que más que aseverar la “vocacion tradicional liberadora” a distancia el planteamiento es más objetivo por los resultados en cuestionamiento ¿realmente la educación en A.L ha sido su vocación ser liberadora? Y para nuestras basta un botón ¿ qué sucedió con la propuesta pedagógica de P. Freire en su propio país? Pregunta que le hice a un premio Nobel de literatura originaria de Brasil y su respuesta fue: Nada.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar