Que la nueva propuesta educativa camine por la izquierda

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

Se comienza a intensificar el debate político e ideológico en nuestro país, el arribo a la presidencia en julio de 2018 de Andrés Manuel López Obrador, ha polarizado las distintas posturas, de esta manera han aparecido algunos señalamientos, de muchos grupos y personas que se habían beneficiado por el viejo estilo de proceder en el viejo sistema, hoy han visto afectados sus intereses o cuando menos eso dicen. La consigna central del actual presidente, desde sus discursos de campaña, ha sido combatir la corrupción y el problema de la corrupción en nuestro país es muy grave, está enquistado en el propio sistema, es un cáncer en un sistema igualmente cancerígeno. Los esfuerzos han sido muchos y la riqueza comienza a repartirse un poco más equitativamente, pero los grupos de derecha han respondido virulentamente pidiendo la renuncia del actual presidente.
Los grupos de derecha con expresidentes de la república a la cabeza, tanto del PRI como del PAN, comienzan a destinar una fuerte suma de dinero para patrocinar una intensa campaña mediática de desprestigio en contra del presidente López Obrador. Cabe decir que si bien, el presiente López Obrador no es una propuesta de gobierno inclinada a la izquierda cuando menos no de la izquierda ortodoxa o tradicional. Su estilo sencillo, desparpajado, que ofrece conferencias de prensa muy de mañana y con un estilo de hablar o de expresarse lento y pausado ha servido para ser acusado de todo y, de tal manera que todo ello ha sido motivo para recibir distintos ataques.
También desde distintos grupos de izquierda se han generado nuevos oportunismos, desde los viejos oportunistas, que se cobijaban en siglas radicales como el PCM o el PRD y que, si bien asistían a las marchas o manifestaciones de izquierda, también negociaban por la derecha con los grupos de poder, esos oportunismos hoy tienden a perfeccionarse ya que el gobierno federal o la gente cercana a López Obrador no sólo maneja recursos cuantiosos, también decisiones importantes.
En este contexto, y bajo la constante disputa de carácter político, es importante tomar partido en serio. El presidente López Obrador y su proyecto de gobierno si necesita de un verdadero e incondicional apoyo para un proyecto de país que apenas inicia. En términos estratégicos se trata de garantizar que nunca más regrese el estilo del PRIAN, ni al gobierno ni al poder. Estar al lado de López Obrador se traduce en tener claridad de lo que se pone en juego en la historia de este presente convulsionado.
Hoy más que nunca se requiere tener claridad en la postura política e ideológica que se asume en los hechos, no se vale decir que se está con López Obrador y se le hace el juego a la derecha por oportunismo o por conveniencia personal. Porque lo que está en juego es la construcción de un nuevo proyecto de nación que sea radicalmente distinto al que vivimos y sufrimos en el pasado.
Cuando se dice en el encabezado de este artículo que la educación debe caminar por la izquierda, significa que el proyecto educativo en construcción debe alinearse con principios democráticos e incluyentes respetando la pluralidad de las ideas, construyendo propuestas que beneficien a la mayoría y que se construyan de manera horizontal, tomando en cuenta las distintas iniciativas que provengan del magisterio sobre la base de la experiencia y la pertinencia de las mismas a partir del conocimiento y del contexto en el que se realiza la tarea.
Hoy en día, ser maestro y de izquierdo se traduce en tener claridad sobre la tarea que se realiza, en cuanto a efectuar la práctica educativa con un nuevo sentido, sobre a base de principios pedagógicos y políticos, de tener claridad del compromiso social que representa ser educador o educadora en la coyuntura actual. Como decía Pierre Bourdieu en uno de sus últimos libros “El oficio del científico”, tanto los investigadores como los docentes tenemos el compromiso moral de devolverle a la sociedad lo que la sociedad nos ha dado, desde el origen y esta devolución implica claridad en la tarea de lo que significa educar hoy en día y con un alto compromiso social.
Que la educación siga caminando por la izquierda, aunque la gente de la derecha se moleste, grite y salga a la calle en auto a vociferar su impotencia dentro de la que viven en los últimas días.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141. mipreynoso@yahoo.com.mx

Comentarios
  • Aída Sánchez Sencion
    Responder

    Una atinada reflexión sobre la política actual, se observa y se escuchan testimonios como se han beneficiado diferentes familias en las comunidades y ciudades y que decir de la ideología dada a conocer por nuestro presidente y su gabinete. Su estilo de vida junto a su esposa muy propio como no lo habíamos observado con los presidentes que han pasado en las últimas décadas.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar