¿Qué esperamos en educación para el año 2020?

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

Este miércoles 1 de enero inicia el año bisiesto 2020, su número es cabalístico, además, con dicho año se cubrirá la primera quinta parte del siglo XXI, ¿cuál es la relevancia del año 2020 en educación?
Su número que une dos doses y dos ceros, hace del 2020 un año especial, además será el segundo año de gobierno tanto del presidente López Obrador como del gobernador Enrique Alfaro. De acuerdo a nuestras tradiciones la llegada de este año 2020, nos arroja deseos, aspiraciones de un mundo mejor, de una sociedad mejor, de una mejor educación. En este sentido podemos decir que aspiramos a tres grandes cosas para el año 2020 como elementos básicos de mejor año:

a) Que exista mayor claridad en las propuestas gubernamentales en educación tanto en la Nueva Escuela Mexicana como en el Proyecto local Recrea y que dicha claridad dé cuenta de lo que se espera que hagan los maestros y las maestras, pero que para ello se les deben de dar los insumos básicos para su realización desde la práctica. No se trata sólo de aspirar a un mejor modelo o a una mejor propuesta educativa sino de crear las condiciones básicas para lograrlo.
b) Que este año los docentes aprovechen la oportunidad de oro que la historia les brinda para tomar verdaderamente en sus manos las riendas del destino sindical, que no sólo propongan, sino que también decidan, que no sólo piensen, sino que también actúen; que el sueño de la democracia sindical se haga realidad, pero sobre la base del protagonismo de la mayoría de trabajadores de la educación.
c) Que para este año 2020, la mejor distribución de la riqueza material se vea reflejada en una mejor distribución de riqueza cultural y simbólica; sobre todo para todos y todas aquellas personas que poco tienen o que poco les llega, pero no a partir de políticas populistas pronasoleras sino a partir de involucrar a los sujetos bajo nuevas reglas de participación ciudadana en el terreno político y económico.

Como podrá verse, el 2020 ofrece importantes oportunidades para los sujetos educativos, de tal manera que es posible escribir una nueva historia, que no borre las anteriores, sino que solo le dé un nuevo curso y un mejor sentido a la educación nacional.
Los cambios en educación o el cumplimiento de deseos o de aspiraciones de inicio de año, no se dan de manera gratuita, se requiere la participación y la actuación consciente de sujetos y de agentes en ese sentido, a partir de tener mínima claridad del proyecto alternativo que se pone en juego.
El 2020 es el año en donde la historia pone una oportunidad de oro para avanzar realmente en un proyecto educativo, que verdaderamente esté al servicio de los niños, las niñas y los jóvenes en México.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141. mipreynoso@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar