Los retos de la educación en la sociedad de la información y el conocimiento

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

Manuel Castell quien nos ha aportado una nueva mirada para entender (en el marco de la sociedad de la información) los nuevos retos sociales y educativos, nos dice también que hemos pasado de una época de profundos cambios a un cambio de época. La educación en este cambio de época, entra a un debate bajo nuevas exigencias y nuevos formatos de proyectos. Uno de ellos es el enfoque por competencias, a partir de reconocer que el actual debate está centrado en la capacidad que deben tener los sujetos al hacer uso de los aprendizajes al transferirlos ante los problemas que implica la nueva sociedad.
Ángel I. Pérez G., nos dice al respecto en el texto colectivo Educación por competencias ¿Qué hay de nuevo?, “El problema no es ya la cantidad de información que los niños y jóvenes reciben, sino la calidad de la misma y la capacidad para entenderla, procesarla, seleccionarla, organizarla y transformarla en conocimiento, así como la capacidad de aplicarla a las diferentes situaciones y contextos en virtud de los valores e intenciones de los propios proyectos personales, profesionales o sociales” (p. 62).
El problema de todo esto no está en la definición de la tarea o en lo que debiéramos hacer, ni tampoco creo en el entramado educativo que debemos construir junto con las distintas mediaciones para cumplir con todo ello. El problema al que asistimos reside en la incapacidad operativa que tenemos actualmente para cumplir con dichos retos.
Ni la infraestructura tecnológica, ni tampoco la capacidad profesional de los recursos humanos, léase docentes pedagogas, asesores y directivos, etcétera, están preparados para transitar a un modelo educativo que vaya acorde con el cambio de época.
Al respecto se requiere vivir un largo proceso de transición para realizar una serie de mediaciones que les permitan acondicionar los elementos con los que contamos para ponernos al día.
El ponernos al día lo podríamos definir como la capacidad que tenemos para adaptar lo que tenemos (la capacidad educativa del sistema) con los retos y los desafíos del cambio de época.
En última instancia la sociedad de la información y del conocimiento reclama una nueva forma de educar, la cual está centrada en el desarrollo de nuevas habilidades y capacidades, en donde al aprendizaje se le concibe no como la acumulación de información carente de sentido sino la acumulación de sentidos para el uso crítico de la información. La reforma a las escuelas Normales deberían de pensar en los nuevos roles de docentes en este complejo escenario de cambio de época, así como las prácticas y la nueva tarea cotidiana a la que la definición como la tarea de educar.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la Unidad 141 de la UPN Guadalajara. mipreynoso@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar