Los hoyos negros en educación: las vacantes

 en Graciela Soto

Graciela Soto Martínez*

Aplíquese la ley en los bueyes de mi compadre.
Dicho popular

Las vacantes definitivas y temporales de docentes y directivas son como hoyos negros de los que poco se sabe, se conoce su existencia pero no hay mayor información sobre su cantidad, ubicación y cuándo se cubrirán, aunque se hacen llegar listados por medio de correos electrónicos a recursos humanos o a los niveles educativos, se suben a plataformas de gestión para su validación, se asiste o llama a las delegaciones regionales insistiendo que las cubran, se asignan a cuentagotas, esto se ha alargado y hay muchas excusas con pocas respuestas, esto es un proceso que padecen alumnos y padres de familia, los olvidados de este sistema que privilegia a algunos e invisibiliza a otros, también lo padecen los gestores, llámense directores, supervisores y jefes de sector que agotan las instancias y piden a los responsables que se atienda de inmediato el problema, no se solicita sólo la escucha, de eso no hay necesidad, se busca que cumplan la función para la cual han sido nombrados, le fallan a la sociedad, a los niños y sus derechos no se cumplen donde hace falta un maestro.
La causa de que no se atiendan las vacantes son los cambios en la normatividad, específicamente la Ley de la Carrera de los Maestros y las Maestras, que fue publicada el 30 de septiembre de 2019, ya no es nueva, las autoridades mencionan que se deben respetar las listas de ordenamiento, la 1 y 2 para asignar a los que van a cubrir los espacios, así como abrir las oportunidades a los estados vecinos, hasta después se harían propuestas por la zona escolar. Acontece una doble discriminación de los grupos de alumnos que no tienen clases de ningún tipo, el virus les quito la presencialidad, pero el sistema educativo y la ineficiencia administrativa los ha dejado sin maestro, la norma parece que les sorprende a los funcionarios porque tardan tanto en asimilarla y adaptar las condiciones que dejan un vacío en su aplicación.
Cada sexenio ha traído diferentes políticas para el ingreso y la promoción docente, se trata de requisitos que garanticen que los trabajadores de la educación cuenten con la formación profesional adecuada, que se respeten los derechos de todos, de los niños y de los trabajadores, sin embargo, éstas traen efectos perversos o colaterales como lo es la afectación a un derecho básico.
A la autoridad, desde la más alta y a los mandos medios les importa más cumplir la Ley que la atención a los niños, por transparencia y justicia social se debería pedir la cantidad de grupos y alumnos que no se han atendido desde que inició el ciclo escolar. La Ley es un freno o escudo para el incumplimiento, se coloca a estos grupos en una posición vulnerable, sólo basta revisar cuántos son unitarios, multigrado, bidocentes, en las zonas foráneas, en la metropolitana o en que niveles educativos se encuentran estos hoyos negros del sistema, realizar un corte, un análisis y observar que sigue sucediendo, no para que lo expliquen, a un niño y sus padres que no han tenido contacto con un maestro este año escolar, no le sirve un discurso por más bien informado o estructurado que se haga, además ya no se le puede pedir paciencia, esta reflexión es para que se resuelva esta situación insostenible.
Cada sistema tiene puntos neurálgicos, el educativo funciona con los maestros, los alumnos y las autoridades educativas entre otros elementos, los departamentos de recursos humanos y pagos son de alta relevancia, ambos aseguran el funcionamiento, si en estas áreas hay problema entonces es grave la situación. ¿Cuál es la eficiencia en la operación o en educación básica?, pueden existir otros objetivos o metas, pero tiene que cumplirse lo esencial, dotar de los suficientes maestros para los alumnos que requieren educación.
Cada año, en el mes de octubre, un grupo grande de maestros decide jubilarse, cumplen años de servicio en septiembre y solicitan en este tiempo su licencia prejubilatoria, esto sucede reiteradamente, pero ahora por primera vez en lo que tengo memoria no se han cubierto las vacantes, el sistema todavía no reacciona, ha pasado un mes y esos niños siguen esperando al maestro nuevo. De igual forma se han presentado licencias de gravidez o de otro tipo que han corrido la misma suerte.
A través de la organización sindical (a principios de octubre) se hizo la solicitud de un llamado urgente para que se atendieran las vacantes, se integró un listado de claves, ubicación, fechas, validaciones, la sumatoria por sector y por nivel, muy positivo sería (a casi un mes de dicha acción) se haga el recuento de logros y las que quedan pendientes, que se dé seguimiento al oficio, que aumente la interlocución de los gestores y se atiendan las necesidades básicas de una escuela y se cumpla con la plantilla de personal completa. ¿Cuántas direcciones están sin cubrir?, ¿cuántas supervisiones?, esto es otra cara del problema, en esas escuelas está quien hace el trabajo, hay compromiso y apoyo, pero existe un abuso del sistema para la doble función, las figuras de encargados continuarán mientras no se resuelva este tema, no salen las convocatorias para asignar a estos espacios aunque ya existen los criterios excepcionales. En la parte directiva también hay ceguera administrativa. Quejarse no sirve, es urgente recuperar la misión del sistema educativo en lo que se requiere “una nueva manera de pensar, un nuevo modo de ver; necesitamos cambiar los anteojos” (Serieyx, 1994:96).”
Agilizar y regionalizar, son vías posibles para que se atienda una parte básica y saber los maestros hacen falta en las escuelas. Regionalizar, que las Delegaciones Regionales o DRSES atiendan las vacantes en tiempo y forma, la centralización ha vuelto lento el proceso, hay presencia de estas oficinas en todo el estado, respetando la normatividad, que se mantenga un contacto virtual directo con los responsables de las áreas, que hagan el llamado por orden de prelación a quien si pueda cubrir. Agilizar, que no tengan que pasar días, semanas y mucho menos meses, de no ser así se finquen responsabilidades por afectar el derecho de los niños a la educación, que se cumpla lo estipulado en Artículo 4 de la Ley General para el Sistema de la Carrera de las Maestras y los Maestros, el cual señala: “ En la aplicación de esta Ley y los instrumentos normativos que deriven de ella, se priorizará el interés superior de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes de recibir una educación conforme a los principios, fines y criterios establecidos en el Artículo 3º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”.

*Doctora en Educación. Jefa de Sector de Educación Preescolar en la SEJ. grace-soto@supervisores.sej.gob.mx

  • Irma
    Responder

    Dra. Grace, Usted ya es oficialmente y moralmente nuestra voz, nuestra líder en gestoría y conciencia, para que no invisibilicen y no diluyan en la burocracia e inercia del sistema educativo las vacantes y otros asuntos que SEJ, tiene pendientes con las comunidades escolares. Centrándose en el tema de hoy, resulta que aún hoy, finales de octubre están sin cubrir varios lugares de directivos, educadoras, intendentes etc. Me sumo, nos sumamos a esta voz y esperando que las instancias correspondientes len den curso.

  • ADRIANA CURIEL
    Responder

    Toralmente de acuerdo con usted Doctora.
    GRACIAS POR EXTERNAR TAN CRUEL REALIDAD.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar