Las campañas, la reforma ¿y la opinión de los maestros?

 en Marco Antonio González

Marco Antonio González Villa*

Abrir la boca para opinar o juzgar es, lamentablemente, demasiado fácil, sólo basta con manejar algunas palabras del lenguaje para armar oraciones, cual niño con una formación incipiente, y dejar ir palabras sin la menor conciencia o responsabilidad de por medio. Muchas organizaciones supuestamente preocupadas por la educación, la competitividad y la infancia del país, así como los cuatro partidos que no se ven favorecidos en las encuestas, han dicho en todos los espacios televisivos, radiofónicos o de internet que la reforma debe seguir tal como se puso en marcha, por todo lo que se ha conseguido con ella. De hecho el presidente de la República, en un nuevo acto impertinente como a los que ya nos tiene acostumbrados, salió a decir las “bondades” que se han conseguido y los logros académicos que se han obtenido con la implementación de la Reforma, muchos de los cuales, como también son costumbre, muestran datos disfrazados que se emplean para justificar acciones y prácticas que no han resuelto ni resolverán el problema de la educación en el país. En lo que también coincidieron, al menos el día del maestro, es en el hecho de prometer un incremento en el salario de todos los docentes, pero eso, obviamente no es populismo, es sólo una promesa de campaña. Al cabo las promesas son para romperse, no esperamos nada en realidad.
Lamentablemente lo que seguimos sin ver en todos estos actores políticos y asociaciones es la recuperación del discurso de los maestros por lo que, tal como se ha dicho ya a través de varios sexenios y modelos, las propuestas vienen de personas realmente lejanas a la experiencia del salón de clases. Imagino que los profesores tenemos poco que decir, digo, sólo damos clases a las futuras generaciones, pero sería interesante, como un mero ejercicio democrático, que aplicaran una simple encuesta, incluso en línea, y que los datos se hicieran públicos para que la sociedad en su conjunto, y no sólo un sector que opina, pudiera tener un panorama general de la percepción que se tiene de la Reforma de parte de los maestros. Algunas preguntas pudieran ser:

¿Cuántos profesores conoces que tramitaron su jubilación por evitar lo punitivo y/o estigmatizante de la evaluación docente?
(En algunos estados específicos, como el Estado de México por ejemplo) ¿Conoces a algún docente que haya tenido un ascenso u obtenido una plaza sin hacer examen? ¿qué opinas de tal situación?
¿A qué factores atribuyes los niveles de desempeño académico de los alumnos dentro de tu institución?
¿Conoces a un profesor cuyo desempeño en el aula es reconocido por los alumnos y otros compañeros que no haya aprobado la evaluación o que haya obtenido un resultado de suficiente?
¿Cuál es tu opinión acerca de que la evaluación docente no considera, de forma objetiva, el trabajo realizado en el aula?
¿Cuál es tu opinión en torno a la pérdida de la estabilidad laboral y de los mínimos incrementos salariales de los últimos años?
¿La trayectoria profesional y la experiencia académica son elementos que deberían considerarse para una promoción, para un ascenso, o sólo un examen en línea?
Pensando que eres total responsable de la vida y de la formación de los alumnos y de todo lo que pasa en el aula ¿cuál consideras que sería un salario justo? Explica tus razones

Dejo aquí una propuesta para que pueda ser retomada por todos aquellos que se dicen preocupados por la educación del país, pero no por los maestros. Para los que no se encuentran dando clases en las aulas dirán que son preguntas irrelevantes, politizadas y promovidas por alguien a quien no le importa la educación de los niños. Pero para los que estamos en el aula, estas preguntas tienen sentido y podrían reflejar mucho del sentir que se tiene en torno a la Reforma. Pero insisto, ¿a quién le importa lo que piensa un maestro? Para algunos somos sólo un instrumento, ellos son los expertos en educación, por eso llevan años dando clases en escuelas oficiales ¿o acaso no?

*Maestro en Educación. Profesor de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala. antonio.gonzalez@ired.unam.mx

Comentarios
  • Marco Romo
    Responder

    Un GREMIO EN SU MAYORIA FALTO de ética, de honorabilidad, de solidaridad, de moralidad, de sentido común, en estos últimos años de sentido social, un gremio convenenciero, agachón, cobarde, tramposo, etc., (pertenezco al magisterio de Jalisco, pero NO A ESOS)…

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar