Las Academias para la Profesionalización de los formadores de decentes: El caso de la ENSJ

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

Fui invitado por mi amigo el Dr. Víctor Manuel Ponce Grima a formar parte del sínodo que le haría el examen de grado a Clara Campos Arciniega, quien estudió el doctorado en el ITEC (Instituto Transdisciplinario de la Conciencia).
Quiero agradecer desde aquí a Clarita, a Víctor y a la Dra. Claudia, por invitarme a compartir esta experiencia.
Quiero decir que “Clarita” hizo un trabajo extenuante al acercarse a analizar con lupa el funcionamiento de las 11 academias que forman parte de la organización institucional en el seno de las ENSJ (Escuela Normal Superior de Jalisco), y que pasó (en su organización) de ser academias por semestre a académicas por disciplina. De esta manera, la investigación de Clarita en su tesis doctoral permite identificar las identidades de las academias de Matemáticas, Ciencias, Formación Cívica y Ética, Español, Geografía, Historia, Asesores de 7 y 8 semestre, Inglés y Tutores, en su trabajo se logran ver los claro-oscuros en el funcionamiento de dichas academias, las lealtades y perversidades que encierran a cada una de ellas, pero Clara concluye, en una salida de esperanza, visualizar un ambiente positivo al pensar en la armonía y el respeto entre los pares docentes que formar parte de dichas academias.
También reconoce (en el conversatorio) el retroceso que se vive en la ENSJ, con el cambio de administración y algo que sorprende desde su análisis, el enorme poder que han cobrado las secretarias (personal administrativo) al hacerse de horas docentes. Vamos a entrar –dice Clara– al gran poder del personal administrativo, a partir de reglas que no están del todo claras para las promociones y las asignaciones de horas en las escuelas Normales.
La investigación de Clara es especialmente sugerente para entender la lógica de las adscripciones de docentes al interior de las escuelas Normales. La organización de las académicas es sólo un pretexto dentro del cual se esconden otro tipo de lógicas de control o, por el contrario, de autonomía y profesionalización.
El trabajo en academias implica saber trabajar en equipo, tomar acuerdos, diseñar proyectos y llevarlos a cabo, construir de manera colectiva una visión en cada una de las academias. Al final en las conclusiones reconoce que el proceso ha sido muy disparejo y asimétrico.
Desde el estudio de Clara, el ejemplo de la academia más avanzada es el caso de la Academia de Inglés en la ENSJ, por su organización interna y por la capacidad de impactar en los estudiantes en formación y futuros docentes de dicha asignatura.
Quiero agradecer a Clara Campos, por haberme invitado a su examen, me pareció un ejercicio serio y ojalá los colegas de las Normales tengan acceso al texto en extenso o a una síntesis del mismo que Clara está obligada a escribir. Concluyo al decir que se requiere conocer las lógicas de adscripción al interior de cada una de las 11 escuelas Normales del estado de Jalisco para poder darnos cuenta de lo que ayuda y lo que estorba en la profesionalización de los formadores de formadores, pero sobre todo, en la capacidad de aprovechar las áreas de oportunidad. Gracias Clara, gracias Víctor y Claudia, un abrazo a todos ustedes. Gracias y enhorabuena.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141. mipreynoso@yahoo.com.mx

  • Clara Campos Arciniega
    Responder

    Gracias Dr Miguel Ángel Pérez Reynoso es un honor para mi haber sido su alumna de Pedagogía y seguir contando con su apoyo académico a lo largo de mi vida. Yo ya había tirado la toalla pero gracias al apoyo del Dr. Víctor Ponce Grima, a la Dra Claudia Muñoz Iñiguez y a usted Dr Miguel me animé a concluir mi tesis y hacer mi examen. Gracias, gracias, gracias!!!

  • Carlos Hurtados
    Responder

    Congratulamos a la Mtra Clara por la obtención de su grado.

    Ante el respetado derecho de réplica que nos brinda este espacio sería adecuado te realizar algunas observaciones…

    El trabajo por academias, ha sido, es y será (por lo menos el tiempo que reste hasta su erradicación) un conflicto constante dentro de las instituciones de educación normal (y también en aquellas universidades donde se practica), pues, suele segregar las intenciones de una educación integral y enfatiza sólo ciertos ámbitos que la propia institución decide (efectivamente, existen academias donde solo se reúnen a planear un proyecto, charlar de los contenidos, despotricar contra el sistema, y hasta festejar onomásticos)

    El trabajo no solo es complicado a nivel institucional, también lo es a nivel estatal y no digamos a nivel federal (y la tarea casi inalcanzable de integrar los tres niveles).

    No obstante, las instituciones al interior hacen un enorme esfuerzo cada día para lograr mediar entre las necesidades del día con día, y las necesidades que nuestras autoridades en sus altas esferas sueñan con lograr

    Empero… Sería oportuno hacernos al interior tres cuestionamientos…

    1.- ¿Quien es y que calidad moral y académica, y bajo qué instrumentos logro la conclusión de dichas aseveraciones? Tengo la oportunidad de conocer personalmente a la Mtra. Clara Clamos, docente que por cierto, no participa activamente en ninguna de las academias antes mencionada por problemas de afinidad, empatía y animadversión con casi la totalidad de los compañeros… Ante lo cual surge la interrogante… ¿Cómo obtuvo la información tanto cualitativa como cuantitativa para desarrollar un documento de esa naturaleza?

    2. A quienes hemos estudiado un doctorado, y su secucion post doctorado, sabemos que la información que se vierte dentro del estado de la cuestión, marcó teórico, conceptual entre otros… Debe tener la validez de expertos y una referencia de no más de 5 años de antigüedad. Sin embargo, la academia de inglés desapareció en el año 2014, dando paso a la reestructuración que dio el Mtro Víctor Manuel Ponce Grima, que dicho sea de paso, la renombro como Academia de Lenguaje, unificando las especialidades de Español e Ingles, cómo dato de cultura general, quien dirigió dicha academia en su último año de existencia fue la Dra Claudia Muñoz, quién la representa como asesora principal.

    Si consideramos que el trabajo de campo se obtuvo en fechas posteriores, estaríamos frente a un trabajo retrospectivo que considera el trabajo por academias en 2012-2015, y la ser retrospectivo no podría establecer una comparativa válida sin considerar los ejercicios de 2015 al 2019. Ojo con las instituciones que otorgan el grado.

    3 Quienes nos integramos a los procesos de investigación, debemos considerar siempre que nuestros prejuicios y estigmas no se vean reflejados en nuestros productos, pues estaríamos frente a un sesgo de importancia.

    Conozco el trabajo de la ahora Dra Clara Campos, y puedo afirmar que no otorga ningún proceso de validez de constructo ni de comparación antes las afirmaciones que mantiene, y los supuestos que en estos se señalan como presentes.

    Agradezco el derecho a réplica y espero que dicho documentos sea sometido a los procesos de validez necesarios para el otorgamiento de tan prestigioso grado.

    • Dionisio
      Responder

      Saludos al Doctor Carlos Hurtados, supongo que llevas el cargo de doctor, digo se nota en tu comentario las ganas y lo presumido que llevas el nombramiento, sin embargo a pesar que te cuesta entender la reestructuración de una academia de lenguaje, pareciera que tus argumentos se encuentran en una falacia de ad hominem, digo si quisieras replantear o replicar el nombramiento te sugiero como interesado y tanto daño te hace, analizar renglón por renglón la tesis doctoral de Clara, si te parece poco; como alumno de tu despectivo nombramiento de la doctora Clara, te digo que están involucrada en todas las materias, domina más materias de expresión oral y escrita que muchas maestras de especialidad de español, y claro no hablemos de más con el area de ciencia que es su especialidad.
      Te exhorto doctor Carlos hurtados que dejes el egocentrismo que como Icarus terminaras, que te pongas a trabajar y que dejes trabajar a profesores dedicados a la vocación que gracias a ellos la normal sigue estando de pie

      • Adalberto Núñez
        Responder

        El último comentario resonó como si fuera una respuesta en defensa de intereses que no le pertenecen al autor de tales argumentos, no podré poner en duda los conocimientos teóricos que tenga Clara pero si hay argumentos muy sólidos en cuanto a su carencia de tácticas, dinámicas y métodos de enseñanza, los cuales desde que tengo razón de conocerla, siguen siendo obsoletos y por demás inquisitivos a hacia los alumnos, como si ella desconociera la realidad social y académica que ellos también están viviendo, en donde se le carga la mano al alumnado con un tiempo exagerado dentro de las aulas, que comparándolo con otras instituciones de estudios superiores es a todas luces inhumanizante, tal vez la sinapsis que se busca seguir replicando sea semejante al viejo adagio de para eso van a la escuela el cual es por demás ya obsoleto y menos en este medio donde se forman personas que formarán personas y todo argumento y carga psicológica por naturaleza será replicada en generaciones posteriores para bien o para mal.
        Maestras como clara efectivamente portan el título de maestro por todo el bagage de conocimiento que portan pero en las aulas que es donde debería de importar, demuestra un nulo interés en mejorar sus ya desfasadas dinámicas de enseñanza, personas como la ya citada no debería de considerarse docente. Título que debería de ser ostentado por personas que comprenden que sus enseñanzas replicarán patrones.
        La ahora doctora es capaz de involucrar al alumnado en situaciones sociales entre ella y los demás docentes, queriendo manipular al grupo en turno para que se compadezcan de su situación.
        Una persona que dicese llamar doctora debería de tener la madurez psicológica para afrontar sus problemas sin buscar el beneplácito de los alumnos o combatir las vejaciones que dice profieren todos en su contra con argumentos y hechos que pudieran demostrar quien es mejor y más capaz académicamente.

        Por dar un ejemplo gracias a la doctorante un evento tan rico en posibilidades fue cancelado, habló de la feria de ciencias, donde se mostraban de forma práctica la aplicación de la ciencia en el entorno social, aglomerando a todas las demás académias en un solo punto de reunión.
        Gracias a ella y a gestiones con las personalidades adecuadas, logro convencerlas para quitar este evento, argumentando su nula importancia, si las ideas que sustento en su tesis realmente las pusiera en práctica, en vez de cancelar, ella misma debería de participar en todo evento que se organice usando el conocimiento que ostenta con tanto orgullo para como ya se dijo líneas arriba, demostrar quien es mejor en su propio juego.

        Pero en vez de eso prefiere seguir en su área profiriendo quejas y ahora un documento físico donde externaliza todo su descontento.

        Doctora entienda desde un cubículo no se arreglan las cosas, la realidad se cambia con hechos, si se dice que todos están mal menos yo, la psicología dice que muy posiblemente quien también esté mal eres tu.

  • Miguel Ángel Pérez Reynoso
    Responder

    Carlos Hurtados. No tengo el gusto de conocerte y agradezco la gentileza de que repliques en este espacio. Como tus señalamientos no son a mi articulo (a modo de reseña) sino a la tesis de Doctorado de Clara Campos, Voy a convertirme entonces en abogado de la causa que defiendo y defendí en mi articulo.

    1. Como decía un colega de la UPN que ya murió, parece que respiras por la herida, Haces cuestionamientos a un trabajo de tesis sin conocerlo, cuestionas teoría o metodología a la distancia ¿eso se vale? Yo digo que no. Parece que la tesis o mis comentarios de la misma te molestan, no compartes lo que en el se critica, a las cosas por su nombre…

    2. Efectivamente puedes tener razón en la organización interna en el trabajo de academias en el seno e la ENSJ, pero esto es lo que menos importa en un Tesis de Doctorado, lo importante es el sentido y los conocimientos que se generan del estudio. Y en eso Clara aporta y mucho.

    3. No dices nada de la nueva casta de secretarias que han llegado al poder de convertirse mágicamente en procesos amañados en docentes, ni tampoco en los cambios regresivos que se viven en las Escuelas Normales de Jalisco. ¿tu también eres de los beneficiarios?

    4. Dices que eres Doctor pero ni siquiera sabes escribir, faltas de ortografía y de sintaxis hablan mal de una persona que dice ostentar el grado máximo de estudios.

    Estoy a tus órdenes en la UPN, y te agradezco que animes e invites al debate.

    • Carlos Hurtados
      Responder

      Mi estimado Miguel Ángel, compartimos muchas veces foros, espero aún me recuerdes.

      No puedo hablar de “la casta de secretarias que llegan al poder” pues no tengo el gusto de conocerlas, sin embargo, creo que iniciar como personal administrativo no demerita el esfuerzo que pudiera llevarse a cabo en sus esfuerzos de superación.

      No dudo que existan situaciones particulares que no cubran los requisitos para estar en ese sitio, pero jamás menosprecio el trabajo tan noble que desempeñan. Yo también inicie en esos puestos pocos años, a principios de los 80s en las Escuela Normal para Profesores de
      Educación Primaria en Servicio Sistema y en lo que llamaban anteriormente departamentos.

      Después ingresé a la normal superior de Jalisco, en el período 1983, como parte la renovación del plan de estudios, obtuve mi primer maestría en educación en 1990 en el estado de Guanajuato y posteriormente en 2001 en la UNAM y el segundo grado en el 2012 en la UPN.

      Conozco el trabajo de Clara, y es por ello que dirijo mi crítica de esa manera.

      En cuanto a las faltas de ortografía, nunca será mi fuerte.

      Dejo abierto mi correo por si es necesaria alguna aclaración posterior.

      carhur78@gmail.com

  • Carlos Hurtados
    Responder

    Agradezco tu comentario Mtro Dionisio.

    Seguro estoy que falle en mi redacción al dar a entender una idea errónea. Mencionar el doctorado es solo hacer referencia a los requerimientos mínimos para los mismos (no obstante, y para continuar con la mitología griega que señalas sería oportuno señalar que no tengo un doctorado, tengo dos y un post doctorado, así como el grado de SNI y algunos grados más que no mencionaré pero con gusto los compartimos y debatimos cada uno de ellos y sus documentos para la obtención del grado, no te vaya a suceder como a Dédalo…

    Así mismo, aclaro que en mi comentario no sé pone en juicio la práctica docente de la ahora Dra Clara, pero si el producto, la metodología y solos marcos. Y lo digo, pues conozco el documento y el proceso que llevo a su conclusión.

    También se de la reestructuración de la academia, y de las reestructuraciones que ha mantenido desde que iniciaron las mismas de manera formal con su llegada en el plan 1999. De los soportes teóricos que cada coordinar de docentes de la Escuela Normal Superior de Jalisco ha llevado a cabo (Susana Macías, María Anaya, Guadalupe Cardiel, Edgar Casillas, David Lozano… Entre otros) y también de otras normales, pues en muchas de ellas fui participe.

    Sin embargo, es a partir de la lectura del presente documento, que surgen inconsistencias tanto teorías como metodologicas de alguien que por cierto curso una maestría en MEIPE, pues este programa se hace acompañar de un asesor metodológico en toda la carrera que el docente cruza para la obtención del grado.

    Avaló el exhorto, y me uno al mismo.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar