La semana del conocimiento y la investigación en educación

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

Esta semana, del lunes 18 al viernes 22 de este mes, se llevará a cabo en el puerto de Acapulco la edición XV del Congreso Nacional de Investigación Educativa (CNIE), que de manera bianual organiza el COMIE.
Si bien, no toda la producción y circulación del conocimiento pasa por el COMIE, dicho organismo ha tenido el cuidado de mejorar el formato de su evento bianual, de tener manera de garantizar cada evento como un área de aprendizaje y de compromiso para los asistentes.
Cada congreso que organiza el COMIE tiene una sorpresa en su celebración, ya sea por algún conferencista que de manera estelar aporte algo o por alguna temática relevante e incluso por algún acontecimiento sorpresa. Recuerdo Chihuahua, en la conferencia inaugural de Alberto Arnaut, la cual se intentó interrumpirse por Gilberto Guevara, o en Guanajuato cuando en la mesa que me tocaba presentar mi trabajo, una colega de Mérida de la UADY se negó a leer su ponencia en protesta por la presencia de Emilio Chauyffet y ello generó un fuerte pugna al interior del COMIE, o en el congreso anterior de San Luis Potosí, donde ya no hubo programa impreso y la aplicación electrónica para la consulta de los eventos generó fuertes protestas e inconformidades.
Esta semana entonces, que se celebra el XV Congreso Nacional, es el primer congreso que se realiza teniendo al gobierno de la política de mayor controversia en la historia reciente de nuestro país, es por ello que gran parte de los debates de este congreso girarán en torno a las propuestas de la llamada Nueva Escuela Mexicana (NEM) y la propuesta de la Cuarta Transformación del país.
En paralelo, también el XV Congreso del COMIE hará un repaso para hacer una especie de corte de caja en cuanto a los estados del conocimiento, es muy probable que en este congreso se conformen los equipos de trabajo para la sistematización de los estados del conocimiento por década.
¿Qué hemos avanzado en cuanto a la tarea de investigación y la producción de conocimientos de nuestra realidad educacional?, ¿cuál es la agenda pendiente que tenemos?, ¿qué tenemos en cuanto a necesidades de conocimiento y cómo podríamos resolverlas?
En este congreso, y a más de 30 años de distancia de la conformación del COMIE, hemos avanzado en algunos campos o áreas del conocimiento, hoy sabemos más, acerca de las formas de cómo es la vida cotidiana de nuestras escuelas, de cómo interactúan los sujetos cotidianamente, del impacto de las Tic´s en educación, del desarrollo valoral y su vinculación con la educación, del estudio de las prácticas educativas en ámbitos escolares, de cómo se forman a los sujetos y cuál es el papel de las instituciones formadores, de qué tendencias tiene la investigación de la investigación, etcétera. También se han abierto nuevas líneas o vetas de investigación como es el caso de la violencia, y la convivencia de la educación de los sujetos que se encuentran en minoría social, entre otras temáticas. Hace falta conocer más puntualmente acerca de los procesos educativos de migrantes en tránsito, de la educación de algunas etnias que han sido poco estudiadas desde una metodología que no sea invasiva o que genere un choque cultural.
Desde congresos anteriores el tema de la reforma educativa se había tornado en tema obligado, mesas de discusión, presentaciones de libros, diálogos informados, etcétera; habían aportado mucho en ese sentido, sin embargo, entramos a una especie de recurrencia o de diálogo circular, en donde comenzaban las reiteraciones de argumentos o de propuestas que se repetían en cada congreso.
Hoy, con el reciente anuncio de la puesta en operación de la Nueva Escuela Mexicana, dicho diálogo se renueva y se refresca, sin embargo existe un riesgo de reducir el debate a posiciones a favor o en contra de dicha propuesta sin mayor profundidad.
Este XV Congreso del COMIE, que es la fiesta de la investigación y del conocimiento del campo educativo, deberá de profundizarse en algunos rubros y abrir un horizonte de pensamiento que comprometa a los teóricos e intelectuales en conciliar la investigación con la toma de decisiones, en hacer que los funcionarios educativos consulten o consuman reportes de investigación que fundamente las decisiones políticas que por las que opta, que la cultura de la investigación cruce a todas las escuelas tratando de abarcar la mayor parte de nuestra realidad nacional para conocernos mejor y, para después de ello, poder decidir a que nos comprometemos en la perspectiva de la mejora de la calidad y del servicio educativo público.
Por último, se trata de que este XV Congreso del COMIE sea gratificante y sirva para plantear nuevas preguntas y permita también construir algunas respuestas de la agitada agenda investigativa y política de nuestra realidad educativa.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141. mipreynoso@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar