La música como legado de una generación: Federico Moura

 en Marco Antonio González

Marco Antonio González Villa*

No hay una postura aquí de cuestionar qué ritmo o género musical ha sido una mejor bandera detentada para las diferentes generaciones de jóvenes a lo largo de las últimas décadas, que ya la Maldita Vecindad había abordado lírica y lúdicamente en el tema clásico de Pachuco, en realidad es más un intento de homenaje a para un personaje poco conocido y reconocido que marcó, sin pensarlo, a toda una generación.
Para muchas de las personas nacidas en las décadas de los sesenta, setenta u ochenta en México, el rock en español fue un género arropado y apropiado por miles de jóvenes, ahora docentes, y Federico Moura fue uno de los responsables del surgimiento y crecimiento del género a lo largo de América.
El surgimiento de todo género musical responde a la conjunción de diferentes condiciones históricas y experiencias personales. Federico Moura, argentino y posiblemente identificado como el cantante del grupo Virus (intérpretes del tema luna de miel), sufrió la desaparición de su hermano mayor, que militó en un grupo guerrillero de origen marxista, durante la dictadura militar de Videla en el año de 1977. Marcado por el suceso, en esa misma década empezó a incursionar en la música y poco tiempo después formaría parte del grupo, el ya referido Virus, que le permitió saltar a la fama.
Y tanto Federico como su banda empiezan a convertirse en un grupo que creó toda una cultura alrededor de la música, imponiendo modas en los peinados, en la ropa, aunado a la creación de letras en las que aparecían diferentes metáforas, en las que podían develar a través de pistas su condición gay revolucionaria para la época y en la que llegó a consultar a sociólogos para plasmar diferentes ideas en sus líricas, buscando darle a la música no sólo un sentido académico de letras pensadas e inteligentes, sino también social. Como todo genio, fue adelantado, y poco comprendido, en su época, lo que no le permitió obtener frutos justos para su esfuerzo. Sin embargo, parte de su legado llegaría, paradójicamente de la mano también de Videla: la guerra de las Malvinas de Argentina contra Inglaterra, posibilitó que se quitarán espacios en la radio y tv a la música inglesa y se abrieran espacios para la música argentina, con un afán identitario, lo que abrió las puertas para el rock en español; parte del legado de Moura, en otra de sus facetas creativas, fue producir el primer disco de Soda Stereo, grupo que tiene evidentes marcas de Federico, y así el género llegó a toda Hispanoamérica.
Federico representa a una generación que vio en el rock una crítica social, una postura revolucionaria y una defensa y voz para grupos marginales, como lo eran los homosexuales en su época. Como muchos buenos músicos, lamentablemente murió relativamente joven, a la edad de 37 años.
Como señalé antes, no hay un intento de descalificar a la música de otras generaciones, sin embargo, considero que pocas historias y personajes han dejado, sin saber, una huella en la vida de muchas personas. Fue y es significativo para muchos y muchas, aunque sólo sea un héroe desconocido como diferentes personajes en la historia ¿Alguien había oído de él? Termino invitando a contar otras historias así para contar en el aula, le dan significatividad a la música de cada generación.

*Doctor en Educación. Profesor de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala. antonio.gonzalez@ired.unam.mx

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar