La importancia de la producción y circulación de ideas pedagógicas

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

La circulación de ideas pedagógicas es el motor que nutre a la ciencia pedagógica. Se puede decir que las ideas pedagógicas son el conjunto de constructos los cuales surgen y se vinculan con una perspectiva teórica determinada, sirven para darle sentido a la tarea de educar y buscan convertirse en una propuesta potente para justificar un proyecto o una iniciativa de innovación, reforzar un hallazgo investigativo o vincularse con la ciencia de la educación, etcétera.
El congreso del COMIE que se realiza en Acapulco, Guerrero sirve para reafirmar esta vocación intelectual de docentes e investigadores: las cuales tienen esa finalidad, de la producción y circulación de ideas pedagógicas.
A partir de la producción de ideas pedagógicas hoy sabemos más y mejor acerca del funcionamiento del sistema educativo, del curso que toman las distintas reformas educativas y cuál es el quiebre que se aleja del éxito y se acercar al fracaso de las mismas, de las dificultades que tiene algunos sujetos para aprender y para adaptarse al entorno escolar y las medidas que sirven parta prevenir dicha dificultad, de cómo los sujetos se forman mediados por el entorno y cómo de la formación se desprenden estilos muy particulares para enseñar y también para seguir aprendiendo, de la relación que existe entre lo que sucede en la escuela con lo que pasa afuera de ella en lo que le llámanos sociedad o contexto social, etcétera. Son infinidad de cosas que gracias a la producción de ideas hoy sabemos mejor que hace años.
La producción de las ideas pedagógicas y su difusión no se reduce a la tarea de investigación) (ésta es una de ellas) tal vez la más importante, pero también entran otro tipo de actividades académicas como la reflexión teórica, el diseño de propuestas, la recuperación de discusiones y diálogos informados, y los debates y la sistematización de experiencias educativas.
Desafortunadamente la producción y circulación de ideas pedagógicas también está prejuiciada, hay colegas que se sienten dueños y poseedores de la verdad absoluta, poseen no una sino todas las ideas y ese hegemonismo termina por obstaculizar el verdadero avance de la ciencia pedagógica.
En el marco de este Congreso del COMIE la circulación de ideas pedagógicas sirve para cuando menos lo siguiente:

a) Conocer de mejor manera la realidad educacional en la que nos movemos, cuáles son las tendencias y en dónde están los obstáculos para avanzar.
b) Nos ayuda a distinguir nuestras fortalezas de algunas debilidades académicas y sirve de igual manera para aprovechar dichas fortalezas como recursos para el cambio.
c) Nos da una mayor claridad en cuanto a conocer los contextos específicos dentro de los cuales se realizan las prácticas educativas, de tal manera que los sujetos de la educación cuentan con un sustento o un respaldo para fundamentar sus intervenciones.
d) Le sirve a los docentes frente a grupo, para pensar de manera propia y relacionarlo con su práctica educativa, a partir del pensamiento de otros, de los demás y dicha producción se convierte en un diálogo que se establece en algún lugar de la realidad o de las subjetividades.

Esta tarea de debatir en torno a la generación de ideas en el campo educativo también nos sirve para exigirnos nuevos desafíos, nuevas búsquedas por conocer ¿de qué campos sabemos poco y cómo podemos colocarlos al día del debate nacional e internacional?
Para los docentes frente a grupo de educación básica, media y superior es importante que se piensen como consumidores y productores de ideas pedagógicas, para superar el estrecho sendero del trabajo rutinario y del riesgo de convertirse en un técnico aplicador de recetas educativas y sobre todo para exigirse en convertirse en un intelectual orgánico que realiza una actividad profesional al lado de alumnas y alumnos y todo ello pensado en favorecer algunos contenidos educativos como segmentos de la realidad los cuales han sido producidos socialmente. Las ideas pedagógicas inician desde la práctica pero también a partir de las formas de cómo pensamos, reflexionamos y entendemos la educación.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141. mipreynoso@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar