Jalisco un estado inseguro

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

Como dice Rubén Martin citando a Jaime Tamayo, Jorge Aristóteles Sandoval es el sexto personaje gobernador del estado de Jalisco y que ha sido asesinado, ya sea en funciones o después de dejar el cargo a todo lo largo de la historia de vida independiente que tiene esta entidad. Sí, pero la gran diferencia en el asesinato de Aristóteles Sandoval en relación con el resto, es que, en el caso de los 5 gobernadores restantes, su crimen fue bajo un contexto de guerra interna o guerra civil o de diversas pugnas o disputas políticas. La Muerte de Aristóteles Sandoval se da bajo un supuesto contexto de calma y de paz social.
El asunto ligado con temas de violencia e inseguridad no son precisamente de lo que más conozco, pero no se ocupa ser experto en el campo para reconocer que este hecho nos demuestra que todos en esta entidad federativa somos profundamente vulnerables. Un personaje público con el reconocimiento de haber sido gobernador del estado, a sólo un par de años de haber dejado el cargo y ser asesinado por un comando especializado en el crimen (sin dejar huellas y borrar todo tipo de vestigios), genera lo que decía un expresidente: mucho sospechosismo.
También se ha tornado en un lugar común de que todo tipo de hechos como el de este tipo, es echarle la culpa al narco, ello es una salida fácil y hasta cierto punto irresponsable. Existen otros grupos u otras mafias de poder que operan con los mismos métodos, pero que se cobijan bajo un cierto ropaje de legalidad o institucionalidad. Considero que este puede ser el caso.
Todo personaje que ostenta un cargo público está expuesto a tener muchos amigos, pero también muchos enemigos y, en todo ello, atentar en contra de la vida o forzar la desaparición como una forma de resolver las pugnas, ello sólo se les ocurre a los criminales.
Tal vez el exgobernador de Jalisco Aristóteles Sandoval se excedió en confianza en algunas cuestiones, el acercarse o pactar con las mafias y el confiar mucho en sus métodos personales de negociación política. Estar en un bar cerca de las dos de la madrugada y en Puerto Vallarta rodeado de un grupo de “amigos” significa que confiaba en el contexto en el que se encontraba. No fue así, fue el contexto y las circunstancias en las que se encontraba lo que facilitó su exterminio.
¿Quiénes son los personajes con las que compartía la mesa esa noche? ¿Por qué sus guardaespaldas o personal de seguridad no hicieron adecuadamente su trabajo? ¿Qué pasó en ese bar de Vallarta que se encuentra en la zona VIP para que desaparecieran las medidas preventivas de seguridad? Son preguntas que se han hecho algunos periodistas que conocen del tema y ante ellas no hay respuesta. El hecho de la cobertura supuestamente informativa de los medios oficiales (como es el caso de Televisq) ha servido para todo, menos para informar. Porque incluso lo que ha venido después es generar infinidad de cortinas de humo para evitar la verdad y sus determinaciones.
Me detengo en el asunto de los riesgos, si esto les pasa a las personas que tienen protección y que pagan por ella ¿qué le pudiera pasar a los miles y millones de personas desprotegidas que deambulamos por las calles y las pequeñas ciudades del estado de Jalisco?
Jalisco se ha convertido desde hace muchos años en un estado en riesgo y de riesgos, los intereses políticos de los gobernantes cuya ambición no tiene límites, el ser un asentamiento para los cárteles del narco y generar una cultura en donde todo se resuelve con violencia por mínimo que sea el conflicto, ha contribuido a generar un entorno que poco sirve para definir un espacio de libre convivencia y de seguridad para los ciudadanos de a pie que aquí vivimos.
No estoy a favor de defender causas indefendibles por los excesos políticos en el que incurrió o pudo incurrir con el exgobernador del estado, pero si estoy a favor de la vida y de métodos civilizados para resolver las diferencias. Este método es propio de las peores mafias que han pasado por el mundo a lo largo de la historia. Y la lección está ahí para que cada quien aprenda lo que mejor quiera de estos hechos lamentables.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141. mipreynoso@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar