Inicio de año y regreso a clases: lo que Omicron dice

 en Marco Antonio González

Marco Antonio González Villa*

Diferentes estados de la república se están preparando para el regreso a clases y el regreso a las aulas, sin embargo, pese a la seguridad y certeza con la que se están planteado las estrategias para este regreso, es un hecho que aún quedan muchas dudas e incertidumbres en el escenario mundial.
Después de casi dos años, la nueva variante Omicron ha conseguido que nuevamente se cancelen vuelos en diferentes partes del mundo; de igual manera, en países como Inglaterra, Francia y Alemania en Europa, así como en Estados Unidos y Argentina en América, como también en China, por referir sólo a algunos, han tenido un incremento significativo de casos, por lo que se han vuelto a tomar medidas preventivas para evitar la propagación, aspecto en el que la variante ha mostrado una vertiginosa capacidad de contagio, aunque, por el momento, ha observado menor letalidad que algunas de las anteriores.
La situación diferente que estamos viviendo en el país hace que, algunos o algunas obviamente, nos preguntemos ¿qué está sucediendo de verdad?, ¿qué se ha hecho en México para que hayamos podido controlar la pandemia finalmente?, o, por el contrario ¿qué no estamos haciendo que sí se está haciendo en otros países a partir de la aparición de Omicron?
Ha habido, durante toda la pandemia, una actitud y postura confusa de las autoridades mexicanas con relación a lo que la OMS indica, sugiere, recomienda, advierte o señala en torno a la pandemia, dado que a veces se sustentan y respaldan las acciones y decisiones en lo referido por el organismo, pero en otras se critica o minimiza. Así, se señala que el mundo está sobreestimando los alcances y peligro que representa Omicron, también se desestima y es prácticamente improbable la vacunación a menores de 15 años, pero al mismo tiempo el gobierno de la Ciudad de México suspende el concierto que se llevaría a cabo el 31 de diciembre, sólo como una medida de precaución, pero sin cerrar actividades económicas. El mensaje es evidentemente confuso.
Así que mientras Omicron ha vuelto a prender las alarmas en gran parte del mundo, en México se aplicará un refuerzo en enero a los maestros y maestras para regresar lo más pronto posible a las aulas. Queda entonces preguntarnos ¿Omicron representa una sobreestimación de la mayoría de los países o evidencia nuestra falta de conciencia ante una pandemia que aún no termina y no se ha controlado? No lo sabemos, ya sólo nos queda esperar los datos, siempre controversiales, que arroje la vuelta a las aulas, confiando que de verdad seamos de los países que ya lograron controlar y darle fina a la pandemia. Mis mejores deseos para todos y todas, ¿de verdad es lo único que necesitamos?

*Doctor en Educación. Profesor de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala. antonio.gonzalez@ired.unam.mx

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar