El proyecto ReCrea en su tinta

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

Aunque sé que fue presentada la versión definitiva del proyecto ReCrea en los últimos días del ciclo escolar pasado, no he tenido acceso a dicho documento en su versión definitiva, sino únicamente a versiones preliminares o sintéticas del mismo.
El proyecto ReCrea es en donde descansa la propuesta y la política educativa estatal del Gobierno de Jalisco para el presente sexenio, su elaboración ha sido a partir de un equipo técnico cerrado de asesores y diseñadores y para legitimarlo se habla de una consulta amplia de quién sabe cuantas ponencias, cuantos foros, etcétera.
Para decirlo en términos estratégicos, el proyecto ReCrea no tiene viabilidad educativa para el Estado, no surge de un diagnóstico previo y serio, sino más bien de una serie de ocurrencias fundamentadas, bien intencionadas y su defecto principal es que es más referencial que operativo, además, su visión tiende a homogenizar y normalizar el sistema cuando los contextos y los entornos son complejos, diversos y diferenciadamente demandantes. Es una propuesta igual y pareja para los desiguales.
En sus fundamentos hay una serie de conceptos ideas y teorías que tratan de ser originales e innovadoras, puede que lo sean, aunque ya fueron dichas y elaboradas hace muchos años, por algunos teóricos de la educación e implementadas en otros contextos, tales con: “educar para la vida”, “la creación de comunidades de y para el aprendizaje”, “los aprendizajes centrados en necesidades”, etcétera. En el plano referencial. aunque aparezca una mescolanza de conceptos no siempre compatibles entre sí, puede decirse que la propuesta pasa (es decir, es un excelente, monumento verbal) el problema va a venir cuando se quiera pasar a su implementación y a la puesta en marcha del mismo.
Primero. La propuesta no ha sido piloteada previamente, no se sabe que se espera de ella en concreto y qué ajustes deberán hacerse cuando los resultados no sean los esperados.
Segundo. No define etapas o fases de implementación, parece que todo se pretende implantar de sopetón como baldazo de agua fría, como el agua que está cayendo en estos días.
Tercero. Qué piensan hacer las autoridades educativas (como dicen las encuestas políticas), si las preferencias no les favorecen, es decir, si los resultados no son los que se esperan.
Es muy favorable que a nivel estatal se cuente con una iniciativa de proyecto educativo para el ámbito local, que alterne y se complemente con la propuesta central emanada de la federación, tiene que ver con los márgenes de maniobra y de autonomía de los gobiernos estatales. El problema viene con la estrategia que se ha seguido. Tres inconsistencias de fondo:

a) Su diseño ha sido en el cubículo a partir de un pequeño grupo de iluminados que llevan y traen ideas estelares, teorías de vanguardia y conceptos bonitos que se han ido acomodando poco a poco. Mientras más diseñan más se despegan de la realidad. En el camino se podrían ir ensayando pequeñas cosas, hacer ajustes desde la práctica, generar algunas narrativas desde la experiencia inaugural, de su implementación en pilotaje.
b) Si se pretende que el proyecto ReCrea sea implementado por los maestros de grupo de todos los niveles educativos, ¿cómo pretenden hacerle para que se apropien de su propuesta de acción y de sus fundamentos pedagógicos? Han olvidado que los maestros no aprenden las propuestas que provengan de afuera, cuando éstas no cruzan los saberes adquiridos en la acción y que también cuando dichos saberes van en contra de la experiencia acumulada. Echarles el rollo, capacitación en cascada, cursos de los conceptos de ReCrea tiene el fracaso asegurado. Se trata más bien, de invertir el proceso, de partir de la experiencia docente y validarla, de detectar necesidades y de acoplar las ideas y propuestas de ReCrea con lo que las y los docentes están necesitando.
c) Las comunidades de aprendizaje no avanzarán si no cuentan con autonomía plena en su proceso de implementación, reflexión, reelaboración. Si se pretende que desde arriba o desde afuera se vigile el proceso, es otro componte que lleva al fracaso.

Los maestros y maestras aprenden de otra manera, reflexionan su práctica e implementan estrategias siguiendo una lógica en sentido inverso a lo que Recrea quiere emplear. ¿Por qué no se dedican a sentarse al lado de los docentes y aprenden de ellos para la implantación de éste o de cualquier proyecto que quiera implementarse?
En este largo camino la Universidad Pedagógica tiene una larga experiencia acumulada en la atención y profesionalización a docentes. En experiencias recientes se ha preferido pagar a universidades privadas, que darle juego a las aportaciones de la universidad pública especializada en el abordaje de asuntos pedagógicos, como es el caso de la UPN en Jalisco.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141. mipreynoso@yahoo.com.mx

Comentarios
  • Irma
    Responder

    👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar