El INEGI y el discurso del odio

 en Marco Antonio González

Marco Antonio González Villa*

Recuerdo que cuando iba en la Secundaria mi maestra de Educación Artística nos enseñó un tema llamado “Raza de Bronce” que, de verdad, cantábamos con júbilo y a grito casi entonado, en cuya letra se establecía la grandeza, reconocimiento, orgullo y valía de todas las personas que tienen la fortuna de tener piel morena. Además de cumplir con los contenidos y objetivos temáticos propios de la materia, es evidente que el tema buscaba también conferir un sentido de identidad y pertenencia, así como apreciar y valorar la historia y cultura nacional, en donde los morenos siempre hemos sido una mayoría.
Sin embargo, los resultados obtenidos por el primer estudio sobre Movilidad Social Intergeneracional a cargo del INEGI ha traído a la luz una verdad que se ha tratado de ocultar y minimizar lo más posible en nuestro país. El desafortunado mensaje, por los resultados obtenidos y la forma de reportarlos, observado en el tuit del presidente del INEGI Julio A. Santaella Castell, ha evidenciado el arraigado racismo que existe en la sociedad mexicana, en donde una minoría de tez blanca, tal como ha sido en los últimos 500 años, siguen siendo los que tienen el control del poder, de la economía y de la impartición de justicia. Por años nos han sorprendido las noticias y los actos de violencia y discriminación que han sufrido los afroamericanos en el vecino del Norte, hoy sabemos que no tenemos que mirar hacia arriba, basta mirar alrededor para encontrar en muchos estados de la república, pruebas de un racismo extremo, sobre todo contra miembros comunidades indígenas en situaciones de pobreza extrema. La idea entonces de igualdad de oportunidades para todos es, como siempre, un discurso vacío para obtener votos.
Entendemos por qué la justicia sigue siendo una cuestión de color de piel, al igual que las opciones de trabajo y de formación. Surgen entonces una serie de cuestionamientos que bien podrían usarse como preguntas generadoras para propiciar un debate dentro de un salón de clases de una preparatoria o universidad; he aquí unas posibilidades:

• ¿Las escuelas en donde asisten solamente niños de piel blanca disponen de la misma infraestructura que aquellas en las que sólo asisten niños morenos?
• ¿Si todos los Normalistas desaparecidos de Ayotzinapa hubieran sido de piel blanca ya habrían encontrado y castigado a los responsables?
• ¿Adela Gómez, Juana Hernández y Adela Ramírez hubieran sido encarceladas injustamente en Chiapas si no fueran indígenas y tuvieran la piel blanca?
• ¿La tez de Alfredo del Mazo es representativa de la mayoría de las personas a las cuales va a gobernar?
• ¿Algún día veremos en la cárcel a empresarios y políticos blancos que han saqueado y robado la riqueza del país?
• ¿Por qué prácticamente todas las personas que se dedican a la servidumbre o a vender en mercados populares son morenos?
• ¿El 80% de los niños de comunidades indígenas, morenos obviamente, pueden aspirar a una educación de calidad?
• ¿Falta mucho para que en los comerciales televisivos o en las telenovelas aparezcan más morenos que blancos como protagonistas?
• ¿Si ya no hubiera morenos en el país se acabaría el rezago educativo?
• ¿El mensaje del presidente del INEGI se verá influenciado por el color de su piel?

Entonces todo es claro y simple: los principales problemas sociales del país son sólo una cuestión de etnias y tonos de piel. Ahora sólo esperamos la respuesta y acciones del CONAPRED y del Ejecutivo. Problema resuelto ¿o no?

*Maestro en Educación. Profesor de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala. antonio.gonzalez@ired.unam.mx

  • Marco Romo
    Responder

    En el sexenio de Carlos Salinas, se dio inicio a reformas al marco normativo y reconocer los derechos de los pueblos indígenas; ESAS REFORMAS EN LOS HECHOS ¿SI HAN RECONOCIDO LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS INDIGENAS?…

  • MARCO ANTONIO GONZÁLEZ VILLA
    Responder

    Buenas noches Marco, de hecho fue parte de la pugna que propició al levantamiento del EZLN y que hasta la fecha vemos que no se reconocen los derechos de los pueblos indígenas, al menos no en los hechos reales. Saludos

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar