Educar en la presencialidad, educar en la distancia

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

El gobierno de Jalisco ha quedado atrapado por el efecto chimultrufia “cuando no dice una cosa, dice otra”. Bajo esta perspectiva de profunda ambivalencia, hoy se anuncia que en enero se regresa a las escuelas de manera presencial, en ese sentido, los miles de niños acompañados de sus docentes regresarán a las aulas bajo un esquema directo de atención presencial.
Bajo este contexto, desde el mes de marzo del presente año inauguró una forma o modalidad de atención nunca antes vivida. La atención educativa a distancia (a reserva de revisar estudios o reportes de investigación que se han elaborado en los últimos meses), abrió una amplia gama de atención en la distancia, desde el uso de plataformas digitales con apoyo de meet, classroom, zoom y de algunos pequeños sitios o plataformas pagadas o contratadas por algunos colegios privadas, hasta el uso (quien lo diría) del WhatsApp con fines educativos y hasta llegar a formas creativas utilizadas por algunos docentes de visitar a niños y niñas en bicicleta, etcétera.
Cabe destacar la versatilidad de la mayoría de maestros y maestras, los cuales estuvieron dispuestos a adaptarse a un desafío inesperado; bajo una capacitación casi nula y sólo con la inventiva y la disposición de adaptarse a un reto emergente, del cual las explicaciones son igualmente ambivalentes.
Los maestros y las maestras han respondido como han podido ante la emergencia, aunque también puede afirmarse que muchos niños y niñas no tomaron en serio esta modalidad, que al cerrar las escuelas se tuvo que abrir e inaugurar nuevas alternativas de atención, dentro de las cuales se pedía un mayor compromiso y responsabilidad de madres y padres de familia que acompañaran de mejor manera a sus hijos e hijas en edad escolar.
Se habla de que las escuelas se preparan paras esperar el regreso en enero próximo, de igual manera, el mes de diciembre se acerca y, con éste, el fin del año 2020 de tristes recuerdos para el mundo de la educación.
El regreso a la presencialidad en caso que se haga realidad, va a traer nuevos riesgos, muchos y niños y niñas tenderán de manera natural a buscar un abrazo fraterno de sus amigos y amigas que no han visto por largos meses, pero las recomendaciones insistirán en la sana distancia, en los cuidados y autocuidados.
Yo diría que el regreso debería hacerse escalonado, así como el cambio a la educación bajo el esquema de distancia fue brusco, el regreso a la presencialidad deberá ser paulatino, bien planeado, combinando distintas formas de atención, con esto que le han dado en llamar modalidades híbridas de atención educativa y, que yo le llamaría formas mixtas o combinadas de atención (combinar la presencialidad con la atención a distancia). El objetivo es garantizar la atención, establecer un compromiso formativo y, que los aprendizajes, aunque sean los básicos puedan quedar consolidados. Pero bajo un gobierno que primero dice una cosa y luego dice otra, tendremos que esperar a enero para saber qué se les ocurre.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141. mipreynoso@yahoo.com.mx

Comentarios
  • Gilberto pindter
    Responder

    La simpleza de revisar el primer perfil de egreso de licenciatura de un empleado docente te dirá si quería dedicarse a la educación; o si está Emelia sector educativo por no poder desempeñarse en su profesión elegida; así verás físicos y abogados queriendo darle perfil a una rama profesional para la cual no se prepararon y quizá ni la vocación tienen.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar