Deseos

 en Jaime Navarro Saras

Jaime Navarro Saras*

Empezamos el trabajo en las escuelas a media semana, atrás quedaron las vacaciones, los festejos de Navidad, Año Nuevo y el Día de Reyes, nos espera el frío normal de invierno y sus consabidas enfermedades, retornamos con las mismas noticias que han caracterizado a nuestro país de unos años hacia acá: las lamentables desapariciones y ejecuciones, lo esperanzador del incremento significativo al salario mínimo… la insistencia de los EEUU por generar las guerras comerciales y el derramamiento de sangre en aras de la democracia y el sueño americano.
El Año Nuevo siempre viene acompañado de los buenos deseos que recibimos de la familia, los amigos, los compañeros de trabajo y los vecinos, nunca faltan las promesas que solemos hacer en los terrenos de la salud, la economía, los probables viajes, los proyectos de trabajo, el estilo de vida, la mejora laboral, etcétera, una vez finalizado el año y al hacer el recuento de las cosas por lo regular salimos debiendo por lo que no logramos cumplir y realizar.
Igual sucede con lo que se vive en las escuelas, aunque en éstas se planea durante el mes de agosto, siempre quedamos a deber y eso pasa porque no tenemos control absoluto de las cosas, debido a ello resulta obligado tener previstas varias alternativas (o planes) para intentar lograr las cosas.
Los deseos son imaginarios, intangibles y llenos de irresponsabilidad cuando no se es consciente de dónde se está y hacia dónde se quiere ir, de qué es lo que se tiene y qué es lo que se quiere tener. Lo deseos están más cercanos a los mitos que a la realidad y es por eso que muchas de las veces éstos se convierten en frustraciones cuando no se logran los cometidos, sin embargo, casi nadie deja de desear por mucho o poco que queramos obtener.
2020 pinta para que se aclaren todas las dudas de la Nueva Escuela Mexicana y que se establezcan las prácticas que lo puedan lograr, será importante saber qué sucederá con la vida del sindicalismo magisterial y las condiciones laborales que surgirán de la nueva relación SEP-SNTE, solo por citar dos pendientes que se tienen con los maestros en estos tiempos de la Cuarta Transformación.
Estamos pues, a la espera de buenas cosas, mientras ello sucede, este miércoles 8 de enero las escuelas se verán llenas de estudiantes, niños, jóvenes, docentes y autoridades educativas, por lo cual y sin pretender quedarnos atrás: deseamos que las cosas vayan bien y que la escuela pública mexicana se renueve y sea una buena alternativa educativa para la sociedad.

*Editor de la Revista Educ@rnos. jaimenavs@hotmail.com

  • Marco Jesús
    Responder

    Buenos días:

    Mtro. Jaime Navarro Saras

    Tener salud es lo principal para poder lograr nuestros propósitos y objetivos en este año que acaba de empezar y siempre es importante aprender de los errores. La seguridad sigue siendo un asunto muy preocupante para los ciudadanos debido a la violencia y el incremento de la canasta básica es mayor que el salario mínimo. Las guerras comerciales no conducen a ningún lado y el asunto del medio oriente es muy preocupante. Porqué se puede desatar una guerra y esperemos que no pase a mayores. Mientras no exista un contrapeso en los sindicatos, porque no va a ver democracia y avances en la educación.

    Qué tenga un buen año.

    • revistaeducarnos
      Responder

      Así es Jesús, tantas cosas y pendientes que hay por resolver, saludos

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar