Cuando el futbol sirve como distractor y se convierte en una cortina de humo

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

La final del futbol mexicano celebrada de manera definitiva el domingo 28 de mayo ha generado una amplia polémica, pero la cual va más allá del futbol. Y de eso se trata. Se trata de que la gente hable y desgaste toda su energía en asuntos como el futbol para que no se ocupe de las cosas de fondo o de las cosas verdaderamente importantes.
A mí también me gusta el futbol, pero no soy seguidor de las Chivas, mi concepción y mis fundamentos e ideas acerca del futbol en general son totalmente diferentes, mis principios futboleros tienen que ver con menos pasión e impulsividad y más ideas. Si Chivas es digno campeón o no, no es un asunto que a mí me corresponda juzgar.
Lo cierto es que el entorno político y social se imbrinca con la final del futbol mexicano, en estos momentos cuando las llamadas reformas estructurales no han pasado ni la primera vuelta en legitimidad y consenso social, cuando la reforma educativa se obsesiona por la campaña mediática, pero no camina ni un milimitetro en pertinencia y viabilidad como alternativa educativa para el país, cuando están a punto de realizarse las elecciones más importantes en la historia del presente en nuestro país (las de El Estado de México), ya que dichas elecciones son el termómetro o el pulso de la realidad política en este momento y serán la base para muchas otras decisiones y el curso político que tome el país de aquí al 2018, año de elecciones presidenciales.
El que Chivas sea campeón, que lo disfruten sus seguidores, pero dicho fenómeno está asociado a la fuerza mediática por distraer y controlar, Chivas ya no es un club o un equipo cualquiera, se ha convertido en un fetiche mercadotécnico de gran valor, muy lejos y muy olvidados han quedado sus triunfos, de aquella gloriosa alineación: Tubo Gómez, Chaires, Sepúlveda y Villegas, Jaso y Moreno, Barba, Reyes, Héctor Hernández, Díaz y Jara, cuando se concentraban antes y después de los partidos de los domingos en la Cantina de los Equipales, cuando con la misma camiseta se iniciaba y se concluía el campeonato de la liga mayor.
Hoy son otros tiempos distintos, el dueño de Chivas no sabe de futbol pero si de capitalizar negocios, se ha ganado la gallina de los huevos de oro y la está ordeñando a su favor como vaca lechera de Suiza. Él también juega afuera de los estadios. Por otro lado, suena paradójico que el equipo Tigres, que había borrado a sus equipos desde el primer partido en estas finales, se haya desinflado en la final–final y que saliera a la cancha el día del último partido como si fuera un día de campo.
Parece que a los políticos de derecha le gustan este tipo de equipos de futbol, ya que a partir de aquí y sin pensarlo mucho (porque no es su oficio pensar mucho), se genera de manera natural una cortina de humo que permite pasar las perversidades, abusos y arbitrariedades oficiales, instrumentadas desde el gobierno o desde las mafias del futbol que también las hay. Qué tiene que ver todo esto con la educación, no lo sé se trata de que el lector lo descubra.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la Unidad 141 de la UPN. Correo mipreynoso@yahoo.com.mx

  • manolo barreda
    Responder

    Eso depende de la educación del nivel de formación de la audiencia y de su capacidad para pensar analógica y metafóricamente.

    Por ser un equipo nacional compuesto por mexicanos en su totalidad, en las celebraciones de los seguidores del equipo ayer en el Ángel de la Independencia en la Ciudad de México se relacionó el triunfo de chivas con el deseo del triunfo de morena en el estado de México.
    Lo que hacen unos años más de escolaridad promedio edá?

  • Dr. Miguel Angel Pérez R.
    Responder

    Gracias Manolo, es bueno considerar a partir de lo que dices el tejido fino de las implicaciones de este tipo de fenómenos.
    Además me dejé llevar un poco por mi espíritu anti-chiva. El ser rojinegro de convicción también tiene sus riesgos.
    Gracias por ayudarnos a entender mejor el panorama y atender esta veta que propones asistir al fútbol, cruzado por la escolaridad. Dime en que butaca te sientas y te diré a que escuela asististe.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar