Un regreso a clases “exitoso” también es responsabilidad de todos

 en Adriana Piedad

Adriana Piedad García Herrera*

El diario español El país publicó recientemente una entrevista al director de Educación de la OCDE sobre el regreso a clases una vez superada la pandemia. Aunque la entrevista derivó en presupuestos para la educación, los apoyos tecnológicos y el papel de la enseñanza en línea, hay varias afirmaciones que llaman mi atención. La primera tiene que ver con el encabezado de la nota: “Los docentes deberán cambiar su forma de enseñar en septiembre”, seguido de otra afirmación sobre el deber ser: “los profesores deberían esforzarse más” en relación con el manejo de las tecnologías y la educación en línea.
Claramente se ve la necesidad de un cambio educativo, pero no solo del maestro. Como ya se ha mencionado en reiteradas ocasiones, esta crisis puso en evidencia una serie de problemas del Sistema Educativo que es necesario atender. Si bien en la entrevista no se hacía referencia a México, afirmaciones de ese tipo se pueden suscitar en nuestra sociedad cuando la expectativa está puesta sólo en el maestro. El regreso exitoso a la escuela es responsabilidad de todos.
Quizá por el cansancio del confinamiento y la angustia que genera la incertidumbre, los escenarios del regreso a clases han sido por demás variados. En las expectativas del regreso se identifica el énfasis en la preocupación: los que están angustiados por los contenidos regresarán a ponerse al corriente, aquellos que están intranquilos porque no se pierda el ciclo escolar harán los ajustes necesarios, los que ya quieren que concluya, casi para olvidarlo, estarán pensando en la evaluación y la entrega de calificaciones, y quizá muchos estén esperando a recibir las indicaciones de la autoridad educativa para el regreso a clases.
Sin embargo, también podemos pensar en escenarios más abiertos, que quizá nunca se nos hubieran ocurrido, pero que son los que demanda esta situación inédita de distanciamiento social a nivel mundial. Quizá podemos dejar de lado, por esta ocasión, planes y programas y dedicarnos a lo que más importa, el bienestar de todos, sentir que la escuela es un espacio seguro, un refugio, un lugar de encuentro, un nuevo comienzo.
El mejor regreso a clases es responsabilidad de todos: de los profesores, sin duda, pero también de los directivos, las autoridades educativas estatales en todos los niveles, las autoridades federales, los padres de familia, los estudiantes, el personal de apoyo y de intendencia en las escuelas y la comunidad educativa que rodea a la escuela. Cada uno tiene que hacer su parte con responsabilidad, los profesores también.

*Doctora en educación. Catedrática de la Benemérita y Centenaria Escuela Normal de Jalisco. adrianapiedad.garcia@bycenj.edu.mx

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar