Paz

 en Rubén Zatarain

Rubén Zatarain Mendoza*

En el calendario de valores y virtudes de algunas escuelas secundarias, octubre es el mes dedicado a fortalecer los saberes y la práctica de la paz.
El 4 de octubre se festeja en algunas poblaciones a San Francisco de Asís, personaje central del poema Los Motivos del lobo. En uno de sus versos el poema refiere de manera pertinente: paz hermano lobo.
Hay una visión de paz individual franciscana, pero también la hay laica y colectiva, Esta última nos implica en monitor de emergencia.
Para continuar este texto, una reflexión en el sentido de la urgencia de educar juntos para resistir pacíficamente al mal y a los embates de quienes han trastocado en la últimas décadas la paz y el tejido social de la sociedad mexicana.
En una frase el cinco veces nominado al premio Nobel de la paz Mahatma Gandhi, héroe nacional hindú y tristemente asesinado por una bala, subraya: “Me opongo a la violencia, porque cuando parece causar el bien éste solo es temporal, el mal que causa es permanente”.
El trabajo silencioso y constante que se hace a través de la escuela como institución socializadora generadora de encuentro humano, capacidad de diálogo, resolución pacífica de conflictos, escuela sana, convivencia sana, prevención del bullying, comunidades cívicas y éticas y capacidad de trabajar en equipo, son apenas manifestaciones de la apuesta que se hace en las comunidades de aprendizaje por la paz y el respeto a la dignidad humana, la vida y los derechos humanos.
No es tarea fácil edificar donde hay ruinas por guerras fallidas y donde hay intereses y voluntades obcecadas en mantener el estado de cosas; donde hay perversas intenciones por mantener el miedo para ocultar intereses reales.
No es tarea fácil formar constructores y ciudadanos que trabajen por la paz en entornos tomados como rehenes por la violencia; en entornos familiares donde las carencias económicas y culturales se manifiestan de muchas maneras en las biografías de los niños y adolescentes; en entornos de emergencia donde se sitia la esperanza y la utopía.
En el marco de la propuesta que denominamos Comunidades Cívicas y Éticas, una de las líneas de acción a trabajar, en uno de los colectivos de zona escolar, que integra proyectos educativos públicos y privados, es el Calendario de Valores y Virtudes.
En el mes de octubre en razón de la celebración de la constitución de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) hemos planteado trabajar desde el primer día laborable del mes en el valor de la PAZ.
Los periódicos murales lucen creativas composiciones hechas por las manos adolescentes.
Lucen nuevas las ramas del olivo hechas por las adolescentes manos y que simbolizan paz y seguridad en el escudo del organismo; luce prometedora la paloma blanca en vuelo desde el fondo azul cielo del papel lustre y desde el papel terciopelo con el que se han forrado los pizarrones reciclados; palomas y escudos también en algunas vidrieras o en cartulinas confeccionadas ex profeso y colgadas de las paredes para trabajar las composiciones de su curso de Historia, Formación Cívica y Ética, de Artes.
La paloma blanca y su clara significación de la necesidad de construir la paz mundial después del shock traumático de la Segunda Guerra Mundial.
La guerra entre naciones o entre hermanos como antítesis de la sana convivencia humana.
La paz como una agenda educativa permanente de nuestra especie humana que aún guarda componentes de agresividad primigenia y que ha convertido a la guerra en pretexto de dominación y apropiación de territorio y riqueza. Afirmaba la guatemalteca Rigoberto Menchú Tum, premio Nobel de la paz en 1992: “La paz es hija de la convivencia, de la educación, del diálogo. El respeto a las culturas milenarias hace nacer la paz en el presente”.
En los honores a la bandera y eventos cívicos de aula también se aprovecha la oportunidad para confeccionar las banderas de las naciones, para leer poesía, para leer biografías, para dar vueltas por el globo terráqueo para conocer otros países, para valorar sus culturas, para acercar al educando a la formación de ese valor escrito en el Artículo Tercero Constitucional denominado solidaridad internacional.
Formar para la paz y el respeto del otro es una tarea ingente que reta al educador de adolescentes, que reta particularmente la didáctica de asignaturas como Formación Cívica y Ética, Historia y Educación Socioemocional.
La escuela es también un espacio donde la dinámica cotidiana es generadora de conflicto, el proceso de socialización y aprendizaje de reglas así lo suscita.
La variable de contexto y la familia de donde proviene cada uno de los educandos, son factores muy poderosos en el perfil emocional y salud psicológica de los sujetos.
Allende las bardas de las escuelas y en el ciberespacio se cruzan una diversidad de variables que materializan las mentalidades; una forma de convivencia donde la violencia se naturaliza.
Los medios de comunicación cotidianamente informan y desinforman sobre eventos relacionados con sangre, muerte y armas.
La pacificación del país como tarea colectiva, compromiso, responsabilidad.
Es manifiesta la emergencia de los retos que enfrenta el Estado Mexicano y los gobiernos de las entidades para ser auténticos garantes de la paz.
Sobre los eventos del 17 de octubre de 2019 en Culiacán, Sinaloa hay mucho ruido proveniente de las agencias informativas del país y hay demasiado ruido en intereses manifiestos de los partidos políticos que forman parte de la oposición; sería bueno releer la frase de Albert Einstein que vivió el tramo de dos guerras mundiales, cuando afirma: “ La paz no puede mantenerse por la fuerza; solo puede lograrse con comprensión”.
Politizar la inseguridad, atacar las instituciones del Estado Mexicano no parecen ser reacciones prudentes de quienes tienen tribuna, liderazgo en las cámaras del poder legislativo, voz y presencia en los micrófonos, imprentas y cámaras.
La opinión de los mexicanos en su mayoría ha sido sabia una vez aquietadas las ráfagas, una vez que han transcurrido los días.
La pacificación del país no será de corto plazo pero en la perspectiva del respeto a la vida y los derechos humanos como prioridad, la sociedad mexicana puede aspirar a la tranquilidad que se merece, como resaltaba con voz elocuente el premio nobel de la paz de 1964, Martin Luther King: “La paz no es solamente nuestro objetivo final, sino también la única manera en que lograremos nuestro objetivo”.
En la táctica y estrategias, desde la perspectiva militar se ha vivido apenas una batalla en donde hubo escudos humanos y riesgos civiles, donde hay exhibición de fuerzas y efectivos diferenciados en un terreno dominado por una de las partes; hubo exhibición también de recursos armamentistas y capacidad de movilización inesperada. Las lecturas y las acciones tendrán que hacerse por quienes tienen este tipo de formación y responsabilidad.
No hay derrota ni se perdió la batalla. Hubo cálculo de costos y bajas humanas, hubo repliegue de fuerzas, la paz merece el diseño de una estrategia firme e inteligente ausente de falsas valentías y posicionamientos Twitteros en redes, como planteaba Antoine de Saint-Exupery: “Si queremos un mundo de paz, de justicia humana, hay que poner decididamente la inteligencia al servicio del amor”.
Finalmente, en tiempos donde la construcción de la paz exige actuar en distintos frentes, las voces sabias de algunos menores para seguir documentando el concepto, la metáfora, la sensibilidad:

• “La paz es amor, la paz no es guerra. En vez de balas, más valores. En vez de bombas, más bombones”.
• ¿De qué color es la paz? -Blanca- (Juan, 12 años).
• ¿A qué sabe la paz? -A chocolate- (María, 8 años).
• ¿A qué huele la paz? -A la comida de mamá- (Esteban, 14 años).
• ¿Cómo se siente la paz? -Como un abrazo-(Johana, 9 años).
• ¿Cómo suena la paz? -Como la corriente de un río- (Aníbal, 13 años).

Sigamos unificando el sentido de conciudadanía en el necesario reencuentro de las fuerzas políticas y sociales para dar viabilidad a la paz nacional.
Presionemos porque haya articulación institucional en la lucha contra quienes subvierten la legalidad, exijamos el involucramiento de los niveles de gobierno municipal y estatal, hagamos contraloría social de sus presupuestos para seguridad, descubramos los rostros de quienes encienden la discordia sin necesidad de pólvora y fusiles y enseñemos con paciencia de educador de infantes que hay que poner siempre por delante la inteligencia y la prudencia sobre la fuerza física. Fuerza física que, por cierto, es convocada por sujetos de falso valor de heroísmo sectario y con subyacentes fines de lucro político.

*Doctor en educación. Supervisor de Educación Secundaria del sistema federalizado. zatarainr@hotmail.com

  • Patricia Arellano Zataráin
    Responder

    Sábias frases de PAZ enlistadas a través del tiempo y por sabios agentes de paz.
    Si desde casa, desde la escuela, desde cada comunidad se va cultivando un granito de PAZ…en un futuro cerca o lejano podremos cosecharla.
    Felicidades!! Excelente texto de PAZ en este mes lleno de acontecimientos.

  • Griselda Gómez
    Responder

    “La Paz es el camino”
    Es la escuela la organización social que establece las primera formas de socialización fuera de casa, donde se aprenden los roles sociales , es ahí donde debemos construir ciudadanía.
    La responsabilidad como docentes es mucha, identificar desde temprana edad aquellos aspectos que no favorecen las relaciones sociales sanas en nuestros alumnos es la tarea, continuar hasta concientizar de que La Paz es el camino, es la asignatura pendiente en este procesos de construcción social desde la escuela.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar