Oportunidades que da una feria del libro

 en Jaime Navarro Saras

Jaime Navarro Saras*

La FIL es uno de los eventos más esperados para quienes vivimos en la zona metropolitana de Guadalajara o cerca la ella, incluso para los que vienen de más lejos, de España, Colombia, Chile, Brasil, Portugal, Francia, Canadá, EEUU, Nicaragua, Inglaterra y tantos lugares, diría uno de ellos: –es como un campeonato mundial de futbol o unos juegos olímpicos, aquí puedes ver, escuchar, platicar, tomarte fotos y pedir autógrafos a tus autores favoritos de la literatura, son celebridades, líderes de opinión y personajes que inspiran, totalmente diferentes a los ídolos de la juventud que ni siquiera puedes acercarte–.
La FIL puede ser muchas cosas y generar muchos significados en las personas y en el colectivo social, es la principal bandera de la Universidad de Guadalajara en el mundo, los recursos que se invierten y que generan contrastan radicalmente a lo que se gasta en las aulas y la dinámica cotidiana de las preparatorias y los centros universitarios, eso ya lo sabemos, incluso el impacto que logra generar en la formación de lectores es mínimo, sin embargo logra un fin, que los niños y los jóvenes se acerquen a los libros y las múltiples actividades de la feria.
Formar lectores no es tarea fácil, implica que se puedan conjuntar voluntades, hacer esfuerzos intencionados desde los hogares, las escuelas, las bibliotecas, las librerías, la sociedad, los medios de comunicación, las editoriales y las políticas públicas en materia educativa y cultural, etcétera.
El hecho que le adjudiquen toda la responsabilidad de la crisis de lectores a la escuela es algo injusto, aunque definitivamente la escuela es un punto fundamental y toral para construir mediaciones que faciliten el acceso a los libros, igual las bibliotecas y los hogares, una de las estimulaciones más acertadas a la lectura es a través de la imitación a los padres, los maestros y los amigos que leen y les referencian personajes, pasajes de los textos e ideas concretas de algún libro.
A la FIL, por lo tanto la exculpo de la responsabilidad del bajo índice de lectores en Jalisco, también de la opacidad con la que arroja cuentas, incluso hasta del abanderamiento de causas políticas al mejor postor, a fin de cuentas hay otros proyectos hechos espectáculos (y pagados con el erario público) generados por los gobiernos municipales, estatales y federal que no se acercan en lo más mínimo al impacto que provoca la FIL, local, nacional e internacionalmente. Lo que si reclamo a los responsables de organizarla es que todos esos blasones y ganancias solo se quedan allí y no logran trascender más allá de los muros de la Expo Guadalajara, ni en las aulas, ni en los alumnos y ni en los maestros de la universidad que representan.
La FIL es una excelente oportunidad para ser parte de los debates actuales, debido a la efervescencia política y cultural en México tenemos el deleite de escuchar a personajes como Gilles Lipovetsky, Fernando del Paso, Emmanuel Carrére, Elena Poniatowska, Paul Auster, Néstor García Canclini, José Woldenberg, Carmen Aristegui, Élmer Mendoza… y, encontrar sus contrastes como el de Juan Díaz de la Torre, pero en fin, así son las cosas.
La mayoría de quienes asisten a la FIL no son conscientes o desconocen que por esos pasillos y salones caminaron no hace mucho tiempo inmortales como Carlos Fuentes, Gabriel García Márquez, Carlos Monsiváis, Nicanor Parra, José Saramago, Vicente Leñero, Juan José Arreola, José Emilio Pacheco, Eliseo Diego, etcétera, que allí estuvieron y disfrutaron como cualquier hijo de vecino de la fiesta del libro.
Disfrutemos pues, los últimos cinco días de FIL y dejemos que el libro logre libremente más adeptos, al margen de los altos precios y que sigan siendo un producto de lujo para la canasta básica de los hogares mexicanos.

*Editor de la Revista Educ@rnos. jaimenavs@hotmail.com

Comentarios
  • Marco Romo
    Responder

    Después de leer las Palabras de Meade, usted que opina – martes 28 de noviembre de 2017:

    “El País le debe mucho al PRI, a su vocación constructiva, a su vocación de construir instituciones. No hay una sola institución, una sola, de las que tiene el País, que no se haya construido con el voto del PRI”.

    “No hay un solo paquete económico en la historia del País que no se haya construido con los votos del PRI. Esa vocación que tiene el tricolor, de construir instituciones y de anteponer el interés del País, es una deuda que este País tiene con el PRI, que debe de reconocerse, que debemos de valorar y que debemos de ponderar”.

    Allí está la mano de Salinas de Gortari (Para entenderlo se tiene que tener lecturas y experiencias de vida). Pero Como nos ven nos tratan; una sociedad civil mediocre (Esto no quiere decir que los mexicanos sean malos en sus trabajos “oficios o profesiones” EL MEXICANO COMUN – CARECE DE UN PENSAMIENTO CRITICO Y NEGARSE A PENSAR CRITICAMENTE. POR MAS LECTURAS QUE TENGA ¡TOLERARA TODO! PORQUE ESA ES NUESTRA FORMACION HISTORICA), desinformada, dividida, desorganizada y si le seguimos el juego a los grandes monopolios “llamados” informativos seguro será que pronto veremos las encuestas FAVORECIENDO A MEADE, al tiempo…

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar