¿Nuevos maestros, nuevas escuelas y nuevo sistema?

 en Rubén Zatarain

Rubén Zatarain Mendoza*

La propuesta educativa de la cuarta transformación posrevolucionaria se ha denominado Nueva Escuela Mexicana (NEM).
El adjetivo nuevo marca por ser una intención política y como llaman los mercadólogos define una marca.
En la tradición democrática y de alternancia en México no puede ser de otra manera. El tiempo es corto para responder a las expectativas, es corto también para dar respuesta a compromisos del programa de gobierno.
Se dice que en el proyecto educativo nacional hoy se empieza a formar una generación para ver sus frutos en 23 años.
En Jalisco el plan educativo también refiere que los cambios necesarios tienen que tener un alcance de 40 años.
En educación muchos objetivos importantes se sabe que son de largo plazo, pero el tema de las transiciones sexenales dificulta la continuidad y los objetivos lamentablemente envejecen en la zona del incumplimiento.
El tiempo es oro y el tiempo es el factor en el que se mueve cualquier proyecto político.
El proyecto actual es político en el sentido de distanciarse de la gestión del pasado inmediato evaluacionista, neoliberal y golpeador del ethos profesional de los maestros y las maestras de México.
Eso se dice explícitamente en varios lenguajes.
La NEM es una marca porque configura lo que Sergio Martínez Dustan colaborador de la revista Educación Futura denomina como un continente, un concepto integrador distintivo. Hay un color, unas fotografías que ilustran la intención de construir una educación para los más pobres en la perspectiva de igualdad y equidad; hay un discurso del secretario de educación pública, hay un discurso del Presidente de la República, lo demás es textualidad explícita en distintos medios.
Nada de lo que se proponga, nada de lo que suceda en el sector educativo es anodino, ni está descafeinado de intención.
Existe masa crítica e historia de bronce en materia de logros para sustentar buenas propuestas. Ojalá se convoque a los que saben y a los que hacen y han hecho propuesta educativa ahora que se planifica el ciclo escolar 2019-2020.
Se requiere convencer y sumar las fuerzas a veces restrictivas en las que se mueve la escuela.
En las aulas seguimos esperando que se logren los aprendizajes esperados; en las escuelas, que éstas se constituyan en la unidad básica del sistema; en lo político, que el sector deje de ser franquicia de amigos y compadrazgos, de acuerdos bajo la mesa de negociadores sindicalistas perfumados.
Si. La educación es una vía para la construcción de la justicia social y, por tanto, su desarrollo es responsabilidad colectiva que necesita de todas las voluntades.
El cambio en el país está en proceso y hay que leer las coordenadas que impone el entorno internacional, pero también hay que recuperar la historia de la educación propia que ha dejado experiencias exitosas, proyectos que hay que resignificar y valorar.
Está en ciernes un proceso masivo de formación de los supervisores, directivos y docentes en todas las entidades federativas. Hay guías, hay materiales que estudiar y sobre todo hay prácticas escolares y de aula que transformar y alinear a las nuevas disposiciones, a las necesidades e intereses de quien aprende.
La utopía es la Nueva Escuela y el mensaje va en el siguiente sentido: centrar el esfuerzo en el aprendizaje de niñas, niños y adolescentes.
Para este objetivo se promete revalorar al magisterio.
Hoy el magisterio nacional y jalisciense está en proceso de lectura, análisis, comprensión e implementación de los primeros pasos hacia la NEM en el sentido siguiente:

1. Construir una nueva visión de la educación.
2. La NEM: propuesta y concreción.
3. Los primeros pasos hacia la NEM.

Parte del proceso formativo de los días previos al arranque del ciclo escolar en materia de Consejo Técnico Escolar tiene esta dirección:

1. Proyectar en papel los primeros pasos para avanzar hacia una NEM.
2. Realizar el diagnóstico escolar centrado en las niñas, niños y adolescentes (NNA).
3. Integrar el Programa Escolar de Mejora Continua en favor de los NNA. Como escuela ¿qué se hace bien?, ¿qué hay que dejar de hacer?, ¿qué prácticas nuevas hay que incorporar?
4. Diseñar los programas personales de Mejora Continua.
5. Trazar las actividades para el inicio del ciclo escolar.

Los contenidos parecen prometedores, los tiempos serán limitados.
La geografía de los problemas del país en materia educativa es muy diversa, la orografía cultural y humana tiene de todas las formaciones, pero en el magisterio y entre académicos e investigadores del país existen también grandes fortalezas.
La tarea es sintetizar dialécticamente los saberes y experiencias del pasado y articular estrategia para responder a las demandas de los entornos nacional e internacional, a las demandas muchas veces más importantes e inmediatas de carácter local y de contexto inmediato.
La escuela es una gran esperanza de movilidad social para las generaciones de NNA y para la urgente necesidad de materializar un tejido social sano.
Seguirá siendo como para los liberales hacedores del proyecto educativo del siglo XIX, la oportunidad de seguir haciendo educación en perspectiva de un desarrollo social justo, de una mejor educación a los más desfavorecidos.
La educación necesita reescribir su contrato social y constituirse en palanca del cambio y desarrollo necesario.
Tal vez la verdadera transformación que promete la Nueva Escuela Mexicana sea la instauración de una nueva relación con el magisterio del país.
Bajar el nivel de las aguas revueltas que generó la avanzada reformista es una primera acción que hay que reconocer.
Integrar en un proyecto donde todos tengan presencia, integrar un gremio donde concurren una diversidad de fuerzas políticas y voluntades, sigue siendo un desafío.
Construir la viabilidad de una mejor escuela mexicana depende mucho de la capacidad de sumar y hacer gestión oportuna e inteligente.
Los maestros y las maestras pueden tomar la palabra en las fechas previstas en el calendario escolar 2019-2020. Pueden opinar, integrar y construir.
La NEM está en gestación. Aun no nace.
Los elaboradores, como la metafórica partera de la mayéutica socrática están queriendo abrir el espacio para que el magisterio dé a luz su propio saber a través del Programa Escolar de Mejora Continua.
El Diálogo con los maestros es la vía adecuada para que den a luz su propio compromiso en la transformación necesaria en el sector educativo.
En el período de gestación hay un ser en estado embrionario, hay estado líquido, también hay vida pero también obscuridad, luces por hacer llegar.
Dar a luz en la mayéutica socrática, menuda metáfora y analogía ahora en la coyuntura de la NEM.
Menuda oportunidad de construir y generar trabajo de sinergia humanista donde el centro sea el aprendizaje del alumno.
La NEM debe ser clara como propuesta, enriquecerse como constructo y no parecer un recalentado etéreo de retórica del pasado.
Se requieren los nuevos maestros, las nuevas escuelas y el nuevo sistema educativo y las preguntas por responder es si la NEM es la respuesta.

*Doctor en educación. Supervisor de Educación Secundaria del sistema federalizado. zatarainr@hotmail.com

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar