Nueva oportunidad para el posgrado de la SEJ

 en Jaime Navarro Saras

Jaime Navarro Saras*

En alusión al texto Historias de docentes. Historias de y en la profesión de Miguel Ángel Pérez Reynoso publicado el día de ayer en este mismo espacio, el tema del posgrado de la Secretaría de Educación Jalisco vuelve a ser motivo de atención (por supuesto, con sus bemoles y de los cuales hablaremos en otra ocasión). Lo cierto es que en el pasado reciente el posgrado de Jalisco sufrió un desaseo, bastantes descuidos y una falta de atención por demás evidente, dichas acciones contra el posgrado fueron promovidas desde las propias entrañas de la SEJ y por indicaciones expresas de la cúpula directiva del despacho del exsecretario de educación Francisco Ayón.
Se ha insistido una y otra vez que el posgrado en la SEJ resulta oneroso, a manera de reclamo y como un chiste cruel, el exsecretario Ayón señalara continuamente que salía más barato pagarle a los maestros un posgrado en cualquiera de las universidades privadas de Jalisco (ITESO, Tec de Monterrey, Univa, Universidad Panamericana, Universidad Autónoma de Guadalajara y amén de las “patito”) que sostener la nómina, el pago de renta y el mantenimiento de los edificios de los centros de posgrado (CIPS, ISIDM y MEIPE).
Haciendo un poco de historia, el posgrado de la SEJ cuenta con 30 años de existencia, CIPS e ISIDM nacieron en 1989 y la MEIPE en 1994, por sus aulas han pasado miles de maestros de casa y de otras instituciones públicas y privadas (incluido Francisco Ayón y su equipo cercano, quienes se nombran intelectuales reformistas), en estos años ha habido de todo: tiempos buenos, regulares y malos, el posgrado en sus inicios se sostuvo gracias a la voluntad, motivación y entusiasmo de sus creadores y promotores, en ellos abundaba la creatividad y la necesidad de dinamizar y promover el conocimiento, ya que no había reglas establecidas, tampoco existía una nómina basta y profesionalizada, vivía con un presupuesto demasiado escueto, el real sostenimiento provenía de las cuotas de los alumnos y de lo poco que sus directivos arañaban a regañadietes del gobierno, también es cierto que no hubo ni la voluntad ni el conocimiento para insertar a los centros de posgrado jalisciense en las dinámicas de gestión del presupuesto para generar conocimiento, ello gracias a las lamentables inercias endógenas tan propias de la parte conservadora y oscura de la cultura magisterial.
Pasaron los años y el posgrado de la SEJ fue rebasado por sus homólogos de las universidades públicas y privadas, incluso por los posgrados de “cochera” que de manera oportunista y con la anuencia y complicidad de la propia SEJ (en tiempos panistas) se adueñaron del mercado, debido a que era más fácil obtener un documento yendo una vez al mes o comprarlo, que asistir semana a semana a quemarse las pestañas, eran los tiempos donde la perversión del escalafón fue presa de aquellos personajes que iban tras sus intereses económicos (incremento de horas, plazas de dirección y supervisión, etcétera) independientemente si aprendían o no en sus procesos del posgrado, este fenómeno hizo que se elevaran los índices de maestros que lograron grados de maestría y doctorado por estas vías, no así, lamentablemente, la producción de conocimiento y las competencias para la mejora educativa.
Luego vino la debacle del posgrado y la desilusión para estudiar en las escuelas Normales, ello gracias al hecho de que Aurelio Nuño anunció que cualquier persona podía trabajar como maestro, bastaba una licenciatura y aprobar un examen, por lo cual el escalafón cayó en desuso y se fue a la basura, por lo tanto, ya no era necesario tener un posgrado para crecer en carga horaria o promoverse a puestos directivos, el examen se convirtió en La Tierra Prometida y punto.
Una de las lecciones que dejó la reforma peñista a los maestros es que los obligó a renunciar a la profesionalización a través del posgrado, desde siempre fueron ellos quienes se preocuparon por su actualización, lamentablemente el magisterio es la única profesión en México donde el patrón (la SEJ y la SEP) se desentiende de sus trabajadores en ese sentido, a los maestros les cuesta de su bolsillo el pago de lo mucho o poco que vale un posgrado.
Los estudios de posgrado son una excelente puerta que permite sistematizar, analizar y generar conocimiento, el tiempo que duran dichos estudios son la oportunidad que realmente requieren los maestros para dinamizar las aulas, entender lo que allí sucede y poder plantear caminos alternativos para su mejora, ya bien sea desde el análisis de la práctica educativa, la innovación y la investigación, todos ellos elementos y tareas centrales del posgrado jalisciense.
Es pues, una excelente oportunidad para repensar la función del posgrado de la SEJ, ante ello, será necesario imaginarlo y construirlo más en apariencia a las dinámicas de una universidad que a las de una escuela secundaria, por tanto, será fundamental y sin que parezca publicidad de gobierno, refundarlo, invertirle y verlo como una alternativa viable de profesionalización del magisterio, no por algo, la experiencia adquirida del posgrado de la SEJ a lo largo de 30 años está viva, la mayoría de trabajadores son maestros que entienden las dinámicas magisteriales y tienen los conocimientos para mejorar las cosas, independientemente sea cual sea la vía para hacerlo (presencial o virtual), la decisión para llevarlo a cabo es de las autoridades educativas actuales y la buena disposición del profesorado que ha acudido de forma masiva a informarse y hacer un propedéutico para poder estudiar un posgrado, lo mismo en la UPN, el CIPS, el ISIDM y la MEIPE.

*Editor de la Revista Educ@rnos. jaimenavs@hotmail.com

Comentarios
  • Aída Sánchez
    Responder

    El bosquejo de la historia del posgrado, su evolución pero también la poca importancia que se le dio en una etapa del magisterio, ocasionó que se dieran diversas situaciones laborales y derechos que se habían adquirido gracias al posgrado y por ende repercutia, en una mejor enseñanza al educando. En hora buena que vuelve a darle el valor e importancia a la preparación del magisterio.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar