Neruda, la poesía y la educación

 en Mario Ramos Carmona

“Pero, mujer lejana, mis manos, mis ojos y mis deseos
te guardan entera su caricia porque solo tú, mujer
lejana, solo tu cabes en mi corazón”

“Oda a la bella desnuda”

Mario Ramos Carmona*

Ayer fui a ver la película “Neruda” por cortesía de Cinepolis y del editor de esta revista, ésta comienza en sus primeras escenas, con una recitación del propio Neruda de un poema que hace muchos años decía yo, en los concursos de declamación. “Puedo escribir los versos más tristes esta noche. Escribir, por ejemplo: “La noche está estrellada y tiritan, azules, los astros, a lo lejos”. El viento de la noche gira en el cielo y canta” (Poema núm. 20, Neruda). Esto me trajo recuerdos muy significativos de mi juventud y conocí más a fondo la vida de un poeta que siempre he admirado.
El film nos acerca a una etapa de la vida del gran poeta Pablo Neruda, cuando éste fue senador de la República de Chile por el partido comunista, pero por sus declaraciones fue desaforado y perseguido por el régimen de Gabriel Gonzales Videla en 1948, de quien escribe en su libro de poesía Canto General, lo siguiente:

“Gabriel González Videla. Aquí dejo su nombre,
Para que cuando el tiempo haya borrado
la ignominia, cuando mi patria limpie
su rostro iluminado por el trigo y la nieve,
más tarde, los que aquí busquen la herencia
que en estas líneas dejo como una brasa verde
hallen también el nombre del traidor que trajera
la copa de agonía que rechazó mi pueblo”.

El film muestra precisamente el desafuero y persecución por las tierras chilenas y la vida clandestina, con los amigos y compañeros del partido, que vivió el poeta en aquellos años, seguido muy de cerca por el inspector de policía Óscar Peluchonneau, representado por el actor Gael García Bernal.
Neruda es una película coproducida por Argentina, Chile, España y Francia, dirigida por Pablo Larraín con guión de Guillermo Calderón que fue estrenada en Chile el 11 de agosto de 2016, y que el día de ayer se ofreció por cortesía de Cinepolis en función de premier a la comunidad periodística y cultural de Guadalajara. Es una excelente película que nos muestra el sentimiento, el trabajo y la acción política de un poeta, la génesis de uno de sus libros más emblemáticos “Canto General”.
La producción nos muestra el buen momento del cine chileno, pues hace meses se ofrece por Netflix la película de “Allende en su laberinto” que nos muestra las últimas horas del presidente Salvador Allende, defendiéndose en Palacio Nacional de la traición de Pinochet. Esta película de Miguel Littín, gran director de cine chileno, que dirigió entre otras, “Alsino y el cóndor”.
La película nos muestra la sensibilidad y algo de la poesía de Neruda, lo cual es exquisito y agradable. La poesía nos permite acercarnos a la parte humana de las personas, es la dimensión íntima, sensible, humana y emotiva del ser.
Una dimisión que no deberíamos de olvidar en estos tiempos de neoliberalismo salvaje y atropellado. Una dimensión que deberíamos de fortificar en la escuela, levantar barricadas de poesía en las clases de español y lenguaje. Leer, escuchar, escribir, decir en voz alta poesía, como quien le habla a lo sensible, a lo humano de la persona.
Que maravilloso sería comenzar cada clase con un poema de Neruda, Benedetti, Miguel Hernández, García Lorca, Octavio Paz, Paul Valéry, como si deletreáramos una canción al mundo, a la humanidad y a nosotros mismos, a la belleza, a la bondad y a la verdad, como si recordáramos cada mañana la esencia de la vida humana.

“Compañeros, enterradme en Isla Negra,
frente al mar que conozco, a cada área rugosa
de piedras y de olas que mis ojos perdidos
no volverán a ver”

*Doctor en educación. Investigador independiente. marioramos_maestro@hotmail.com

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar