Magia Huichol

 en Rubén Zatarain

Rubén Zatarain Mendoza*

El segundo mural del proyecto tinta y pigmento lleva como título “Magia Huichol” (en referencia a la cultura wixárika) y fue develado en la Secundaria General Federalizada de las Palmas de Arriba, municipio de Puerto Vallarta, el pasado 10 de febrero de 2020.
Ante la presencia del poeta Raúl Gibrán y del muralista Adrián Takano, productor de la idea y realizador del arte mural respectivamente, la dirección de la escuela, docentes, autoridades educativas, la presidente de la asociación de padres de familia y de la subdirección de educación municipal y ante la mirada atenta de los estudiantes de la institución, se develó el mural y se puso ante la mirada pública la aportación cultural que ya forma parte del legado de la institución.
El agradecimiento de la comunidad escolar en voz de uno de los maestros:

“Adrián Takano: del trazo de los robados rostros bañados de sol y mar en estos lienzos de simple papel a las pinceladas que la mestiza raíz inspira a colorear en superlativos paños de ladrillo y cemento. Agradecemos la magia que la música de tu brocha y pinceles nos han regalado”.
“Raúl Gibrán: entre Armenta y Souza, que han inspirado tu Transeúnte y Boca, tu compromiso de poesía franca con nuestros jóvenes, lo llevaste a transformarse en una fiesta de trazo y color en un encendido verso de metáforas e imágenes que por tu mano han llegado”.

El pueblo wixárika que da también sentido de identidad a los jaliscienses. Su particular fiesta de semana santa y su sincretismo particular. El Hiculi Hualula que refería Francisco Rojas González en uno de sus cuentos compilados en el Diosero.
La esencia humana y el lugar, la tinta de Félix Fernando Baños, su texto en uno de los flancos del mural:

“Es Vallarta, una flor de celaje
Tibio engarce de palmas y luna
Amplia casa, fraterno lenguaje,
Cordillera que mares acuna”

El estado de espiritualidad catártico, el respeto a la sabiduría ancestral, su aislamiento reproducido en cada rostro, en cada persona, en cada uno de los iconos que tejen en sus mantas y elaboran en sus chaquiras. El color de su piel, fiel reproducción del color de la tierra donde labran el maíz, la materia prima de su tejuino ritual, que beben en sus jícaras y comparten, el performance de un pueblo que se sienta en ronda a honrar el fuego.
Sus pies incansables montados sobre huaraches para caminar la sierra, sus ojos que navegan inquietos por el cielo estrellado donde habitan sus ancestros. El vientre de la hembra dador de vida, su culto viviente a sus diosas de la fertilidad.
La tinta de Raúl Gibrán hecha poesía en otro de los flancos del mural, a dúo con la forma y el mensaje del artista del pigmento:

“Fémina atemporal
Que inerte recibe
La caricia del viento
y el canto de los árboles”

Más allá del significado para la comunidad educativa de la institución en materia cultural y de trabajo colaborativo, en un entorno donde la cultura de participación estaba desatendida, el mensaje del mural es elocuente en el sentido de valoración de los aportes de los grupos étnicos que dan sentido de identidad del ser mexicano, ser jalisciense.
Sobre la experiencia es necesario hacer algunas reflexiones:

1. La pluriculturalidad. El sentido del ser nacional. Nuestra rica identidad cultural e historia de los pueblos originarios.
2. El arte colaborativo, la participación activa de los alumnos y alumnas, acarreando lo necesario para que el pintor trabaje con el máximo de condiciones favorables en ese lugar que es una escuela secundaria, y pueda producir su obra en el mínimo de tiempo. La mirada sorprendida conforme se delinean las formas individuales y de conjunto.
3. El arte como alternativa de formación. La sensibilidad y apreciación artística con distintos matices ha estado presente en las propuestas curriculares de educación básica. La práctica en las aulas de quienes trabajan estos espacios curriculares mucho tiene por transformar. La educación artística requiere fortalecerse.
4. Como experiencia de Inclusión. El trabajo conjunto de los alumnos no excluye a quienes tienen necesidades educativas especiales. Para quienes tienen autismo o Asperger, por ejemplo, el color tiene una particular fascinación. El arte es un fuerte vehículo que aún tenemos que explorar desde la dimensión didáctica para este tipo de educandos.
5. Cómo participación de los padres de familia. En la dotación de pinturas, brochas y pinceles ha estado la mano colaborativa de los padres de familia. Es gratificante ver como también a través del arte es posible fortalecer la escuela de padres, contribuir a su capacidad de contemplar la obra de este carácter.
6. El galano arte de contemplar. Imposible no extender la mirada al todo del mural y a las partes constitutivas de la misma. El simbólico venado de valor inigualable para la cultura wixárika que vuela ingrávido en un cielo iluminado de irreverentes azules, los ojos de la pareja que se extienden al universo y se funden con el espíritu del universo. El sahumerio en manos de la mujer productor de sueños y estrellas.
7. Educación Socioemocional. El arte genera emociones diversas. Sabemos que hay mucho por transitar para educar la mirada pero está claro que la mirada de los adolescentes no es indiferente y es educable. El mural ahora está ahora como silente comité de recepción al ingreso de la escuela que alberga sus sueños y realizaciones de mejor formación y futuro.
8. Preservar la obra artística. El mural se ubica a ras de suelo, a nivel de cintura, al alcance de las manos. El mural es una obra de arte vulnerable, no hay vallas, no hay vitrinas, no hay guardias que velen por su conservación. El mural es de todos, de todos es la responsabilidad de conservarlo y preservarlo.
9. Pintar como posibilidad real. Los adolescentes son artistas reales y en potencia. Pintar es posible. Estudiar técnica y manejo de materiales y color es un propósito educativo. La expresión de su arte a través del dibujo es permanente. La expresión de su arte a través de la pintura está en ciernes. El ejemplo de aprendizaje vicario vivido puede ser generador. Ver trabajar al artista y concretar su mural es lección para muchos.
10. La palabra y el trazo como sinergia y coordinación de mensaje. Pintura y poesía. Mano y ojo coordinados para algo nuevo, para fabricar belleza ante la mirada de todos.

El mural Magia Huichol se convierte en legado, en libro abierto, en una muestra del poder de materialización cuando se trabaja en coordinación y equipo.
Formar también es materializar obra cultural en las escuelas.

*Doctor en educación. Profesor normalista de educación básica. zatarainr@hotmail.com

Comentarios
  • Luz Emilia Castro Garcia
    Responder

    Es maravilloso reconocer las obras de arte , una de ellas es
    EDUCAR PARA LA PAZ ,
    Educar por medio del arte ,
    Es el acto mas sublime y completo en los seres humanos , por que se manifiesta la sencibilidad del ser en la acción mas profunda , noble y de conexión de la materia y el espiritu , aprendizaje puro nacido de lo empirico y se vuelve divino, único en su máxima expresión , dotado de ese linaje ancestral que trae el ser humano y que lo expresa al venir y recordar lo que somos; individuos con capacidades superiores , llenos de magia al plamasmar la belleza por medio de la tinta y pigmento

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar