Los propósitos de una década y de un año nuevo

 en Graciela Soto

Graciela Soto Martínez*

Ten paciencia no te apresures.
Hay años que hacen preguntas y otros que dan respuestas.
No todo es ya, ni ahora.
La vida toma su tiempo.

Ignacio Novo

Se completa una vuelta de la tierra al sol, 365 días de regalo que nos brindó el 2019, el cual vive sus últimos momentos; las fiestas de Navidad dan paso acelerado al Año Nuevo, las familias y personas se reorganizan y hacen planes para recibir el 2020, ahora no solo es un nuevo año, en este enero le damos la bienvenida a otra década.
Entre todo el ruido de las reuniones familiares, los mensajes de las redes sociales y el trabajo que no se detiene, son necesarios momentos de reflexión y meditación acerca de lo acontecido en el tiempo pasado, esto como una manera de observar retrospectivamente el camino recorrido, con ello se puede experimentar gratitud y también tomar decisiones sobre lo queda atrás. Es mejor visualizar una nueva etapa y emprender el viaje si vamos ligeros de equipaje. Tal vez, es el tiempo de soltar amarras y dejar los apegos o es probable que queramos conservar muchas cosas que nos ayuden a emprender los cambios necesarios para poder formular nuevos propósitos, el tener claro lo que deseamos nos ayuda a tener dirección y sentido, puede ser parte de un ritual de fin de año o la necesidad de cerrar ciclos y abrir nuevas etapas.
Algunos propósitos son ya trillados y se repiten año con año, se formulan con ahínco y determinación en enero pero ahí por junio sino es que antes, son ya una batalla perdida. Estas metas forman parte de los clásicos que están presentes en las listas, nadie los discute, solo que el plan para ejecutarlos es demasiado débil o no existe. Hay grandes sueños que requieren más de un año para lograrse, por ello podemos plantear ideales a largo plazo, un gran viaje, construir o comprar una casa, encontrar a un compañero de vida, tener una profesión, independizarte, ganar mejor, estos logros tardan tiempo en cumplirse, a dicho de Marlene Dietrich: “vísteme despacio que tengo prisa”. Por ello la invitación a formular propósitos para la década próxima y emprender acciones consistentes.
Antes de formular y escribir los propósitos se requiere un balance o recuento de los logros de los últimos 10 años y del último que despedimos, parece que fue ayer que era 2010 y estábamos celebrando el 100 aniversario de la revolución mexicana y ahora nos asomamos a la ventana de un nuevo gran ciclo que representa el 2020. En este último año se encuentra en el gobierno otro presidente que después de intentarlo muchas veces, por fin se dan las condiciones sociales y políticas, el resto es historia. Este hecho nos muestra un ejemplo de perseverancia y acciones para alcanzar los ideales, no enseña a ser constante con las metas que se persiguen.
En lo educativo se requiere un análisis profundo, se cierra esta década en la cual se gestó la reforma educativa en 2013 y que trajo el descrédito para la función docente, el descuido en la enseñanza Normal, la evaluación punitiva, el control federal de la nómina o el FONE, las evaluaciones estandarizadas e impuestas por los organismos internacionales, aunque para otros significó la posibilidad de un ascenso o estímulo por los resultados de su evaluación, esta etapa tiene grandes enseñanzas, por su parte, el último año se presentan las nuevas políticas educativas que son parte de lo viejo que se resiste a irse y lo nuevo que no es planteado adecuadamente. Retomar la misión del que enseña, repensar el humanismo y abandonar lo neoliberal, volver a plantear los fines de la educación, contribuir con lo que cada uno le corresponde hacer y más, los tiempos son complicados, la globalización nos pone en desventaja y solo unos pocos obtienen buenos resultados. ¿Cuáles son los propósitos para la educación?, ¿qué cambios requerimos iniciar ya para educar para una ciudadanía del cuidado y protección de la vida en todas sus formas?
Ernesto Pérez nos dice: “En realidad pienso que este ha sido un año lleno de altibajos, nos implica importantes retos ante una generación que tiene la inmediatez de la información al alcance de la mano pero que carece de habilidades y actitudes en el aspecto socio-emocional que brinda la experiencia que da la vida. Tenemos que luchar por estar unidos como seres humanos ante una corriente social que nos indica la polarización de la sociedad. Fomentar la empatía más allá del aspecto generacional y prepáranos ante importantes retos económicos y sociales que confrontaremos en un futuro. Vivimos en un planeta cada vez más enfermo ante una creciente población con múltiples necesidades que irán acrecentándose con el paso del tiempo. Es tiempo de preparar nuestros recursos interiores… La sofisticación de las co-dependencias a las que será sometido el ser humano en un futuro sumado a la automatización de los procesos que irán dejando sin empleo poco a poco a las nuevas generaciones. Es indispensable aprender múltiples oficios o disciplinas. El ser humano tendrá que adaptarse a un modo de ser multifuncional para poder sobrevivir”.
Es buen comienzo la aceptación de la realidad, esa que es fuerte en ocasiones, que a veces se piensa que es injusta o dolorosa, sin embargo, es tu realidad, solo si la abrazamos y entendemos lo que vivimos podemos reunir la energía y tener el poder de realizar los cambios que se necesitan. Andrea Villaseñor reflexiona que lo mejor del año que se va es dejar atrás lo que ya no nos sirve y dice del 2019: “aprendí sobre amor, tolerancia, del valor del tiempo y la familia”.
Ha sido en lo político y social un año intenso, de nuevas experiencias pero también de algunos miedos o de expectativas como lo menciona Irma Arana: “En el recuento del año, lo primero que viene a mi mente es el agradecimiento por la familia que nos cobija y fortalece, por el trabajo maravilloso que realizo, porque a pesar de las turbulencias político-administrativas el país se mantiene firme, siempre en el camino encontramos personas estupendas con un generoso corazón que nos aceptan, nos comparten su luz e incluyen en su mundo. En general, ha sido un magnífico año, ¡estamos vivas!, sentimos, vemos, olemos, amamos… Mi propósito principal es contribuir a un mundo mejor… además quererme y cuidarme más; vigilando mi alimentación, regalándome tiempos para nutrir el espíritu y el alma y ser un bálsamo que alivia los momentos difíciles de las personas que Dios pone en mi camino”.
Para lograr cualquier propósito se necesita en primer término tener salud por ello es necesario empezar desde el primer día del año, agendar el chequeo anual, cada uno sabemos que análisis requiere, el cuerpo se expresa, algunos requieren escuchar su corazón, atención a sus huesos, la vista o el oído, recordar la última vez del examen ginecológico o de próstata, tal vez concretar la postergada cita con la psicóloga y desahogar las preocupaciones que se traen cargando y son parte de un negativo diálogo interno que boicotea todo.
Angie Rodríguez dice: “Los momentos difíciles y dolorosos me permitieron reinventarme ser creativa y crecer en plenitud. Las decisiones que tomé marcaron mi vida para mi bienestar y el de los demás, me siento llena de energía motivada en hacer cosas nuevas. Los encuentros y desencuentros con personas maravillosas que me ayudan a descubrir las sombras y luces de mi persona y aceptarme amarme como soy y esto me llevo apreciar y valorar las personas como son”.
Un punto importante para el logro de los propósitos es su escritura o registro, en papel, en electrónico, en el corazón o la mente, para que todo conspire para que se cumplan, el compromiso en sí es con uno mismo, compartir con alguien más tu lista puede servir para que ese apoyo o ánimo que necesitamos en ciertos momentos cuando todo se torna difícil. Disciplina y salir de la zona de confort son dos recomendaciones que hacen los que pensamos tienen golpes de suerte para lograr lo que se proponen, disciplina para levantarse temprano, para empezar ya con lo que hay que emprender, para recibir órdenes de ti mismo con el fin de aventurarte y salir de lo establecido. Iniciemos con la autoevaluación y determinación de acciones que nos ayuden a lograr las metas y los propósitos sean de un nuevo año, década o de etapa de la vida. Éxito con tus propósitos de año y década nueva.

*Doctora en Educación. Jefa de Sector de Educación Preescolar en la SEJ. grace-soto@supervisores.sej.gob.mx

  • Irma
    Responder

    Estupendo artículo, que manera magistral de capturar y recrear el día a día para volver a sentir los hechos políticos y educativos que se han vivido en los anteriores meses, Me encanta la parte proyectiva porque me ayuda a valorar aún más los logros y bendiciones que llegaron a mi vida y además me permite plantearme otros retos y nuevas metas.
    Gracias Dra. Grace por colaborar con sus escritos a la reflexión y a la toma de decisiones, lo cual hace desde cada una, vayamos generando, recreando y reinventando, espacios y contextos más humanos.

    • Claudia Vivíana Pinto Aceves.
      Responder

      Maestra Grace, que bellas palabras que nos hacen reflexionar y ser cocientes, de que todo vuelve a su lugar a pezar de la tormenta ; todo siempre en busca de la mejora ; además de que Cómo maestros considerar cada aspecto en nuestro ser para lograr un equilibrio y poder brindar a quien nos rodea lo mejor que tenemos y podemos dar nos conduce y compromete a ser mejores cada día , gracias por contribuir en gran medida a la transformación de tantos maestros al servicio de la niñez , concluyó con una frase muy significativa para mi “No puedes dar lo que no está en ti..”

  • Irma
    Responder

    Dra Grace, estupendo artículo, que manera magistral de capturar y recrear el día a día para volver a sentir los hechos políticos y educativos que se han vivido en los anteriores meses. Me encanta la parte proyectiva porque me ayuda a valorar aún más los logros y bendiciones que llegaron a mi vida y además me permite plantearme otros retos y nuevas metas.
    Gracias Grace por colaborar con tus escritos a la reflexión y a la toma de decisiones, lo cual hace que desde cada una, vayamos generando, recreando y reinventando, espacios y contextos más humanos, para un mundo mejor.

  • Laura Emilia Flores
    Responder

    Gracias estimada Dra. Grace por llevarme muy dentro de mi corazón al cierre de este nuevo año. Y digo muy dentro de mí porque como Ser es vital reconocerlo y sentirlo para el progreso de mi Alma, para pulir aquello áspero o doloroso, aquello que está o no en mis manos, como mi familia, mis amigos y lo que acontece. También sus palabras me vinculan a mi labor, a mi cargo, a mi profesión, pues esta necesita de mi Alma y mi Alma necesita de todo lo bello de mi trabajo. Gracias infinitas por compartir su sabiduría espiritual y terrenal, gracias, gracias, gracias. Feliz año 2020, que la plenitud Divina corone su década. Un fuerte abrazo.

  • Elvia M Plasencia
    Responder

    Mtra Grace
    Gracias por permitir que disfrutemos lo que escribe, de una manera tan sencilla y al mismo tiempo tan profunda… sabe que aprecio y valoro mucho contar con su asesoría, compañía y amistad… le dejo un abrazo con mucho cariño y mis mejores deseos…

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar