Los nuevos senderos de la formación docente

 en Andrea Ramírez

Andrea Ramírez Barajas*

En la ciudad de Aguascalientes se está llevando a cabo el 2º Congreso Nacional de Investigación en Educación Normal, con cerca de mil participantes (entre ponentes y asistentes), el evento coloca una vez más en el centro de la discusión el asunto del nuevo rol docente.
En la conferencia inaugural de este Congreso, María de Ibarrola toca los elementos medulares de la tarea de enseñar, ¿oficio?, ¿profesión?, ¿vocación?, ¿arte?
La profesión docente se ha reconfigurado, de ser un oficio artesanal regulado por el voluntarismo o un espíritu altruista, de estar al lado de los otros (acompañándolos y trasmitiéndoles lo poco o mucho que se ha logrado saber), pasó a ser una profesión con rigurosidad basada en la creación de condiciones favorables para facilitar aprendizajes y garantizar su consolidación. Pero hoy en día el escenario se torna incierto, el oficio y la profesión ligadas con la tarea de enseñar se ven fuertemente amenazados por el avance de las tecnologías de la información y la comunicación, por los cambios en el desarrollo de los sujetos y por la tendencia de cuestionar o invalidar el trabajo docente.
Éste es un punto que poco se ha problematizado en el Congreso, ¿cómo pensar la formación docente para el futuro inmediato sin renunciar a la herencia y los saberes que hemos acumulado del pasado inmediato?
El asunto de la formación de docentes y de otros agentes destinados a tareas educativas (orientación, gestión, tutoría, etcétera), es uno de los aspectos que más ha resentido los cambios tecnológicos y sociales, y dentro de ellos, uno de los rasgos de dichas implicaciones es el cambio en la figura de las y los docentes.
Los docentes de ser vistos (pensados, imaginados, representados) como sujetos omnipotentes, portadores del saber, se tornaron en sujetos vulnerables, frágiles e inseguros ante los ojos del Estado y de la sociedad, esta fragilidad profesional ha sido intencionada a partir de fines perversos al definir a los docentes como sujetos carentes de derechos, bajo esquemas de trabajo de híper-explotación laboral y en condiciones cada vez más adversas para desarrollar el trabajo educativo.
Desde la OCDE incluso desde la UNESCO y otros organismos multinacionales, el nuevo rol docente se define a partir de las nuevas exigencias o los nuevos desafíos de la profesión, y de cómo poder estar al día para responder a ellos, pero muy pocos estudios se han puesto en el lugar de los docentes y de manera holística verlos y pensarlos como personas, en este contexto de cosas lo más importante es cómo se ven los docentes a sí mismos en esta dinámica de cambios en las estructuras sociales, pero también en las ideas relacionadas con dichas estructuras.
El 2º Congreso de Educación Normal ha sido un complejo espacio catártico cuya dinámica ha girado en torno a las mismas ideas desde el inicio, legitimar a toda costa la reforma educativa y acoplar los modelos o esquemas de formación a la misma. Ésta es una mirada pero existen muchas más y puedo adelantar que son mejores.

*Doctora en educación y consultora independiente. andrearamirez1970@hotmail.com

  • Marco Romo
    Responder

    Durante los días 20 y 21 de marzo del año en curso, se llevaron cursos para las profesoras y profesores que van a cumplir sus dos años de servicio y como es sabido serán evaluados (Ley del servicio Profesional Docente) la incertidumbre y la angustia eran obvias, según comentaba uno de los organizadores de impartir los llamados cursos; los profesionales de la educación NO quieren ser evaluados y NO quieren perder su empleo.
    Esa misma incertidumbre y angustia se vive con las profesoras y profesores que llevan ya un camino recorrido en el magisterio; la llamada Reforma Educativa le agrego Tóxica, pretende una renovación pedagógica por arte de magia así como las maestras y los maestros solucionen los grandes errores de los virreyes llamados directivos (en su mayoría asisten poco sin permanencia o simplemente no asisten)…
    Como enseñar, si la mayoría de los estudiantes no son motivados desde su hogar – casa a despertar emociones y la curiosidad por aprender…
    Y bueno esos Seguimientos a Egresados de las Escuelas Normales de Jalisco y de las demás entidades (que se da a medias o simplemente no se da) le pudieran permitir a las Normales saber si están atendiendo las demandas de sus o los diversos contestos, si han tenido carencias académicas los egresados y en cuales áreas para poderlas corregir, conocer si el mercado laboral (público o privado) recibe y aprovecha a los profesionales de la educación, etc.
    La simulación la dan los que dicen ser académicos ligados al sistema; ese viejo dicho que sigue tan vigente hasta nuestros días “Que hora es (diría Porfirio Díaz) la que usted ordene señor presidente” así como la apatía por manifestarse la mayoría de los profesores y las profesoras de México, por ese sometimiento perverso del sistema gubernamental.
    Esperemos que lleguen otras miradas en la Educación Pública…

  • Antonio Guerrero G
    Responder

    Todo un show nacional por no decir un circo en el q el docente lamentablemente se muestra en calzones, las condiciones laborales cada vez son más rígidas y los resultados son los mismos, dejémonos reprobados a nivel internacional, los sueldos bajísimos son un factor imperante así como las lejanas posibilidades de adquirir prestaciones dignas. Discúlpenme pero un oficio no requiere de profesionalización legal, es ridiculo considerarlo así el ejercicio docente

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar