Los jóvenes al frente

 en Jaime Navarro Saras

Jaime Navarro Saras*

Está más que hablado el tema de Giovanni López Ramírez, joven detenido con violencia la noche del lunes 4 de mayo por policías de Ixtlahuacán de los Membrillos, su detención fue aparentemente por no traer tapabocas y entregado muerto en el Hospital Civil de Guadalajara un día después, cabe señalar que dicha población donde sucedió el hecho forma parte de los 8 municipios que componen la zona metropolitana de Guadalajara.
Esta noticia provocó un descontento generalizado en la población debido a que, las autoridades estatales actuaron un mes después del hecho y gracias a que uno de los hermanos de Giovanni (Cristian López) difundió un video muy revelador el miércoles 3 de junio (un día antes de la marcha ciudadana convocada para protestar en contra las autoridades responsables y en especial contra Enrique Alfaro Ramírez, gobernador de Jalisco, y que, además, provocó la detención con violencia de 27 jóvenes, los cuales fueron dejados en libertad un día después) de otra manera, el caso hubiera quedado como un dato más de tantos que suceden todos los días en Jalisco.
Tampoco podemos negar que, las protestas en contra de las autoridades de Jalisco se deben, en gran parte al fenómeno George Floyd, ciudadano americano detenido (también con violencia) por la policía y fallecido por las lesiones provocadas en su detención (también muy revelador por los videos tomados y difundidos en las redes sociales y demás plataformas informativas).
Es pues, un fenómeno donde los jóvenes son de nuevo los protagonistas principales de lo sucedido en Jalisco, tanto Giovanni como todos los jóvenes detenidos y los cientos que protestaron y marcharon desde el Parque Rojo hasta el Palacio de Gobierno en el centro de la ciudad de Guadalajara el jueves 4 y los días subsecuentes, lo visto representan múltiples expresiones donde la inconformidad, la exigencia de justicia, el autoritarismo, la falta de oportunidades y cosas por el estilo, son las principales demandas por las cuales los jóvenes salieron a la calle para exigir respuestas inmediatas de las autoridades.
Esta historia en contra de los jóvenes ya la vimos en 1968 con la masacre de Tlatelolco, también en 1971 con Los Halcones, qué decir de la Guerra Sucia de 1964 a 1982, no menos importante la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Isidro Burgos” de Ayotzinapa.
México es un país de jóvenes, el 25% representan a la población de 12 a 29 años de edad, los cuales son la fuerza laboral e intelectual que sustituirá a los adultos y adultos mayores en los próximos años, muchos de ellos entienden que las condiciones no serán fáciles tanto por la falta de oportunidades laborales y de estudios como por la ausencia de políticas que puedan remediar el futuro inmediato, tan sólo el tema de pensiones los deja desprotegidos y los pone en un panorama complejo y negro para cuando lleguen a la edad adulta y se quieran jubilar.
Es sano que exijan respuestas de las autoridades para que prevean el futuro con un presente más inclusivo, con mayores oportunidades y la creación de canales para escuchar sus propuestas y éstas puedan ser resueltas, lo que menos queremos es ver actitudes y acciones de los gobernantes como las que vimos el jueves pasado, lo cierto es que los jóvenes no se detienen y menos cuando lo que ven no les parece justo, veamos pues en que terminan las historias de justicia de la gestión de Enrique Alfaro Ramírez que, de seguir así, nada bueno le va esperar y eso lo veremos reflejado en la boleta electoral el próximo año, al tiempo.

*Editor de la Revista Educ@rnos. jaimenavs@hotmail.com

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar