Los derechos de los niños

 en Alma Dzib Goodin

Alma Dzib Goodin*

Las condiciones de vida que muchos niños pobres que vivían siglo XIX, los obligaban a trabajar en condiciones paupérrimas, por lo que salían de sus casas tratando de ayudar a sus familias. Bajo estas condiciones, muchos niños morían o se convertían en trabajadores en las fábricas y minas, mientras que las niñas eran empujadas a la prostitución. Ante esto, grupos de intelectuales en los Estados Unidos, comenzaron a sentirse asqueados por las condiciones de vida de las familias y sus hijos, y comenzaron a dibujar, lo que más tarde se reconocerían como los derechos de los niños.
Dos autores marcan la pauta para que las voces se levantaran y comenzara un cuidado más claro de la infancia. El primero fue Jules Vallés quien escribiera la obra ¨el niño¨, en 1879 y en 1892 Kate D. Wiggin escribió “los derechos de los niños”. Con ello, se puso el dedo sobre la línea respecto a la necesidad de cuidar a la infancia como un tesoro de la humanidad.
Sin embargo, la primera proclamación que se hizo cargo de los necesidades fundamentales de la infancia fue la Declaración de Ginebra, firmada el 26 de diciembre de 1924, y no fue sino hasta 1948 que la Declaración de los Derechos Humanos fuera aprobada por las Naciones Unidas, en la cual se hablaba implícitamente de los derechos de la infancia, lo que da pie al Fondo Internacional de Emergencia de las Naciones Unidas para los niños, que es el organismo conocido como UNICEF, el cual pugnó para que el 20 de noviembre de 1959 las Naciones Unidas en pleno aprobarán la Declaración de los Derechos de los niños.
En el año de 1975 se comenzaron reuniones para renovar dichos derechos, y no fue sino hasta 1989 que la Organización de la Naciones Unidas aceptó dos protocolos, mismos que fueron retomados en el año 2000 que se fundan bajo dos principios:

1. Proporcionar a la infancia protección jurídica contra las peores formas de explotación.
2. Emplear los protocolos facultativos para aumentar los instrumentos de derechos humanos.

Con gran tristeza hemos visto olvidados los derechos fundamentales que los niños tienen en suelo de los Estados Unidos. El pesar es mayor, cuando los debates se centran en quien desarrolló la ley que está forzando a los ilegales a separarse de sus hijos, si los demócratas o los republicanos, y los comentarios son francamente absurdos, Obama comenzó, la ley fue proclamada por el expresidente George W. Bush. Familias enteras están peleando por determinar quien tiene la razón, cuando que el tema es más complejo y nos atañe a todos, tengamos hijos o no.
Las personas que llegan de manera ilegal al país, a cualquier país, son victimas de un vacío de derechos. La ONU cuenta con un breve texto sobre el derecho de los migrantes en el cual se incluye un breve dos artículos que buscan garantizar a los migrantes el acceso a la información sobre sus derechos (artículos 33, 37), pero hay un problema respecto a la crisis que se está viviendo en los Estados Unidos, y es que dicho país no ratificó los derechos en la Convención de la ONU, así que, en este país, los migrantes no tienen derechos.
Cualquiera que haya estado en un aeropuerto extranjero, sabe que cuando pasa por la revisión de documentos, pasaporte o visa, en cualquier país, hay un momento en que uno está prácticamente solo, no es posible usar el celular y cuando los oficiales migratorios lo consideren necesario, lo pueden a uno detener por un minuto o más y uno no tiene derecho a un abogado o a una llamada. En ese primer momento uno sabe que no tiene derecho alguno, excepto a guardar silencio.
Los migrantes no cuentan con representación legal, nunca han estado en este país, se les está sometiendo a juicios masivos y no es claro si cuentan con traductores. El debate en los medios se centra en si tienen derechos o no, pero el verdadero problema es que eso, va a costar mucho dinero a los contribuyentes, cada inmigrante detenido debe ser alimentado, por ¿cuánto tiempo?, el gobierno dice 20 días, pero de hecho las leyes migratorias de los Estados Unidos indican que ese periodo se puede alargar hasta 5 años.
De tal suerte que se estará alimentando por mucho tiempo a los migrantes ilegales y sus familias, con impuestos de la nación, y todo debido a que no existen leyes que claramente determinen los mecanismos para expulsar a aquellos que llegan. Aunado a la crisis humanitaria, y los pleitos en las redes sociales. Perdón, pero si debe importarnos, pues sin ser economista me parece que es más barato para todos tener leyes humanitarias para los migrantes que entran por la puerta falsa a un país, y no tener que apoyarles económicamente en una paradoja social terrible: No eres bienvenido a mi casa, pero te alimento por el tiempo que yo decida, con el impuesto de los contribuyentes…
En medio de todo, son los niños quienes están sufriendo las consecuencias. ¿no sería más fácil crear leyes claras y bien pensadas en lugar de culpar a todos por la incapacidad de pensar claramente?

Más que leer:

https://www.unicef.org/honduras/convencion_derechos_nino.pdf

http://www.un.org/es/events/childrenday/pdf/derechos.pdf

http://unesdoc.unesco.org/images/0014/001435/143557s.pdf

*Directora del Learning & Neuro-Development Research Center, USA. alma@almadzib.com

Comentarios
  • Ramón
    Responder

    Si los niños tienen los derechos arriba señalados
    ¿ cuáles son sus obligaciones por etapa evolutiva?

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar