Leer para conversar

 en Verónica Vázquez

Verónica Vázquez Escalante*

El mes de agosto próximo-pasado, al iniciar el semestre con alumnado de la Licenciatura en Intervención Educativa de la Universidad Pedagógica Nacional, dicté en los grupos una frase que reza así: “La lectura es una conversación con los hombres más ilustres de los siglos pasados” de René Descartes, quien nació en 1596 y falleció en 1650.
La intención de presentar y dejar anotadas estas líneas, fue abanderar la asignatura con la consigna de la lectura, que el alumno/a sienta que está “hablando” directamente con los autores que ilustrarían las sesiones. En el recorrido semestral, se leyeron artículos, revistas educativas, libros de filosofía, pedagogía, psicología, sociología y más.
Lo importante era conocer lo que tenían que decirnos estas personas en sus respectivos ámbitos; relacionar lo que se lee con los posibles campos de acción de los futuros interventores. Que el hecho de leer, los lleve a conversar de manera interesante con los tiempos para así, gestar proyectos a futuro. Es decir, lograr un vaivén de ideas y articulen conocimientos para concretizar el aquí y ahora del momento histórico que les toca vivir.
Ahora el semestre empieza a menguar, se hacen las reflexiones necesarias en clases que lleven a obtener y por consecuencia externar conclusiones de lo que se vivió, comprender qué se aprendió y, más sustancial, ver de qué se carece para buscar información que les lleve a satisfacer la necesidad de saber, de aprender para tener un campo para desarrollarse tan ampliamente como se quiera o se pueda.
Desgraciadamente se están viviendo a nivel mundial situaciones complejas por distintos factores, por lo cual las generaciones venideras empezarán a competir contra nuevos elementos respectivos a la época. Ejemplifico así, sí en la segunda mitad del siglo XVIII fue la revolución industrial y tuvo el gran auge que arrojó adelantos importantísimos en su momento, fue un gran antecedente de lo que se viviría a futuro, entonces habría que preparar a las nuevas generaciones con la capacidad que se requeriría para finales de ese siglo y principios del XIX.
Ahora estamos viviendo la innovación tecnológica, luego entonces deben prepararse para todo lo que van a vivir. Sabemos que ya hay robots humanos, entonces habrá interventores robots, doctores robots, comunicadores y cocineros robots, docentes robots, etcétera.
La decadencia de la lectura no debe existir, no puede ganarle al cerebro humano un robot, entonces se obtiene el comprender que, a mayor lectura, mejor conversación, mejor desarrollo reflexivo y eso envuelve varias situaciones para favorecer la cooperación, la capacidad de innovación y el enfoque de crecimiento, mejoramiento y dignidad del hombre para el hombre (hombre como género). Finalmente es mantener un sentimiento del dominio de aprendizaje.

*Doctora en Ciencias de la Educación. Profesora de la Universidad Pedagógica Nacional, Unidad 145 Zapopan. veve30@hotmail.com

Comentarios
  • Lali
    Responder

    Que Bárbara que buen artículo

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar