Las oportunidades educativas para el 2019

 en Andrea Ramírez

Andrea Ramírez Barajas*

El tiempo aunque es otro al que se le mide en los calendarios convencionales, nos anuncia que estamos ante un año nuevo en occidente. Varios colegas han anunciado sus buenos deseos para este año y yo considero que el 2019 se coloca como un año de oportunidades.
Las oportunidades educativas para el 2019 son entre muchas otras de tres tipos:

a) Cambiar la imagen de la educación de México ante el exterior

Se ha escrito muy poco acerca de la imagen que hemos dado ante el exterior a partir de las pugnas y disputas que generó la Reforma Educativa, la forma de cómo se nos ve afuera es la de un país controvertido y lleno de tensiones y contradicciones, de disputas por el poder de distintos grupos. La reforma educativa no fue bien vista en el exterior, por su carácter atípico de dicha propuesta.
La imagen que deseamos de México ante el exterior debe ser coherente de lo que somos y de lo que hacemos, no se trata de mentir o de fingir, pero sí de no maximizar el carácter problemático de los asuntos internos. Aquí cabría la pregunta ¿qué tipo de imagen nos gustaría proyectar al exterior en cuanto al tratamiento de los asuntos educativos y cómo podríamos lograr proyectarla?

b) Hacer todos los cambios o ajustes necesarios de la reforma educativa

El interés implícito de la propuesta de reforma educativa del gobierno de Enrique Peña fue devastador, no sólo hubo cambios en la ley, también se dañó el tejido institucional que le da sustento a la estructura y funcionamiento del sistema.
La reforma educativa dentro de tantas cosas generó una especie de clima de persecución en contra de los maestros, junto con la desconfianza en el trabajo.
La reforma educativa deberá transformarse para dar lugar a otra reforma o a una verdadera reforma que siente sus bases en asuntos pedagógicos y no políticos. La reforma educativa por venir deberá pensarse a partir de pequeñas cosas, de pequeños cambios que incidan en los puntos neurálgicos del sistema. En dicha iniciativa de reforma deberán cuidarse algunos aspectos importantes como:

1. La relación con el profesorado.
2. La forma de cuidar de mejor manera los cambios curriculares (enfoque y modelo formativo, organización de los contenidos, articulación de la educación básica).
3. Tener claro la proyección de las metas y los objetivos a cumplirse en el mediano y largo plazo.
4. La negociación con los grupos políticos y grupos de poder para consensar la propuesta de reforma.

c) Emprender la reforma a la educación Normal

La reforma a la educación Normal, ha sido reiteradamente postergada por dos motivos básicos: por no tener claro una propuesta seria que permita mejorar todo el sistema de formación y por las resistencias de los grupos y los actores ubicados en dicho sub-sistema. La reforma a la educación Normal deberá de pasar por superar tres grandes obstáculos:

1. Consensarla con los distintos grupos, comunidades y colectivos que están en las distintas escuelas y en el sindicato.
2. Clarificar los perfiles y el enfoque de formación para responder a la pregunta de ¿cuál es el perfil del tipo de docente para el tercer milenio?
3. Definir con claridad los ajustes y los cambios a realizarse. La educación Normal puede entenderse como el motor desde donde se mueve el resto del sistema. De ahí los graves intereses pero también las grandes resistencias a hacer ajustes en dicho sub-sistema.

Pues bien, estos son algunas propuestas, mínimas propuestas que podrán correr como oportunidades a todo lo largo de este 2019 que recién ha iniciado. Para los lectores y lectoras, en este 2019 seguiremos opinando en torno al curso que guarde la educación en nuestro país y principalmente en nuestro estado.

*Doctora en educación y consultora independiente. andrearamirez1970@hotmail.com

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar