Las malas noticias en educación

 en Andrea Ramírez

Andrea Ramírez Barajas*

El tiempo sigue pasando y las malas noticias en el sector educativo se suceden unas atrás de otras. Pongo ejemplos:

a) El partido y el grupo político ganador en las recientes elecciones en Jalisco, no ha sido capaz de hacer público el anuncio de los personajes que estarán al frente de la Secretaría de Educación Jalisco (SEJ) y de la estructura directiva de la misma. Parece que no han sido capaces de llegar a acuerdos o que en su interior hay pugnas por el poder, obviamente que está causando tensiones. En donde hay poder y recursos siempre habrá confrontaciones.
b) Regresaron los docentes de las escuelas Normales y les dicen que ya no hay dinero para mantener sus contratos, ¿qué está pasando?, estamos a la mitad del año fiscal y ya no hay dinero para sostener la nómina y el gasto corriente de gran parte de la estructura que sostiene el sistema, repito la pregunta ¿en dónde están los recursos financieros dirigidos para sostener programas educativos sustanciales?
c) Se han dado a conocer los resultados del Servicio Profesional Decente y personas con altos puntajes no han alcanzado plazas de ningún tipo, ¿de qué sirve ser idóneos en este sistema cuando las opciones laborales quedan canceladas?
d) La falta de información desde las entidades públicas ha dado pie a rumores, chismes y grilla de todo tipo. Las organismos de comunicación social de la SEJ y del gobernador ganador de la pasada contienda electoral, se han dedicado a desinformar y a ocultar la información trascedente de las cosas que son importantes.
e) Hay una auditoría o una revisión de las finanzas por parte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) a la SEJ, la cual ha encontrado infinidad de irregularidades por varios millones de pesos, esto tiene detenidos muchos trámites y gestiones que deberían de salir de manera más ágil, pero que debido a ello, nada camina.

El entorno educativo se siente enrarecido con todas estas cosas, la educación cuya naturaleza se define como una serie de actos edificadores, hoy están sirviendo como destructores del clima público.
Aun no conocemos los nombres de los personajes que junto con la toma de posesión del nuevo gobierno habrán de hacerse cargo de la administración educativa en el estado. ¿Sirve de algo conocer nombres?, a mí me parece que no tanto nombres, sino los personajes, su proyecto y la trayectoria de los nuevos funcionarios. Jalisco es de los pocos estados del país que politiza demasiado los nombramientos de la estructura educativa. Y, hay que hacer infinidad de negociaciones con los sindicatos (el SNTE), con los grupos de poder, con los dinosaurios arraigados en diversos espacios políticos, hasta con los familiares de la vieja guardia educativa. Ya que pase todo esto pueden aparecer los nombres. Lo peor que le puede pasar a la SEJ es que llegue alguien a su titularidad ajeno al sistema educativo estatal, que desconozca sus problemas pero también sus fortalezas. El tiempo corre, pronto tendremos noticias del cambio y nos preguntamos: ¿hasta dónde servirá para cambiar algo de este complejo sistema?

*Doctora en educación y consultora independiente. andrearamirez1970@hotmail.com

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar