Las actividades de la FIL más allá de la FIL

 en Jaime Navarro Saras

Jaime Navarro Saras*

Esta semana el mundo de la academia y la cultura en Guadalajara está de plácemes, principalmente porque la FIL está entre nosotros desde el sábado pasado con sus libros, conferencias y espectáculos que hacen más dinámicas las cosas que tienen que ver con el mundo editorial.
Al ser la FIL la feria de libro más importante y grandiosa de Iberoamérica, su referente es inevitable para aquellos que se atreven a hacer algo parecido, en nuestro país, tanto las ferias internacionales del libro de Monterrey y de la Ciudad de México se quedan cortas a lo inmenso que es la FIL, un tanto por el espacio que comprende la Expo Guadalajara con casi 120 mil metros cuadrados para exposiciones y 2 mil espacios para automóviles, así como por las más de 800 mil personas que la visitan de todos los estados de la república mexicana, así como de otros países más allá de país o región que se invita, como en este caso a la Unión Europea.
La FIL da para muchas cosas, lo mismo para comprar libros, hacer un día de campo o paseo, ir a un concierto, escuchar una o varias conferencias con personajes conocidos, admirados o gente que levanta polémica donde quiera que esté, también sirve para hacer amigos y entablar relaciones donde el libro es y será siempre la excusa principal.
Pero la FIL no son las cuatro paredes del espacio que la alberga entre la avenida Mariano Otero y Las Rosas, la FIL también son las actividades que se desarrollan más allá de la sede principal, en esta ocasión me tocó ser parte de un par de presentaciones en dos escuelas públicas, el jardín de niños “Idolina García Ruiz” del municipio de Tlajomulco y la escuela primaria federal “Mariano Barcenas” en Zapopan, en ambas me tocó presentar a Paulo Cosín Fernández, autor de los libros Para qué leer y La emoción de leer de la editorial Morata y de los cuales se desprende una conferencia reflexiva donde Paulo comparte ideas, estrategias y ejemplos para invitar y motivar a los docentes en la promoción y difusión de la lectura con sus alumnos, y no tanto como parte de un programa o una actividad académica fija, sino como una forma de acercarse a los libros amablemente y como una práctica que les permita ser mejores como personas y sujetos que puedan hacer de este mundo algo mejor de lo que viven y han heredado de sus padres y las personas adultas.
En ambas escuelas se dejaron semillas fértiles para mirar la lectura con más humanismo y cercanía, principalmente porque lo escucharon de un autor en vivo con propuestas, además, con el cual platicaron en corto y se tomaron una foto con alguien que escribe libros.
Comentario aparte y una felicitación a Graciela Soto Martínez, jefa de sector de preescolar, y a Félix Jiménez Torres, supervisor de educación primaria, quienes dieron todas las facilidades y, además, intervinieron de manera directa para que las conferencias fueran posibles con un público de maestros, directores, supervisores e invitados de sus zonas de responsabilidad, felicidades por ello y por creer que es posible hacer educación y capacitar maestros de otras formas distintas a las habituales y, sin costo más allá de las gracias y la voluntad del autor por tener este tipo de encuentros con quienes están más cerca de los niños, niñas y adolescentes que asisten a la educación básica.

*Editor de la Revista Educ@rnos. jaimenavs@hotmail.com

  • Dora Luz

    La FIL viene a nosotros, me gustó la idea y sobre todo seguir apoyando para que en nuestros alumnos se fomente el gustó por lectura desde que están aprendiendo a leer incluso antes!!

  • Marcela Mac Naught Alaniz

    Fue una agradable experiencia. El ¿para que leer? Nos invita a los docentes a ser lectores asiduos y a fomentar la lectura a través de experiencias propias con los textos y dejar que nuestros pequeños lectores exploren sus emociones a través de la lectura. Palomita ✔️a quienes hicieron posible está actividad.

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar