La investigación, la generación de conocimiento y el desarrollo de las evaluaciones

 en Andrea Ramírez Barajas

Andrea Ramírez Barajas*

A partir de revisar la memoria del XIV Congreso Nacional de Investigación Educativa que cada dos años organiza el COMIE, me doy cuenta del enorme protagonismo que ha cobrado el componente relacionado con la evaluación educativa (de desempeño docente, de los aprendizajes, de la dinámica institucional, etcétera), he revisado tres áreas temáticas de 16 y aventuro a decir que el 70% de los trabajos giran en torno a algún aspecto vinculado con la evaluación, ¿qué casualidad verdad? La reciente reforma educativa no sólo hegemonizó lo concerniente a asuntos vinculados con las condiciones laborales y profesionales de las y los educadores, también ha impactado el interés en el trabajo de los investigadores.
La evaluación tal como la plantea el Estado en el marco de la reforma educativa, está pensada para intensificar el control y el castigo de los docentes, de ahí que la crítica central es que se le concibe como evaluación punitiva.
Desde mi experiencia y a partir de una serie de trabajos en los que he visto en el campo puedo afirmar que abrir líneas, temáticas o iniciativas de investigación se corre fuertemente el riesgo de quedar atrapado bajo los tentáculos de un esquema perverso disfrazado de evaluación, pero que atrás de ello las búsquedas verdaderas son las de establecer mecanismos de depuración del magisterio (de todos aquellos y aquellas que no aguanten con las nuevas reglas de desempeño docente) y de control a modo de inteligencia policíaca para detectar quiénes son las y los docentes que coinciden con posiciones disidentes y poder identificarlos y presionarlos de otra manera.
El componente de evaluación en el marco de la reforma ha demostrado tres grandes inconsistencias ‘técnicas’:

a) No ha servido para conocer más a fondo la realidad del sistema. Desde antes o desde mucho tiempo atrás, ya sabíamos que estamos mal, que existen problemas serios en el nivel de calidad que se requiere, que el sistema educativo nacional no ha podido acoplarse a las nuevas necesidades formativas de los sujetos del siglo XXI, que tenemos rezagos, estancamentostos y bajos indicadores pero no por culpa de los docentes y de su trabajo (el problema es de fondo y estructural). Coincido con la célebre metáfora de Manuel Gil, se le sigue poniendo el termómetro al niño cada 10 minutos porque tiene fiebre. Ya sabemos que el sistema educativo tiene fiebre y ahora requerimos hacer algo diferente (mas allá de seguir poniendo el termómetro es decir evaluando para decidir qué hacer).
b) No coincide la ecuación más evaluación mejor calidad educativa, ni teórica, ni técnica, ni metodológicamente es posible hacer coincidir dichas variables.
c) En términos operativos el gran aparato que se ha montado para EVALUAR TODO (perdón por las mayúsculas), ha servido solo para edificar un complejo aparato burocrático. La vinculación entre el INEE, el Servicio Profesional Docente (SPD) y CENEVAL, tiene pugnas y contradicciones terribles que no se pueden ocultar, y peor aún sucede en el vínculo entre el SPD federal y la instancia estatal hacen aún más compleja la dinámica de trabajo. Como bien lo decía una colega que será evaluada este año, “ya me voy a mi curso del teléfono descompuesto” (se refiere a la preparación para la evaluación en la instancia de formación continua estatal).

Así las cosas, es determinante la postura de las y los investigadores que también han caído en la provocación, concluyo que no se trata de conocer más o mejor acerca de la evaluación sus modalidades, retos y desafíos sino de emprender una enérgica vuelta de tuerca a la estrategia, para neutralizar los excesos evaluativos y generar una nueva narrativa basada en las voces de los actores, en las necesidades de los contextos y en la validación de las propuestas provenientes de las y los educadores. El boom investigativo en el campo de la evaluación deberá mirar de manera participativa el cómo sacudirnos de los excesos burocráticos y políticos de la SEP en el marco de la reforma y arribar a un nuevo estadio, en donde la tan nombrada y deseada calidad educativa se busque por senderos diferentes hasta ahora inéditos.

*Doctora en educación y consultora independiente. andrearamirez1970@hotmail.com

Comentarios
  • ROSE EISENBERG WIEDER
    Responder

    excelente crítica… por ello ya no participo en el Comie

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar