La austeridad republicana y la persecución a las y los académicos del país

 en Andrea Ramírez

Andrea Ramírez Barajas*

Me parece que todo inició con la cancelación de la Beca al Desempeño Académico (BDA) que disfrutan profesores y profesoras de tiempo completo en la Unidad Ajusco de la UPN, de ahí el famoso memorándum girado por el presidente López Obrador, en donde habla de un acuerdo de “AUSTERIDAD REPUBLICANA” y de esta manera se cancelarán las becas estímulos y apoyos a un número destacado de académicos insertos en la educación superior, sobre todo los conocidos como de tiempo completo. Aun no tengo del todo claro los términos de la medida, ni tampoco las implicaciones de la misma, lo que sí, que todo lo que venga no será bien recibido por los cientos de docentes e investigadores de educación superior de las diversas universidades públicas del país.
Para muchos académicos los estímulos y el sistema de becas (como la del desempeño académico) que es un apoyo a la productividad académica de profesores y profesoras de educación superior de tiempo completo, se había tornado en un aliciente salarial que completaba las necesidades para una vida digna; otros como los que disfrutan ser investigador reconocido por el SNI (Sistema Nacional de Investigadores) servía para fomentar la investigación científica (básica o aplicada), todo esto cambiará y algunas cosas se terminarán.
Si bien, algunos docentes de educación superior se han pervertido al entrar al sistema del puntismo y de la recolección de “corcholatas” de alto valor para ser canjeadas anualmente por bonos o dinero, también es cierto que un número importante de docentes hacen su trabajo decorosamente, dedicando mucho más en tiempo y en productividad y requieren compensar el bajo salario con el sistema de estímulos. El mensaje que lanza el presidente también es en términos simbólicos, se sintetiza en la forma de cómo concibe a la academia, si bien somos un país profundamente asimétrico, por ejemplo, cuántas personas con grado de doctor tenemos por cada mil habitantes y cuántos recomida la OCDE y de dichos personajes con el mayor grado académico, qué tareas realizan, qué beneficien a la publicación que se encuentra en condiciones de marginalidad, de vulnerabilidad o de desplazamiento social, es decir, ¿cuál es el compromiso social de los docentes e investigadores de educación superior?
Porque también tenemos un alto nivel de arrogancia entre investigadores y docentes que han escalado los distintos puestos en educación superior para llegar a la máxima categoría y algo más. ¿La medida es justa o injusta; la medida es ética o antiética? Depende de lo que queramos ver y del lugar en donde estemos colocados para mirar este segmento de realidad compleja.
Ahora bien, la gran esperanza que generó el actual gobierno y más con los sectores letrados y culturalizados se desmoronará y fácilmente, los académicos aun no organizan su postura. ni le han dado salida a sus reclamos e inconformidades pero cuando esto suceda, la sociedad se cimbrará muy fuerte desde la parte media de la pirámide poblacional.
La medida del gobierno de López Obrador también es provocadora, ¿qué acaso la austeridad republicana no debiera comenzar con todas aquellas burocracias que se han beneficiado y se siguen beneficiando por los regímenes postrevolucionarios?, aquí nada tiene que ver con las siglas partidistas, todos por igual han sacado tajada de todo esto, “no vivir del presupuesto es vivir en el error” eran las frases de la época cuando la bonanza del círculo selecto de los gobiernos, todos permitían robar muy fácilmente y corromperse también.
Al gobierno de López Obrador le falta una verdadera distinción con la finalidad de no ser igual, ni tampoco parecerse a los antecesores, pero con estas medidas no sólo quedará igual. En el imaginario de las y los académicos quedará peor de lo que ya habíamos vivido muchos años atrás.

*Doctora en educación y consultora independiente. andrearamirez1970@hotmail.com

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar