Escuelas secuestradas

 en Carlos Espadas

Carlos Arturo Espadas Interián*

En una clase un profesor pregunta a sus estudiantes con respecto al tema que será tratado, tema que se concretará en un trabajo escolar que ha sido diseñado desde una situación de aprendizaje, que logrará aprendizajes significativos y desarrollará competencias. Sin lugar a dudas este lenguaje resulta familiar, al menos en el discurso a muchos de nuestros profesores, tanto de básica como de casi todos los niveles educativos.
Sea que conozcamos las implicaciones conceptuales, sociológicas, políticas e ideológicas de estas palabras o que simplemente las usemos como un lenguaje de moda, lo cierto es que resulta familiar y nos permite ubicarnos dentro de un grupo de profesores que está dentro de la tendencia actual, llámese reforma educativa, constructivismo, modelos educativos institucionales o con el nombre que queramos darle.
En el mundo resulta ser que ésta no es la única forma ni el único discurso posible cuando se habla de educación, existen otros lenguajes y con ello otras realidades que permiten explicar lo que sucede en el campo de lo educativo. Hace unos días, la BBC comunicaba con respecto al “open-play” que acompaña el modelo educativo implementado hace un año en Finlandia: el “phenomenom learning”; nuestros referentes directos para entender estas formas estarían referidas al ABP, diseño modular, autogestión del aprendizaje y coworking. Todas estas formas existen en una sola entidad llamada escuela finlandesa.
A pesar de ello, las declaraciones siguen siendo fuertes, existen problemas de Bullying y asesinatos. La pregunta radica entonces en el hecho de cómo es posible que a pesar de todas las modificaciones y situaciones que se han implementado, siguen existiendo este tipo de problemas. La respuesta exige, sin duda alguna, una investigación profunda, sin embargo permítaseme aventurarme a dar una hipótesis: no es el modelo ideal para la formación del ser humano.
Con esta respuesta se abren líneas de análisis diversas, entre ellas la función social de la escuela que realmente se convierte en una categoría no sólo social, sino socio-laboral. Existen entonces intereses muy claros y además declarados de la función que socialmente tiene la educación formal y por ende las escuelas. Lejos de formar seres humanos, se trabaja en el desarrollo de perfiles exigidos en el mundo histórico concreto y por tanto que sólo existe en un momento –desde la perspectiva histórica–, pero se olvida lo trascendente e inmutable en el ser humano, lo que lo hace ser lo que es y que no ha cambiado desde la época de las cavernas ni cambiará con los seres humanos del futuro.
Hemos buscado este desarrollo del ser humano por medio de conceptos como la educación integral, sin embargo, esta educación integral, en el sentido estricto del concepto es irrealizable. Lo que nos ha faltado en educación, es definir lo esencialmente humano, lo trascendente y propiciar su desarrollo; sin embargo, para que una tarea así funcione, tendríamos que arrancar las escuelas de la perspectiva laboral que en muchas ocasiones sólo funciona desde la lógica del engrane, de visualizar al ser humano como un elemento funcional con labores específicas en una cadena productiva –sea de bienes, conocimientos o servicios, por ejemplo–, desde esta perspectiva podemos decir que a pesar de haber cambiado formas y modelos, la formación escolar sigue siendo fabril.
Podríamos pensar que las artes, que también se aprenden en la escuela se escapan de esto y sin embargo también existe una industria de uso, consumo y producción de arte, incluso el arte ha entrado al mundo del comercio desde hace varios siglos.
En nuestro país, con la orientación que se tiene, en donde se busca en general que las instituciones educativas respondan cada vez más a la orientación productiva –con sus respectivas variantes actuales del mercado: innovación, creatividad y emprendimiento–, se convierte en una tarea compleja poder darle un nuevo rumbo a la educación.
Así, las escuelas están secuestradas y no importa el modelo que se implemente ni la novedad de las configuraciones. Lo importante sería cambiar el fundamento, la lógica, la razón de ser y sobre todo trabajar en la formación del ser humano, ese debe ser el perfil de egreso, lo demás compete a otras instancias.

*Profesor–investigador de la Universidad Pedagógica Nacional Unidad 113 de León, Gto. cespadas1812@gmail.com

  • MANOLO
    Responder

    AH QUE EL CAPITALISMO TAN DOMINANTE ¿VERDAD?

  • verónica vázquez-escalante
    Responder

    Ya quedó el referente con el presidente que la prensa llamó “El presidente mas pobre del mundo” de Uruguay Pepe Mujica, dejó varias reflexiones y entre ellas aquella en la que dice que en casa se aprende a saludar, agradecer, honestidad, puntualidad y ser organizado; pero en la escuela se aprenden matemáticas ciencias y se refuerza lo que son los valores que los padres han inculcado. Si, la escuela tiene mucha influencia pero nunca como el propio hogar. Saludos y muy buen escrito.Felicidades Profesor

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar