El SNTE, lo que fue, lo que es y lo que será

 en Jaime Navarro Saras

Jaime Navarro Saras*

 

“El SNTE actuará de manera corresponsable
con el Estado mexicano”
Desplegado de reconocimiento y
felicitación a Andrés Manuel López Obrador

 

Justo en el momento que redacto este artículo, se reúnen en la Ciudad de México (en sesión extraordinaria), Juan Díaz de la Torre, presidente del SNTE, su comité y los secretarios generales de los estados de manera confidencial (así dice un documento que está circulando), en éste se les pide discreción, puntualidad, código de vestimenta, sin acompañantes y que se trasladen con sus recursos.
Las razones de la convocatoria las sabemos de sobra, al apostarle al candidato perdedor quedan a expensas del desamparo del gobierno actual (el último apoyo que les quedaba), porque de los maestros sólo tienen resistencias, indiferencia y desprecio (actitudes congruentes por el papel que el Sindicato ha jugado a lo largo de la historia, pero de manera especial durante este sexenio que está por terminar).
Otra de las razones (y la más importante) es el retorno inminente de Elba Esther Gordillo Morales y los diferentes personajes que convergieron con las fuerzas políticas ganadoras, los últimos meses estuvieron muy activos familiares, colaboradores y dirigentes cercanos, comisionados por ella y en acuerdo con parte del equipo de López Obrador, principalmente Esteban Moctezuma Barragán (amigo íntimo y acompañante en luchas propias y extrañas de ella). En Jalisco quien llevó mano fue Tomás Vázquez Vigil (otrora tutor y padrino de Juan Díaz de la Torre) en compañía de supervisores, jefes de sector y de uno que otro relegado por las actuales huestes de las secciones 16 y 47 del SNTE.
Pero, ¿qué es lo que depara al SNTE y a sus dirigentes para los siguientes seis años?, obviamente que seguirán en el poder, como siempre, es claro que los millones de pesos de las cuotas de los trabajadores no son nada despreciables, alcanzan para todo, incluso ahora rendirán más porque no se mantendrá un partido político que sólo los representaba a ellos, pero nunca a los maestros y, mucho menos, a la educación y a la escuela pública.
A Juan Díaz de la Torre y sus allegados le queda muy poco tiempo, a menos que hayan negociado con los sucesores y se vayan a disfrutar en paz de las riquezas que lograron acumular con este gobierno o, que se resistan, que les hagan cuentas y les suceda lo que a Elba Esther, que se vayan a prisión por lo que son y han sido, aparte de ello con fuero del gobierno de Peña Nieto y de los gobiernos estatales, porque nadie les pide y no dan cuentas claras de los recursos que manejan.
Los tres momentos del SNTE (pasado, presente y futuro), no distarán ni ahora ni nunca de su naturaleza, en el pasado remoto nació como una agrupación que aglutinó y capitalizó las luchas y movimientos magisteriales del siglo XX, después, cuando se institucionalizó, se convirtió en un bastión del gobierno, gracias a ello aseguraban cuotas y espacios en la vida política (secretarías de educación en los estados, coordinaciones, direcciones generales, regidurías, diputaciones, senadurías, gubernaturas, etcétera), en tiempos muy recientes asumieron el papel de patiños y marionetas que se movían al ritmo que les tocaba el gobierno, principalmente Aurelio Nuño, sin nada a cambio, incluso no pudieron obtener la diputación de su presidente, en ese sentido, el futuro está en veremos.
Lo cierto de todo, es que las palabras democracia, consulta y apertura no son parte del SNTE, ni antes, ni ahora, ni en el futuro. Los casi un millón seiscientos mil trabajadores requieren control y, ni este gobierno, ni los venideros dejarán de tener el mando como se estila en la actualidad, sería una sorpresa que haya apertura, que haya voto universal y no mediante delegados efectivos para elegir dirigentes.
De aquí hasta que inicie en nuevo gobierno, sabremos cómo será la relación del SNTE con el gobierno de López Obrador, si se van los que están (Juan Díaz y compañía) o si llegan los comandados por Elba Esther o, si hacen un híbrido que aparente ser democrático y hagan lo mismo de siempre pero con gente diferente, al tiempo.

*Editor de la Revista Educ@rnos. jaimenavs@hotmail.com

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar