El SNTE, ese ente desconocido

 en Jaime Navarro Saras

Jaime Navarro Saras*

En esta etapa de transformación del país, el Sindicato Nacional
de Trabajadores de la Educación da un paso más
para profundizar en nuestra cultura democrática
y participación proactiva.

Alfonso Cepeda Salas
Secretario General del SNTE

No cabe duda que hay días que uno se va encontrando de sorpresa en sorpresa, digo esto porque llaman la atención algunas de las acciones que el SNTE ha emprendido recientemente. Por un lado, nos encontramos con una convocatoria para consultar a los trabajadores de la educación acerca del Pliego de demandas para 2019 y, por otro, el pronunciamiento publicado el día de hoy sobre la alianza histórica (así lo llaman ellos) con el Estado y el pueblo de México.
En ambas acciones son notables por lo menos cuatro mensajes sublimes que se notan a leguas y que a toda costa (el SNTE) requiere que propios y extraños se den cuenta:

• visibilizarse, hacerse presentes en todos los escenarios, dar fe de su existencia y ser necesarios para el gobierno actual,
• liderar la opinión del magisterio y estar en la agenda educativa y otras más a como dé lugar,
• convencer a los agremiados que éste ya es otro sindicato, que el SNTE del pasado: el corrupto, el entreguista, el autoritario, el patrimonialista, el chantajista, el que sólo beneficiaba a la familia cercana, a los compadres, a los amigos y a los agremiados incondicionales y acríticos, quedó en el pasado y no existe más. Hoy son abanderados de la democracia, la inclusión, la educación de calidad y velan por los intereses de la escuela pública, los derechos educativos de los estudiantes y los derechos laborales de los maestros.
• Conformarse como un frente único, cerrado, dirigido y, mediante este ejercicio de sondeo, saber con quiénes cuentan ahora que le obligarán a los sindicatos a modificar los esquemas electorales vigentes por otros más democráticos para elegir representantes a través del voto libre, secreto y universal.

Para nadie es un misterio que con la llegada al poder de Andrés Manuel López Obrador este SNTE ya no tiene cabida alguna, también es cierto que es muy complicado enterrarlo y empezar de cero, dijera un amigo: son muchos pesos en cuotas sindicales, el 1% de la nómina magisterial (además de las partidas secretas y no tan secretas como los 3 mil 130 millones de pesos que el gobierno de Peña Nieto les entregó para promover la reforma educativa y que, paradójicamente hoy condenan) está en sus manos y ése es uno de los grandes motivos que no permiten su extinción total.
Es obvio que la consulta del Pliego de demandas será ampliamente promocionada por el SNTE, de cuyos resultados ya conocemos los datos que arrojará, también sabemos que en estados como Jalisco, y con un magisterio a modo, no encontrarán resistencia alguna para solicitar otro tipo de encuesta donde (y antes de cualquier otra acción del SNTE), se le pregunte al magisterio acerca de su opinión relacionada con el papel del sindicato y la confianza que se tiene de éste para que los represente ante cualquier tipo de demanda laboral o de cualquier tipo, mientras ello sucede, seamos testigos del porcentaje de profesores que participa de manera libre en esta tarea o en cualquier otra que el SNTE quiera hacerles.

*Editor de la Revista Educ@rnos. jaimenavs@hotmail.com

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar