Directivos, gestión y escuelas Normales: Una propuesta de cambio que mira hacia atrás

 en Miguel Ángel Pérez Reynoso

Miguel Ángel Pérez Reynoso*

Hace un par de semanas se anunció a partir del método del albazo, el proceso para relevar las Direcciones de las 11 escuelas Normales públicas que funcionan en nuestra entidad (7 estatales y 4 federales; 5 metropolitanas y 6 ubicadas en el interior del estado). En la convocatoria en cuestión han quedado fuera de los relevos las instituciones de posgrado (ISIDM, CIPS, MEIPE), y las cinco unidades de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN).
El cambio en las direcciones de las escuelas, si nos atenemos al método utilizado, parece una decisión apresurada motivada más por los intereses y prioridades políticas (como han sido gran parte de las acciones ‘educativas’ de la presente administración), que, como una necesidad del propio sistema. La cohorte de los 11 directores que ocupan el cargo hasta este momento, fue producto de una propuesta semejante, ocupan el cargo de director o directora a partir de una convocatoria abierta, sólo que en aquel tiempo se hablaba de la posibilidad de una prórroga de dos años previo a un ejercicio serio de evaluación, ¿en dónde está la propuesta de evaluación del desempeño de los directores de las escuelas Normales?
El proceso de la convocatoria a la que aludo está por concluir, los y las interesados tuvieron que enterarse vía página de la SEJ y de manera apresurada para hacer su solicitud, llenar su expediente, someterse al examen y asistir a la entrevista en cuestión, muy probablemente el lunes 15 estén tomando posesión los nuevos directores de Normales y aquellos o aquellas que sean ratificados en sus cargos.
La propuesta aparentemente es positiva, sin embargo considero que no es así, debido a los siguientes argumentos:

1. De alguna manera el grupo de 11 directivos que aún están en funciones habían generado una sinergia positiva, en algunos experiencias, como es el caso de la BCENJ, la ENSJ y la ENSEJ (experiencias que conozco y con las cuales tuve cierta cercanía), habían mejorado sus indicadores, tenían un proyecto serio, incluyente, incorporaron la investigación a la formación y en general el grupo de Normales organizó eventos anuales, encuentros académicos con ponentes de prestigio internacional y todo ello mantiene un peligro latente de que el cambio que se propone corre el peligro de que se pierda su continuidad.
2. Los aspirantes a ocupar los cargos (según testimonios de algunos de ellos), están divididos en tres grupos, a) los directores interesados en continuar por un periodo más al frente de las institución que dirigen, b) un grupo reducido de interesados de diversos lugares o posiciones plurales y c) personajes ligados al SNTE sobre todo a la sección 47, este último es el grupo más numeroso. De esta manera se lee con claridad de que el SNTE pretende recuperar a las escuelas Normales del estado como espacios de control, muy al estilo de los viejos tiempos, controlar al personal académico de las mismas, ingresos, promociones, moverse mucho más en el interés político que por encima del desarrollo académico e institucional. Aquí se encuentran las posturas más atrasadas de las propuestas.
3. Lo curioso e incluso sorpréndete, es que no hay personajes que destaquen en la vida académica del estado, (no cuento con la base de datos de todos y todas las personas que aspiran a dicho cargo), pero no destacan investigadores, personas con perfil PRODEP o que formen parte del Sistema Nacional de Investigadores (SIN), que cuenten con experiencia directiva en otros ámbitos, que tengan publicaciones en el campo de la directividad y la gestión.
4. Toda propuesta de cambio debe ser bienvenida, sin embrago no siempre los cambios permiten avanzar, a veces se involuciona o se retrocede, aquí las autoridades han actuado con demasiada prisa, ¿de quién es el apuro del cambio en las direcciones y para qué se quiere cambiar a los directivos, en un proceso apresurado, caso clandestino y que no mira a la sociedad como interlocutora directa del ejercicio?

Como dicen las voces de los que están dentro, la lista ya está hecha sólo se trata de legitimar el proceso, lo que va a pasar al final, es que habrá un reparto equitativo de cuotas de poder, es decir, algunas direcciones para el SNTE otras a favor del secretario unas más a partir del control del director de Normales y así, todos quedarán contentos, todos menos uno: la comunidad académica.
Lo que está en el fondo quitando la política clientelar, es el compromiso con la formación de los futuros docentes en los tres niveles educativos y en las modalidades de apoyo (educación física y educación especial), ¿qué tanto conocen los nuevos personajes de todo ello?, ¿su compromiso es mucho mejor al que hoy se tiene?, ¿con este ejercicio mejorará realmente la calidad que ofrecen las escuelas Normales en el estado? Lanzo estas preguntas a los evaluadores y diseñadores de la propuesta de convocatorias para abrir un debate al respecto. Este espacio está abierto a sus respuestas.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la Unidad 141 de la UPN Guadalajara. mipreynoso@yahoo.com.mx

  • Adriana Piedad García Herrera
    Responder

    Adicionalmente a tus comentarios, hay que decir que la comunidad académica de las escuelas normales no participa en este proceso, ni voz ni voto, se decide en otro lugar el futuro propio en la escuela normal. No sorprende, ha sido el ejercicio característico de esta administración.
    Saludos

  • Miguel Angel Pérez Reynoso
    Responder

    De acuerdo Adriana, aprovecho para saludarte con mucho gusto y afecto. Efectivamente la comunidad normalista es invitado de piedra a la decisión que impactará en el seno de su institución. En su nombre se toman muchas decisiones, pero es buen que la voz de los que están adentro se hagan escuchar. Todo inició cuando el titular de la SEP en una vista a Guadalajara dijo que le gustaba mucho la propuesta de poner a concurso las Direcciones de las escuelas Normales, eso voló a las autoridades y ahora desatados y ya encaminados convocan de nuevo.
    además comienza a darse un movimiento inedito, hay algunos personajes que deputes de años de haber egresado de la Maestría hoy en olla express les han facilitado las cosas para titularse y cumplir con los requisitos. Todo está diseñado a la medida de los operadores. Aprovecho para mandarte un fuerte abrazo y desearte lo mejor.

    • APiedad
      Responder

      Gracias.
      Un abrazo

  • miguel Bazdresch
    Responder

    Dr. Miguel… es una pena, una terrible equivocación, y confirma que el cambio si alguno, no vendra de arriba y en todo caso se quedará arriba… y los futuros formadores.. víctimas d estos errores de concepción y de politequería.
    Saludos cordiales.

  • Verónica Vázquez-Escalante
    Responder

    Es un artículo sumamente real y deja muy claro como el clásico “madruguete” no desaparece.
    El problema es de raíz y si no se pone remedio, como menciona el Dr. Bazdresch, los futuros formadores serán víctimas, pero peor aún, serán unos alumnos también, en proceso de aprendizaje a tan sucio proceder.
    Envío un afectuoso abrazo

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar