De la mano de los monstruos, en El Musa

 en Graciela Soto

Graciela Soto Martínez*

La visita a los museos nos ofrece la gran oportunidad de recrear la historia, el arte, la ciencia, la imaginación entre otras tantas cosas, al acudir a los sitios para apreciar las obras pictóricas, literarias, artísticas o las del séptimo arte nos acercamos a un proceso creativo, tal es el caso de la exhibición que se presenta en el Museo de las Artes de la Ciudad de Guadalajara (Musa), es una exposición temporal que Guillermo del Toro, ingenioso tapatío, ganador del Oscar como mejor director realiza con el trabajo de Eugenio Caballero como curador, que es diseñador y productor de arte, que también ganó la estatuilla dorada, esto con el fin de que podamos conocer a los monstruos y el ambiente que les rodea. Son ocho salas, cada una con su temática especial relativa a la trayectoria del cineasta, son más de 900 piezas magistralmente ubicadas en la creación de una atmósfera especial de apreciación, en el ingreso nos recibe el mensaje “ojalá y en algún rincón de esta visita encuentres la inspiración de lo monstruoso y la belleza de lo oscuro y lo olvidado”.
El Musa se transforma para albergar a estos monstruos de diferentes tipos, los hay galácticos con trajes de guerra que van a enfrentar enormes criaturas marinas salidas de las profundidades del mar y conquistadoras del espacio, o bien con cuerpos humanos y rasgos de animales míticos, que tienen sentimientos y conviven con algunos elegidos en épocas históricas clave, otros serán representados por seres fantasmagóricos que tienen mensajes que trasmitir a las personas a las que se aparecen.
Los monstruos son la creación que se va gestando de la combinación de fantasía, miedos, proyecciones, hechos y situaciones inexplicables, en el caso de Guillermo del Toro les ha dado una forma y provisto de trama y escenario para enfrentarlas en otro espacio, si es feo o raro puedes llevarlo al cine, esto como un comentario del director, a la vez que hace una sutil invitación a que dejemos de juzgar por la apariencia y de ser monstruos.
La visita a este lugar es una experiencia fantástica enriquecida por la narración anecdótica que es compartida por los guías que con el apoyo de su memoria describen el contexto relativo a una etapa de su vida o a una película y comparten el significado de cada pieza u objeto colocado estratégicamente en las salas. Cuentan que la colección expuesta de la cual el cineasta es dueño estaba en su casa de Los Ángeles, en la Bleak House, como parte de su colección privada, la mayoría de los objetos son guardados después de la filmación, otros comprados u obsequio de alguien, hacen la observación de que todo estuvo a punto de destruirse en un incendio, ello ocasionó el deseo de compartirla con el público, la razón: ¿qué valor tiene lo que no se da a conocer?, después de exhibirse en la ciudad de Guadalajara se expondrá por partes en otros sitios, esto convierte esta exposición en una experiencia única.
La primera sala es relativa a la infancia del director, que transcurre en la ciudad de Guadalajara, con la influencia de su abuela, los cuentos que lee, las iglesias que frecuenta, la obra de un Disney sin caricaturizar en su etapa de ilustrador, con sus brujas y dragones, con su muñeca desenterrada y diabólica, con la muerte rondando a la protagonista y con las diversas luchas que se emprende contra el mal.
La sala victoriana te acerca un poco más a su abuela, presencia notable en toda la exposición pero es aquí donde se percibe grandiosidad, está dedicada a la película “La cumbre escarlata” se exponen los trajes usados por las actrices centrales, cada vestido es especial, el color, la forma y los detalles representan un hecho del filme a la vez se puede ver cuadros alusivos a la época, algunos óleos, bocetos, el juego de té usado en el proceso de envenenamiento entre otras muchas piezas.
El cuarto de la lluvia es una recreación de una sala de la Bleak House con un sillón de lectura que ocupa Edgar Allan Poe, el librero, la mesa de centro con el Aleph y esa ventana por la que vemos llover, efectos especiales incluidos, la guía menciona los tiempos que Guillermo vivió en Guadalajara, con su época lluviosa y que al montar el espacio en su casa californiana manda construir esta ventana con este efecto, esto porque le transporta a ese hogar de las edades tempranas que siempre quieres llevar contigo, además de ser fuente de inspiración.
Otra área se dedica a mostrar el manejo que se dio a los fenómenos naturales o malformaciones en las personas que tenían una particularidad en su nacimiento, de la cual la ciencia aun no tenía explicación y que muchas veces eran exhibidas en la carpa, el circo o teatro para despertar el asombro, se muestra un cártel de la elefantiasis que padeció una persona que fue expuesta al público u otro personaje que fue siempre niño aunque su cuerpo evolucionara pero no así su mente, el lado monstruoso aquí es el del ser humano que rechaza y discrimina lo que no entiende y condena a un ser inocente a un aislamiento social, en el cine esto se transforma por la percepción de los sentimientos y las reacciones ante estas criaturas que en ciertos momentos al darle poderes serán fantásticas.
Un espacio del museo lo ocupa la lucha libre que es también fuente de inspiración, las máscaras, el vestuario, los personajes, los luchadores de las películas de antaño, incluido El Santo que enfrentaba todo tipo de personificación del mal va a servir como base para armar la trama, en una sola película o historia estará presente la acción, con peleas y enfrentamientos, el amor y el drama, tiene que haber de todo, estarán así contemplados todos los gustos de los amantes del cine.
Mención aparte son las dos esculturas de obras aclamadas, “El fauno” en el Laberinto del Fauno se observa flaco y de piel colgante padeciendo el hambre de la guerra civil española y el “Hombre Anfibio” de La forma del agua, con un musculoso cuerpo y un atractivo rostro que remite a una criatura fantástica mitad ser humano y mitad pez que es torturado en la cinta en nombre de la ciencia.
La influencia de Guillermo del Toro son Howard Phillips Lovecraft y Edgar Allan Poe referentes literarios que aparecen en diferentes maneras, en el guion, en el trasfondo de la obra, con personajes inspirados a partir de sus textos, sin embargo, hay muchísimos elementos a destacar, la relación con los alebrijes de Oaxaca, con Alfonso Cuarón, en el filme de Harry Potter y el prisionero de Azkaban, en Frankenstein de Mary Shelley, con la Catrina y Posadas.
Al finalizar el recorrido se pueden consultar sus libretas de apuntes y notas, así también leer algunos de los libros antes mencionados. el recorrido dura dos horas, insuficientes para apreciar a detalle cada cuadro y pieza, las guías marcan el tiempo y el visitante desea alargar la experiencia, esto es apenas una ventana con la que logras introducirte a esta obra.
La experiencia es un imperdible en la ciudad de Guadalajara, por su carácter temporal, programada de sábado 1 de junio al jueves 31 de octubre de 2019, se hace más extraordinario asistir, los boletos están agotados para los próximos días y se requiere agendar la visita para la siguiente fecha disponible, personas de otras ciudades y admiradores de la obra del genial artista vienen con este motivo, por ello considero que los educadores que también apreciamos el arte podamos pasar un tiempo dejando volar la imaginación, esa que nos lleve a promover el potencial propio y el de nuestros alumnos en relación con los procesos creativos, esto es un lujo, en una sociedad que tiende a sancionar, limitar y criticar lo que está fuera de lo común.

*Doctora en Educación. Jefa de Sector de Educación Preescolar en la SEJ. grace-soto@supervisores.sej.gob.mx

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar