Cuáles son las perspectivas salariales para los docentes del presente y futuro

 en Isaac Reyes Mendoza

Isaac Reyes Mendoza*

Cuando las protestas de maestros y/o padres de familia se agudizan, indican que los problemas del país se han incrementado. Y es porque el magisterio resiste al límite y cuando se inconforma es porque el agua ya les llegó hasta el cuello.
Las demandas que el magisterio levanta cuando se manifiesta, la mayoría de las veces, han sido las condiciones salariales, la defensa de la educación pública, profesionalización continúa de sus funciones y democratización de su organización sindical, el SNTE.
Ante el real recorte presupuestal y su posterior reducción del presupuestal de los próximos años, el panorama es poco alentador y a pesar de que no se reconozca, se complicará cubrir los compromisos económicos y metas educativas, porque la economía del país está soportada por los ingresos de la venta del petróleo; mucho menos cumplirán con la implementación al 100% de la reforma educativa aprobada, que entre otras cosas permite al gobierno federal centralizar la nómina de los maestros, esta medida tiene ventajas y desventajas que hoy aprovechan las administraciones estatales, generando problemas en la mayoría de las entidades, por el retraso de los pagos puntuales a los maestros; desde el mes de noviembre del 2014 se adeudan quincenas a muchos maestros en el estado de Jalisco, en otros casos no se pagaron aguinaldos, la primera o segunda parte, han pagado salarios incompletos, han dejado de pagar interinatos prejubilatorio a otros no se les ha pagado el retroactivo de Carrera Magisterial y hay a quienes el cheque les llega en ceros o con cifras que parecieran broma.
Las dirigencias sindicales de las secciones 16 y 47 del SNTE, poca preocupación tienen y menos deseo de intervenir porque han solicitado licencia para participar como candidatos en el proceso electoral por su partido que busca refrendar su registro. Da igual, pues su intervención es poco eficaz, para lograr solución al problema o para luchar por incrementos significativos a los salarios; más bien se convierten en inquisidores para perseguir desde los acuerdos de poder a líderes incómodos o aprovechar las coyunturas para sacar los acuerdos a su favor personal.
El deterioro salarial del magisterio al igual que la mayoría de los trabajadores tiene un profundo rezago, por lo que, la exigencia legítima de mejoramiento económico no ha sido resuelto y se profundiza el rezago del poder adquisitivo de los salarios que no ha sido resuelto por ninguno de los gobiernos y juntos hoy son blanco del descrédito social para el conjunto del magisterio y en particular para las 73 mil maestras y maestros de nuestra entidad.
Es urgente reconocer salarialmente a todas las maestras y maestros, para restablecer los pagos puntuales, con una política educativa de salarios iguales al alza, a trabajo igual corresponde salario igual, está medida estaría revalorando la representación social que sobre la figura de los maestros y maestras se viene deteriorando.

*Profesor de educación básica. reyesisaac7@hotmail.com

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar