Crónica de una muerte anunciada: la Ley del Servicio Profesional Docente

 en Graciela Soto

Graciela Soto Martínez*

La Ley del Servicio Profesional Docente fue producto de la reforma educativa laboral de 2013, decretada por el Congreso y publicada el 11 de septiembre del mismo año, ese día quedaron plasmados los artículos que regularían el servicio profesional docente en básica y media superior, sus derechos y obligaciones, los perfiles parámetros e indicadores de las funciones, buscando además, transparentar estos procesos. Al momento de su publicación no se conocían las implicaciones y repercusiones que se derivarían hacia el magisterio nacional, cambiaban de golpe las reglas para poder ingresar a la docencia y desempeñarse en este sistema.
Es el 27 de marzo de 2019 cuando esta ley se abroga y se señala en el texto de decreto lo siguiente: “A partir de la entrada en vigor del presente decreto se abroga la Ley General del Servicio Profesional Docente y la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y se derogan todas las disposiciones contenidas en las leyes secundarias, reglamentos, acuerdos y disposiciones de carácter general contrarias al presente decreto” (La Jornada, 27 de marzo, 8:46 pm) documento compartido en:

https://documentcloud.adobe.com/link/track?uri=urn%3Aaaid%3Ascds%3AUS%3Adf570fc4-7286-4d7f-bfd6-76902e9a2c86

Es momento de hacer el recuento de los daños que ocasionaron estas leyes, que dañaron los derechos laborales de los docentes. Entre ellos se puede mencionar los ceses de los maestros que se opusieron a la reforma, las evaluaciones punitivas, las descompactaciones salariales, las plazas iniciales de docentes y directivos que requerían ser ratificadas, la desaparición del escalafón y las campañas mediáticas en contra del gremio, entre otras afectaciones.
Esta ley trastocó socialmente la esencia del docente, su identidad puso al acto educativo y a los educadores en el entredicho, amparados bajo el término de la idoneidad y de la calidad, que ambos son conceptos de amplio significado y cargados de subjetividad, en este tiempo la sociedad ha cuestionado el trabajo docente emitiendo juicios a priori sobre su desempeño. Va a ser difícil revertir la afectación que sufrió en la confianza social, no hay un camino sencillo hacia la revaloración del magisterio.
En esta etapa de la Ley del Servicio Profesional Docente se le permitió a instituciones privadas u organismos externos su injerencia para opinar y decidir en educación, como fue el caso de la organización de Mexicanos Primero que, desde la cúpula empresarial apuntaron con el dedo a los trabajadores de la educación, poniéndose en el papel de árbitros y jueces.
Con esta Ley se perdió lo que establece la Constitución en el artículo 123, apartado B, fracción VIII, señala que los trabajadores contarán con un escalafón a fin de que los ascensos se otorguen en función de los conocimientos, aptitudes y antigüedad.
La Ley promovió los exámenes estandarizados que favorecieron a los que destacaron por sus conocimientos, generando un orden de prelación, del cual se investigan los casos en que pudo haber corrupción, que ya no fueron concursos, ni públicos, ni abiertos.
Los que aprobaron un examen y consiguieron una plaza docente y/o un ascenso a dirección, las afectaciones también se hicieron presentes, ya que a los dos años debían ratificar la función a través de otra evaluación, debieron someterse a este proceso estresante de nuevo para que les otorgaran la calificación aprobatoria, además en estos períodos se afectaron sus sueldos y prestaciones que se vieron interrumpidos con la ratificación.
Para los llamados a la evaluación de desempeño en todas las funciones convocados por esta Ley, tuvieron que someterse a los criterios externos que califican la función, con agobio emocional y físico que implica la incertidumbre del proceso, con asesoría de diferente calidad, descuidando sus funciones generales y enfocados en su evaluación de la cual dependía su permanencia en el trabajo. Fue el tiempo del acoso laboral por una ley vertical e incongruente.
En estas pérdidas, tenemos que recordar a los maestros y maestras que no quisieron evaluarse en las condiciones y términos estipulados, los cuales optaron por el camino de la jubilación, los que dijeron ya haber cumplido con los años de servicio, se fue gente de amplia experiencia y compromiso, en escuelas que brindaban buenos y excelentes resultados, la Ley del Servicio Profesional Docente con sus reglas rígidas y deshumanizadas (en las que la persona no importa), les empujó a tomar estas decisiones.
El desmantelamiento de las Normales, que fue sutil y en otras ocasiones fueron golpes directos hacia las instituciones, desde el momento que se permite que distintas profesiones participen en los concursos de oposición, cuando no se cuidan los perfiles de quiénes trabajan como formadores de docentes se debilita la propuesta de la formación inicial de los futuros educadores, en los cuáles se va a depositar la encomienda máxima, esto lo permitió la Ley del Servicio Profesional Docente, cuando abrió la puerta para que personas que no tienen formación didáctica o pedagógica se dediquen a la docencia, ello puso en riesgo la rectoría de la educación que está a cargo del Estado. No se descalifica a los profesionistas, se les valora lo que le puedan aportar al conocimiento y a la disciplina, pero de entrar a la docencia debe considerarse complementen su formación antes del ingreso y en este sentido, esta ley impuesta fue omisa de esta situación.
Otra de las afectaciones de esta ley fue la descompactación del salario, esto consistió en que a todos los que ascendieron se le separó el concepto 07 (sueldos devengados) de los niveles salariales de carrera, que fueron considerados beneficios aparte, hoy no están considerados como parte del sueldo, dejando un sueldo bajo y desnudo, así no genera vínculos con aguinaldo, jubilaciones y otras más repercusiones, afectando altamente las percepciones y derechos. Estos fueron uno de los perjuicios de buscar crecimiento profesional. Esto generó diversos problemas de pago ya que se le omitía el pago de carrera y tendría que hacer reclamos que no siempre tuvieron éxito. Los que no tenían beneficios de carrera magisterial y ascendieron tienen un sueldo inicial que es poco decoroso y con cual es difícil que puedan cubrir todas sus necesidades.
Las afectaciones de la Ley son diferentes en cada estado, nivel educativo, función que se desempeña, y no se desconoce que existieron beneficios para quiénes encontraron los elementos y pudieron ubicarse en un mejor nivel salarial o en las funciones, en este caso, aclaro que no se busca juzgar los hechos o los motivos que provocan esta acción, sino promover un análisis crítico de lo que sucede a nivel del gremio. Lo que representan estas pérdidas y lo que se requiere emprender en términos de escribir una historia diferente, ahora que existen otros mandatos constitucionales. Con el cambio en las leyes y el reconocimiento de las afectaciones se puede pedir también la reparación de estos daños.
La evaluación tenía el noble fin de mejorar el sistema educativo, la ley que se abroga la utilizó con otros fines, como arma que atemoriza, sobre todo cuando fueron procesos impuestos y poco transparentes. Hay que tener memoria y hacer registro de estas situaciones, documentar las experiencias y los hechos, realizar análisis y debates serios que nos permitan opinar y participar de manera fundamentada en las nuevas propuestas educativas que se desprendan de los decretos y leyes aprobadas.

*Doctora en Educación. Jefa de Sector de Educación Preescolar en la SEJ. grace-soto@supervisores.sej.gob.mx

  • Bertha Irma
    Responder

    Siempre leo los artículos de la Dra. Grace, porque es la voz de muchos, docentes, directivos y supervisores.

    • Sullivan
      Responder

      También la de usted? Promovida al igual que la autora por la LGSPD?

  • Tere O
    Responder

    Muerte anunciada?

  • ENEDINA ORTEGA OROZCO
    Responder

    Muy cierto lo que expones. Pero tambien esta ley permitio a muchos la promocion de docentes (me incluyo) que hemos estado en la lucha docente y no alcanzabamos los puntos escalafonarios que por la corrupcion que habia en esas cupulas. De los falsos cursos que se tomaban o se compraban o doctorados patitos que no brindaban una formacion profesional.

    • Sullivan
      Responder

      Felicidades maestra,! Usted si es sincera. No como la autora que critica un proceso del cual fue beneficiaria y por el cual gana más de $50,000 a la quincena

  • JULIA ESTELA DE LA PAZ
    Responder

    Excelente análisis Dra. Felicidades!

    • Paloma
      Responder

      Que agradable fue leerla Dra. ❤

  • Sandra Salinas
    Responder

    Excelente artículo ya que puntualiza dichas afectaciones al magisterio y también a aquellos que vivímos un proceso de evaluación tanto para la permanencia como de ascenso, mismos en los que participe y que afortunadamente me fue bien, pero que como atinadamente señalan fue un proceso MUY ESTRESANTE. Pero me surge una duda ¿qué va a pasar con los que logramos un ascenso y que aún no se nos evaluaba para ratificarlo?

  • Docente
    Responder

    Ese examen lo pudo pasar alguien con los conocimientos docentes suficientes, y me refiero solo al ingreso y promoción, en lo único en lo que fallaron fue en tratar de que se hiciera una evaluación cada 4 años en la cual participe y fui idóneo al igual que en las demás, así como muchos docentes tuve la oportunidad de ingresar a laborar a Michoacán, puesto que aquí antes para ser docente tenías que salir egresado de una normal del mismo estado y eso no era justo si venías de una normal particular, eso lo veían como factor de no ser apto simplemente por no ser parte de su lucha constante en contra de cualquier gobierno que no se arrodillara ante los caprichos de su coordinadora, por lo cual la verdad, si esa doctora no sabe lo que es ser docente al menos en Michoacán, es porque no sabe que antes de los procesos de evaluación de los docentes en Michoacán se basaba en la compra y duplicación de plazas, plazas a cambio de sexo, entre otros delitos, así que si no sabe mejor que no opine, porque acá hasta con las mujeres se les hizo toda clase de burlas para poder ejercer. Lástima que no sepan los trasfondos de los porque de esos procesos, que repito, lo único en lo que fallaron fue en hacer evaluación cada 4 años.

    • Sullivan
      Responder

      Tiene razón. La autora se queja, pero está disfrutando del beneficio de ser jefa de sector por el Servcio Profesional Docenre. Y ganando $50,000 a la quincena. No tiene fundamento para su escrito. Pura demagogia

  • Administrativo
    Responder

    Que se abrogue totalmente la reforma educativa eso piden los docentes y ahí es creinle su ayuda y también el UMA ya qud perjudica a la clase trabajadora y empoderar a los empresarios que siguen manejando nuestro país y gobierno los deja crecer porque así requiere sus intereses mientras México muere de hambre y no avanza y apoye a los mexicanos el buen juez por su casa empieza.

  • Conni
    Responder

    Yo soy docente que ingresó al servicio mediante el examen de oposición, posteriormente al año próximo fui evaluada con la prueba diagnóstica y finalmente con el examen de permanencia y a pesar de haberlos aprobado fueron meses de mucho estrés, estas pruebas son muy desgastantes y estandarizadas donde no toman en cuenta los contextos en los que estamos inmersos, nos pretenden comparar e igualar con países de primer mundo pero no consideran las características y necesidades de nuestro país y ni se diga si piensan en los maestros, para SEP y el SPD sólo somos un número en sus listas no les importan nuestros derechos, nuestra salud y nuestro bienestar emocional.

  • Mireya Morales
    Responder

    En todo tiene razón la doctora sin embargo antes de esa reforma del 2013, muchos docentes recién egresados nunca hubiesen tenido la oportunidad de poder ingresar al sistema dado que no contaban con la influencia dentro de la dirigencia, o bien el recurso económico para poder adquirir la plaza, es una realidad así era, y ojalá que no siga el mismo sistema porque de ser así estaremos regresando al mismo teje y maneje anterior ojala que se prevea esa situación.

  • Sullivan
    Responder

    Lo irónico es que la autora se promovió a jefa de sector por la LGSPD y gana más de $50,000 pesos a la quincena! Bendita transparencia 😶

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar