Creer o no creer, bienvenidos los saberes y las experiencias de los maestros

 en Jaime Navarro Saras

Jaime Navarro Saras*

El pasado viernes fui invitado a participar en una mesa de diálogo, análisis y discusión sobre las propuestas educativas actuales de los gobiernos federal y de Jalisco, concretamente lo relacionado con la Nueva Escuela Mexicana y Recrea para la vida, en el Programa de radio “Conciencia Pública” que se transmite desde Guadalajara en la frecuencia del 1250 de AM y por Facebook, la experiencia fue por demás productiva y enriquecedora. Las visiones de los que integramos dicha mesa fue desde la mirada y experiencia del docente, cabe señalar que los cuatro participantes, tanto Martha Beatriz Meza Rojas, como Gilberto Pindter Ortiz, Flavio Mendoza Rodríguez (conductor del programa) y yo, somos o fuimos maestros de grupo, directores y supervisores en educación básica, conocemos la textura y olor del gis, más de una vez nos empolvamos o enlodamos los zapatos en el trayecto a nuestras escuelas y hemos vivido en carne propia lo que ha sido la educación pública en los últimos 40 años, son voces e ideas de primera mano.
Digo todo esto porque de unos años para acá, prácticamente desde que el Banco Mundial empezó a meter sus narices en la educación pública de nuestro país, ha sido una tradición y una mala costumbre traer personajes egresados de no sé dónde, pero de instituciones y agrupaciones preferentemente privadas (algunas de ellas totalmente ajenas a la cultura magisterial y desconocedoras de la dinámica de la escuela pública, ubicadas de la Calzada Independencia hacia el poniente de la zona metropolitana de Guadalajara) para que asesoren y capaciten a funcionarios, directivos y maestros y, con ello, estén en condiciones óptimas y de excelencia para reinventar, recrear y refundar la escuela pública actual. Lamentablemente ha sido una moda equiparar la experiencia mexicana a otras de países totalmente diferentes al nuestro, no contentos con ello terminaron haciendo adaptaciones y remiendos a las ideas de otros contextos socioeconómicos y culturales y, lo peor, sin un mínimo de autocrítica y evaluaciones transparentes a las propuestas, como tampoco la inversión necesaria para la educación y, aun así, siempre han creido que con su propuesta (y sin la participación de los maestros en el diseño) es suficiente para transformar la escuela pública, cabe señalar que en los casi 20 años de evaluar la OCDE a los estudiantes mexicanos, éstos no han logrado salir del sótano y siempre están por debajo del promedio general, lamentablemente no hay diferencia significativa de mejora entre los resultados de las evaluaciones del año 2000 y las más recientes, a pesar de que la SEP ha seguido las instrucciones de dicho organismo al pie de la letra sin chistar y sin oposición.
La nueva propuesta educativa hace énfasis en tomar como referencia los saberes y experiencias de los maestros para la construcción de las propuestas educativas, lo cual nos lleva a otro escenario: ¿cuáles saberes y cuáles experiencias de los maestros?, los que la autoridad educativa cree que tiene el profesorado o los que obtuvieron los docentes en todos estos años donde fueron sometidos y orillados a seguir instrucciones, terminar los programas y llenar papeles con todo lo que se les pedía pero, con nula crítica y mínima propuesta porque fueron educados para la obediencia y la sumisión, debido a ello planteo cinco posibles caminos para empezar a desarrollar ideas propias y propuestas de trabajo:

• Que los maestros no se queden callados y se atrevan a analizar y criticar cada propuesta que se les presente (incluidas la Nueva Escuela Mexicana y Recrea).
• Que sean capaces de recuperar los debates y sistematicen las ideas que surjan del diálogo.
• Que hagan propuestas didácticas y las experimenten con sus alumnos a través múltiples mediaciones en las aulas y posteriormente las compartan con sus compañeros.
• Que se atrevan a escribir sus experiencias y compartan sus escritos por diferentes medios, tanto digitales como impresos, ya bien sea a través de blogs, portales virtuales, redes o cualquier otro medio de difusión.
• Que participen en debates, discusiones, foros, consultas y cualquier otro foro donde se hable de educación, reforma educativa, Nueva Escuela Mexicana, Recrea para la vida, etcétera.

En fin, lo cierto es que los maestros le debemos tomar la palabra a este gobierno, que se nos escuche y tomen en cuenta nuestras propuestas, que no quede en el discurso esta idea y, mucho menos, que se nos ningunee como en el pasado reciente. De nuestra parte, aquí en Educ@rnos, ponemos el espacio para que, si alguien desea expresarse sobre lo que va sucediendo con la Nueva Escuela Mexicana, Recrea para la vida o cualquier otro tema sobre educación será bienvenido, por lo cual, es ahora o nunca para poder compartir nuestros saberes, nuestras dudas y nuestras inquietudes sobre la escuela pública que queremos y soñamos.

*Editor de la Revista Educ@rnos. jaimenavs@hotmail.com

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar