Conocer es desconocer

 en Verónica Vázquez

Verónica Vázquez Escalante*

Los anales de la historia demuestran que siempre hay situaciones complejas en la humanidad porque estamos envueltos en una sinergia. Algunas acciones se combinan y toman tintes de tragedia, otros conflictos menores o suceden hechos inesperados. La situación es que todas las épocas y todos los tiempos han tenido sus respectivos problemas a los que se tienen que enfrentar los sujetos que se encuentran involucrados en uno u otro campo.
En este año 2018, inicia el cierre de un sexenio presidencial en nuestro país. Periodo complicado y doloroso para un alto porcentaje de mexicanos. El campo de la Educación no es la excepción pues comparte las dificultades a las que se ha enfrentado básicamente por la reforma y por la evaluación para docentes es especial, además otros factores inherentes a la educación que repercuten en la sociedad misma.
Abordar la educación pública en México en los últimos ocho sexenios aproximadamente, hasta el saliente gobierno, sonaría ingenuo obviar a la maestra Elba Esther Gordillo Morales. Ella se incorporó al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en 1970, remplazando al Lic. Carlos Jongitud Barrios ante la dirigencia del mismo SNTE, siendo así la presidenta de éste en 1989. En el año 2012 fue reelecta para cumplir un periodo que terminaría en el año 2018 pero en febrero de 2013 fue detenida por elementos de la Procuraduría General de la República (PGR) con el cargo de malversación de fondos. Su trayectoria política es larga y compleja. La maestra Elba Esther como líder nato, ha sido odiada por muchos y amada por otros.
Pudo y supo cómo promover las políticas y cambios en el sistema educativo desde 1992 a 2002 y en 2008 logró firmar con el entonces presidente, Felipe Calderón.
En días recientes, le pregunté a algunos maestros en servicio lo siguiente: –¿qué podrías comentar sobre lo que ha sucedido con la maestra Elba Esther?, así de amplia quedó la pregunta y las respuestas fueron cortas, comentarios variados y al margen de lo que conocen y desconocen. Aquí, algunas réplicas:

• Es necesario siempre, recordar los contextos en los que se hacen censuras, autocensuras o permisos, pero sin olvidar que existen acuerdos.
• Era obvio que la dejarían libre este mismo sexenio. Quienes la aprehendieron, la tenían que dejar salir dado que el proceso no fue limpio y ahora ellos, en el sexenio entrante serían los presos.
• Hubo un “terremoto” y ya le tuvieron miedo al “saqueo”, las señales de desesperación son inevitables.
• Hay personajes, familiares de la maestra en el nuevo gabinete y claro que tienen que apoyarla y pronto, limpiarán su imagen.

Esto es un tema vasto y usted lector, tendrá su propia versión.

*Doctora en Ciencias de la Educación. Profesora de la Universidad Pedagógica Nacional, Unidad 145 Zapopan. veve30@hotmail.com

  • Leopoldo Juárez Rodríguez
    Responder

    Si de algo sirve mi comentario como Maestro, yo amo a la Maestra Elba Esther

    • verónica vázquez-escalante
      Responder

      Claro que sirve su comentario maestro Leopoldo y muy respetable su sentir. Gracias por expresarlo.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar