“Como docente debo gestionar el espacio para mi curso…”

 en Rodolfo Morán Quiroz

Luis Rodolfo Morán Quiroz*

Escuché afirmar a una profesora en mi institución educativa. Le pedí que me diera los argumentos para esa afirmación y ella contestó que si ella es la titular de un curso es responsable de conseguir que los estudiantes tengan un aula digna. “¿No se supone que la institución es la encargada de poner los medios para que impartas tu clase?”, pregunté. “¿Cuál institución?, si la institución está formada por personas, son ellas las que deben gestionar”, respondió.
La verdad, yo difiero de la postura de esa profesora y aunque es verdad que las instituciones se sostienen por la acción de las personas, dentro de las organizaciones hay roles y puestos por cubrir. Así que, a menos que se estipule en el contrato de trabajo que es responsabilidad del docente encontrar el espacio adecuado para impartir los cursos DENTRO del plantel educativo. El sentido de responsabilidad de la maestra me deja apabullado pues supone que está tarea no la está cumpliendo cabalmente quien debe gestionar que haya aulas adecuadas y suficientes para dar cabida a la cantidad suficiente de estudiantes.
La situación remite a otros aspectos que rara vez se cumplen en nuestras instituciones de educación superior: los espacios suficientes para realizar trabajo académico. Ciertamente, en algunas universidades públicas los docentes nos hemos habituado a trabajar en nuestras casas cuando las tareas no requieren de interacción directa con un grupo de estudiantes; pero, incluso, en actividades relacionadas con la vida académica es común que los asesores de tesis reciban a diálogos y hasta a comer a sus estudiantes. Lo que muestra al menos dos cosas: 1) que la relación entre docentes y estudiantes puede ser bastante amistosa y, 2) que las universidades públicas carecen de espacios para la asesoría directa. Y en esos casos, es común que los docentes y estudiantes gestionen los espacios para avanzar en las discusiones que requiere el largo proceso de escritura de tesis, de investigación o de definición de los problemas a resolver en los ensayos, proyectos y reportes.
¿Es responsabilidad de los docentes y de los estudiantes encontrar los espacios y los tiempos para sus intercambios académicos y para fortalecer el aprendizaje? Para algo ha de servir el apoyo institucional que, como bien señala la maestra, se concreta únicamente a través de las personas. Pero hay en las universidades públicas quienes deben gestionar que haya esos espacios y tiempo. Lo que no se logra con horarios extremadamente limitados, con rigidez en la asignación de aulas y cubículos. Y que, en cambio, deriva en que muchos de los diálogos entre estudiantes, entre docentes o entre docentes y estudiantes, se realicen fuera de los espacios y horarios de la institución. De tal modo que los costes (o ganancias) sociales se cargan a los involucrados en una parte de un proceso que supone un marco organizacional con puestos cuyos ocupantes son, efectivamente, los encargados de gestionar, aunque a veces pareciera que son los encargados de decir que “no hay” o “no habrá”.
Por otra parte, este tipo de situación remite a la necesidad de que quienes dirigen las instituciones educativas, de cualquier nivel, sean conscientes de las prioridades de la educación y de que los recursos deben dirigirse a resolver las necesidades antes que dilapidarse en homenajes o adulaciones que solo sirven para aparecer como parte de las buenas noticias en los medios de comunicación.

*Doctor en Ciencias Sociales. Profesor del Departamento de Sociología del CUCSH de la UdeG. rmoranq@gmail.com

Comentarios
  • Durruty Jesús de Alba Martínez
    Responder

    Eso es responsabilidad coordinada del Jefe de Departamento y el Coordinador de la carrera…

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar