Cambio de tiempos, cambio de planes

 en Rodolfo Morán Quiroz

Luis Rodolfo Morán Quiroz*

Suele decirse que los migrantes internacionales son personas con una gran capacidad de adaptación. No sólo para decidirse a emprender el viaje y ajustarse a las condicioes de sus lugares de llegada, sino también para cambiar en un instante su rumbo y sus ritmos para poder adaptarse a las posibilidades que ofrece su trayecto. Son capaces de hacer planes y de ajustarlos constantemente en detalles mínimos. No se amilanan ante los cambios de circunstancias o de recursos.
En un mundo en constante cambio, hay personas e instituciones que reaccionan adecuadamente cuando cambian los vientos y las necesidades. Muchos logran generar alernativas que pueden llevarlos al éxito y algunos, en buena parte por no salirse del plan establecido, suelen desembocar en consecuencias y destinos no esperados.
En el ámbito educativo, los cambios de planes (de estudios, principalmente) suelen generar debates entre los que están adentro de las instituciones educativas, sus usuarios temporales, y los que se ven afectados por lo que sucede en ellas aunque no participen directamente. Hay quien dice que todo tiempo pasado fue mejor, otros que luchan por conervar el statu quo lo más posible, mientras que hay otros que reclaman que el cambio debió hacerse desde mucho tiempo atrás. Y ya que se hacen los cambios, hay quien señala que los cambios son insuficientes y quien señala que son lamentables y que ya no dejan huella de lo bueno que existió en el pasado.
Cuando se plantean cambios de planes de estudio, aparecen al menos los que consideran que no se necesita algo diferente, que ese plan es el mejor posible; los que proponen que mejor se empiece desde cero porque hasta el momento el plan ha sido tan malo que no ha producido profesionistas lo suficientemente especializados y duchos; los que proponen que con unos cuantos cambios ligeros se dé por terminada la actividad; los que proponen que se revisen los resultados logrados y las consecuencias esperadas; quienes deciden que todo está tan mal que así seguirá estando y quienes simplemente levantan las manos ante la inmensidad de la tarea y no saben ni para dónde jalar, ni qué opinar, ni qué aportar, ni qué criticar.
En todo caso, las discusiones para replantear los planes de estudios porfesionales requieren que se tenga en cuenta a todos esos y otros más, incluidos a los egresados y a los aspirantes, a los que han transitado por uno o por otro plan, los que se proponían cambiar el mundo al estudiar con esa secuencia de asignaturas, los que simplemente deseaban ser profesionales de un área especializada… y también quienes puedan tener una visión de conjnuto que ayude a organizar las secuencias, interrelaciones, consecuencias, correlaciones, convalidaciones y acreditaciones.
El caso es que cambiar de planes requiere al menos algún conocimiento de cómo han cambiado los tiempos y para dónde soplarán los vientos en los meses y años por venir, al menos lo que dura en el tiempo la exposición a ese plan específico. Y tú y tu institución, ¿qué planes tienen para estos tiempos que se avecinan?

*Doctor en Ciencias Sociales. Profesor del Departamento de Sociología del CUCSH de la UdeG. rmoranq@gmail.com

Comentarios
  • manolo barreda
    Responder

    HAY UN LIBRO KINDLE E-BOOK SOBRE LOS SIMULACROS Y SILULACIONES EN LAS REFORMAS EDUCATIVAS EN MÉXICO (B;B Y B) BUENO BONITO Y BARATO

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar