Cada vez entiendo menos, ¿qué está pasando en educación?

 en Andrea Ramírez

Andrea Ramírez Barajas*

Para muchas de las personas que escribimos y opinamos acerca de los temas educativos nos dio mucho gusto que la reforma educativa (versión Aurelio Nuño y compañía) haya fracasado, no hubo un sólo día que los críticos de la educación no cuestionaran cada paso y propuesta que llevaban a cabo los operadores educativos de la Secretaría de Educación Pública y sus réplicas en los estados.
Es cierto que hubo aplausos cuando se habló de una evaluación ligada a la mejora continua y la elevación de la calidad educativa, no así a la práctica de la evaluación que se convirtió en guillotina de la nómina magisterial; también se recibió con entusiasmo el mecanismo para el ingreso al servicio docente, pero de ninguna manera que cualquier licenciado pueda ser profesor o profesora sin haber tenido antecedentes o habilidades docentes con certificación en alguna escuela formadora de docentes; incluso hubo manifestaciones positivas cuando los niños, niñas y adolescentes estuvieron el centro de la reforma educativa, pero se contradecían cada que cerraban grupos, turnos y escuelas completas justificando la decisión en la fórmula matemática y eficientista del famoso RAM (Relación Alumnos-Maestros), donde, entre otras cosas, ello llevó a que las escuelas nocturnas y las multigrado tuvieron su golpe mortal.
La frase del título de este artículo es debido a que, al magisterio jalisciense nos han presentado dos propuestas educativas desde el 1º de diciembre, además de la reforma vigente (la de Aurelio Nuño), tenemos la emanada desde la refundación de Jalisco con la amenaza de dar continuidad a la reforma actual haciendo algunos cambios de mejora y, por otro lado, la iniciativa de reforma constitucional presentada por el presidente López Obrador el pasado 12 de diciembre, entre pasillos se comentan las libertades que Enrique Alfaro se está dando al desconocer la gobernanza que tiene de la educación el gobierno federal.
Se da por hecho la propuesta del gobierno de López Obrador, independientemente que esta semana inició la consulta en conjunto con las Comisiones de Educación y Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, quienes invitaron a interesados, especialistas y organizaciones en general a participar en las audiencias públicas para analizar la propuesta educativa, donde se esperan ideas y recomendaciones de diferentes grupos de la academia, la política y la sociedad.
Están invitados para el miércoles 6 (ayer) los docentes y sus representantes sindicales (no queda claro qué docentes y cuales representantes sindicales, si de la CNTE, el SNTE u otros), el viernes 8 a especialistas y académicos, el sábado 9, a las escuelas Normales y las universidades, el lunes 11 los legisladores del ámbito local, el martes 13, las organizaciones de la sociedad civil y organismos internacionales (léase Mexicanos primero y OCDE), el viernes 15 a los padres de familia y el sábado 16 a las autoridades educativas federales, estatales y municipales, además de la Junta directiva del INEE (Instituto Nacional de Evaluación de la Educación).
Cierto es que hay mucho movimiento y como no me invitaron a dicha consulta, estaré a la espera de lo que propongan para hacer mi análisis y propuestas educativas a toro pasado, mientras tanto aquí espero ansiosa y con la pluma sacándole filo para bajar mi estrés de lo que cada vez entiendo menos.

*Doctora en educación y consultora independiente. andrearamirez1970@hotmail.com

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar