Aulas diversificadas y práctica docente

 en Rubén Zatarain

Rubén Zatarain Mendoza*

Samuel Salinas Álvarez en su texto de Aulas de emergencia refiere, en su trabajo como profesor, las dificultades de formar educandos de primaria del medio suburbano marginal en una comunidad de Iztapalapa.
Reuven Feuerstein, psicólogo judío rumano, construyó su propuesta en Israel, referida a la organización y modificación de entornos con la educación de los huérfanos de la Segunda Guerra Mundial provocados por El Holocausto. Se propuso como objetivo educar a niños y niñas privados de sus padres y, privados muchas veces, hasta de la esperanza.
Ambas referencias tienen en común abordar el tema de la educabilidad de los niños en contextos socioeconómicos críticos, en contextos traumáticos por la amalgama de privaciones sufridas.
De estos referentes aprendemos que educar no es sólo un desafío humano y de ciencia pedagógica.
Aprendemos también que educar no es sólo desarrollar el máximo de aprendizaje posible ni preparar para la vida, educar es, muchas veces, preparar para la sobrevivencia, preparar para generar proyecto de vida, preparar para reconstruir el tejido social.
Una de las dimensiones de la profesionalidad ampliada es justo ese ojo observador de la realidad social y los contextos en donde se ubica la escuela. La profesionalidad implica habilidades de investigador social y de liderazgo del desarrollo comunitario.
Ser docente entonces, es practicar el liderazgo social en el sentido de asumir una disposición de solidaridad con quienes menos apoyo tienen y una actitud de aprendizaje permanente de las biografías escolares y sociofamiliares de cada uno de los educandos.
Ser docente es inteligir las variables de contexto e identificar la zona de desarrollo proximal que no depende del educando.
Ser docente es construir igualdad y equidad, es ser factor de control de las descarnadas inequidades.
En este oficio de ser maestro de los niveles de educación básica, a las coordenadas de ciencia y práctica reflexiva hay que sumar sensibilidad y empatía.
En materia de transformación de la práctica docente cada sujeto se hace cargo de su propia agenda, ese es uno de los mensajes de la autogestión pedagógica, que implica hacerse cargo de la propia formación.
De afuera hay voces que convocan y práctica de discriminación de calidad del discurso que realizar; hay experiencias que valorar, pero el filtro de pertinencia corresponde a cada sujeto que enseña, a cada grupo escolar, a cada condición intelectual y emocional de desafío.
Con distintos matices en los Consejos Técnicos de Zona y en los escolares se ha retomado la práctica reflexiva en el sentido de identificar los componentes de la acción educadora y la reflexión de aquellos aspectos que se han de incorporar para afinar el método didáctico de la asignatura, para aprender nuevas estrategias que conduzcan al aprendizaje real.
Con distintos matices también el Consejo Técnico ha sido una figura colegiada limitada en materia de cualificación del hacer profesional de los colectivos.
En la sexta sesión del Consejo Técnico Escolar del pasado 5 de abril con un fichero distribuido tardíamente, se realizó el encuentro de aprendizaje entre escuelas.
En el fichero citado, se recomienda la observación de la práctica docente entre pares como medio de mejora. Se toma como referencia entre las fuentes bibliográficas la propuesta del Aula Diversificada de la docente norteamericana Carol Ann Tomlinson.
Escribamos unas líneas sobre esta idea pedagógica, apenas revisada por la limitación de tiempo durante la jornada.
Su tesis de think versus sink aproach refiere a pensar en lugar de hundir. Refiere a tirar la cuerda, jalar a aquellos educandos que traen rezago por factores externos al salón de clases. Refiere a un concepto sugerente de desarrollo de las inteligencias a través del trabajo formal en las habilidades del pensamiento.
Aulas de emergencia de Samuel Salinas, organización y modificación de entornos de Feuerstein y aula diversificada de Tomlinson tienen puntos en común.
Reflexionemos acerca de la propuesta del aula diversificada.
El aula diversificada propone atender a los alumnos con escaso apoyo familiar; esto es, apoyar a quienes menos aprenden por ausentismo de respaldo sociofamiliar.
Propone también retomar la particularidad de valores como la solidaridad de los grupos de alumnos y aprovechar la influencia positiva de los iguales como estímulo que mejora la calidad del aprendizaje.
El aula diversificada incorpora aquellas actividades empleadas en el salón de clase donde, al docente le corresponde dar respuesta a las necesidades de todos los estudiantes, atender el reto didáctico es cada grupo escolar donde se cruzan intereses y potenciales diversos.
Ajustar los contenidos de los programas de estudio a las necesidades de cada uno de los alumnos es una propuesta sugerente que implica el manejo y operatividad de los saberes y actitudes sobre la enseñanza.
Dado el entorno rico y amenazante de los medios audiovisuales, el aula diversificada no desdeña trabajar sistemáticamente sobre el tema; esto es incorporar al estudiante a lenguajes y habilidades digitales como perceptor crítico y selectivo.
El aula diversificada comparte con otras propuestas de la escuela activa y constructivista el propósito de desarrollar el pensamiento matemático, el pensamiento científico, la habilidad del análisis, el comportamiento social ético, el desarrollo cognitivo reflexivo.
Por consiguiente en el aula diversificada:

1. Maestro y alumnos trabajan juntos con un método flexible. Cada objeto de conocimiento marca una ruta de acuerdo a los saberes previos.
2. El maestro se centra en lo esencial. Tal como lo plantea la Conferencia Mundial de Jomtien Tailandia de 1990 de educación para todos, se atienden las necesidades básicas de aprendizaje.
3. Se Identifican las diferencias entre los alumnos. Conocer al grupo escolar y conocer las individualidades se constituye en principio de planeación didáctica argumentada.
4. Enseñanza y evaluación son inseparables. Planeación y evaluación son parte de un círculo virtuoso en donde se garantiza el aprendizaje de calidad.
5. El maestro hace adecuaciones curriculares; esto es, modifica los contenidos, los procesos y los productos. El centro es quien aprende y no el contenido.
6. Todos los alumnos participan en tareas adecuadas para ellos. Lejos del activismo pedagógico, hay un compromiso por aprender que impone como principio la actividad comprometida.
7. El maestro y alumnos colaboran en el aprendizaje. La posesión del saber se distancia del origen único. La búsqueda de respuestas como método pedagógico.
8. El maestro gestiona el tiempo y equilibra los ritmos del grupo y de cada sujeto que aprende. El uso del tiempo como variable explicativa de la calidad.

Leer aportaciones e ideas, trabajar en diálogo colectivo, revisar y transformar prácticas se nos da a los docentes de educación básica; esto, más allá de agendas formativas externas.
Dignificar la profesión con un ethos profesional caracterizado por el espíritu científico sobre la ciencia y el arte de educar, también es una fortaleza, más allá de erráticas estrategias de política educativa emergente e improvisada.
Dialogar sobre problemas pedagógicos y buscar soluciones es toda una cultura en la que se ha avanzado desde el origen de la educación pública.
Aprender, compartir, hacer tutoría y asesoría de docentes nuevos, alimentar muestra episteme, sabiduría, la infinita paciencia son también tareas de ese concierto y esa misión en la que se participa.
Cultivar el potencial de las inteligencias de quienes asisten a nuestras aulas, hacer relaciones humanas positivas, encuentros dialógicos, visionar la problemática proactivamente y materializar relaciones interpersonales empáticas, forma parte de ese tejido vital que caracteriza a muchas escuelas.
En el seno de los Consejos Técnicos o de manera personal sigamos documentando la compleja realidad educativa en la que hoy se realiza el acto de educar.
El aula diversificada para atender la formación de los niños en contextos de emergencia puede ser una buena idea que tendrá que someterse a la adaptación y al rigor de la prueba de nuestra realidad.

*Doctor en educación. Supervisor de Educación Secundaria del sistema federalizado. ruben-zatarain@supervisores.sej.gob.mx

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar