Adiós Educ@rnos. Adiós Jalisco

 en Andrea Ramírez

Andrea Ramírez Barajas*

Hace unos años fui invitada por unos colegas a escribir en una revista virtual cuya característica es que se atreve a decir muchas cosas que nadie lo hace, pero que también es respetuosa de la gente que está dispuesta a guardar silencio.
Desde mis primeros escritos, manifesté mi interés en asuntos ligados con el normalismo y la formación docente, no tengo del todo claro ni cuándo inicié ni cuántas colaboraciones logré sumar en este trayecto tan fructífero. Cada viernes se podía leer mi artículo y en los primeros días de la semana siguiente ya comenzaba a tener algunos textos de varios lectores o incluso que servían para lograr un poco de tranquilidad perdida. Con el paso del tiempo me fui acostumbrando a mantener una posición crítica y en discrepancia con el actual grupo político en el poder.
Sé muy bien que la crítica no siempre es bien recibida y menos aún por la gente que está en educación. Sé que en mi formación profesional se conjuga en la primera parte el compromiso de ser maestra de jardín de niños para luego, en la segunda parte convertirme en estudiosa, investigadora y articulista en revistas especializadas.
Quiero dar las gracias a este portal de la Revista Educ@rnos, al editor Jaime Navarro Saras, que ha sido muy atento y muy abierto para fomentar publicaciones como las que publiqué aquí. He sido invitada en el sur del continente a sacar adelante algunos proyectos de formación y de consultoría que ocuparán todo mi tiempo. Es por ello que quiero dejar aquí mi compromiso con Educ@rnos y con los lectores y lectores, docentes, educadoras del estado de Jalisco, desde lejos estaré siguiendo las cosas que aquí se escriben y desde lejos también los estaré felicitando por los nuevos éxitos que alcanzará este portal.
La crítica en educación no es una práctica común, los funcionarios educativos no están acostumbrados a que se les cuestione, se les ventile o de plano se les ridiculice cuando algo hacen mal. Carlos Monsiváis era un experto para mofarse de las expresiones de los malos políticos o de los políticos malos.
Es obvio que se reconocen las diferencias y se respetan las jerarquías, aquí (junto con mis colegas de la semana) comenzamos a ensayar otra forma de hacer periodismo educativo, aunque todo quede reducido a la opinión y al sello editorial de cada articulista.
En el tiempo que estuve por acá tuve muchas invitaciones a eventos, a dar conferencias e incluso me negué a dar una entrevista a un canal local, mi trabajo tanto el periodístico como el que desarrollo profesionalmente no me permite exhibirme o tener vida social.
Existen algunos colegas que les gustan las cámaras y la parafernalia, engancharse en chismes como les sucede a los famosos y viven en ello y algunos de ello. Los que trabajamos en educación y que un pedazo de nosotros forma parte de la vida pública es sólo con ese segmento de opinar, de decir, de hablarle a la sociedad de lo que la sociedad quiere opinar, pero no puede, preferimos una especie de anonimato silencioso.
Los articulistas educativos somos una especie de voceros, el inconsciente colectivo del magisterio, por ejemplo, publicanos en los espacios electrónicos lo que muchos docentes quisieran gritar en las aulas, pero no se atreven. Sin embargo, aun con ello no somos paladines de nada, ratificamos que uno de los grandes rasgos de la educación es su naturaleza plural y nuestro enfoque y nuestros puntos de vistas (incómodos muchas veces), es otra forma de mirar la realidad, estamos en otra perspectiva mirando y diciendo las cosas. Hablo en plural no porque seamos muchos, pero creo mucho más en los proyectos colectivos que en los individuales.
Gracias Educ@rnos, gracias Jalisco, por esta oportunidad de dialogar informadamente, de escribir y leer escritos de algunos colegas que se dieron a la tarea de leer lo que yo en las prisas y en las soledades escribía para nadie, tal vez para mí misma.
Dejo aquí como ha sido una buena parte de mi vida y estaré enviando saludos y algunas líneas de reflexión de vez en vez.
Gracias, Educ@rnos. Chao. Hasta siempre.

*Doctora en educación y consultora independiente. andrearamirez1970@hotmail.com

  • Patricia
    Responder

    Doctora, muchas gracias por todas sus colaboraciones, fueron referentes para entender las políticas educativas de la mal llamada reforma educativa, muchas gracias

  • Gilberto pindter
    Responder

    Es una pena; con buenos (otros muy buenos), regulares y algunos malos; cada palabra y cada artículo han sido una aportación a la comunidad.

  • Verónica Vázquez- Escalante
    Responder

    Buen viaje doctora, que disfrute su estancia en otro país y que obtenga más elementos para seguir enriqueciendo su visión crítica.
    Un abrazo

  • Amenofis Amaral
    Responder

    Suerte, Doctora. Seguro estoy que le irá bien, pues entiende los problemas educativos que nos aquejan. En educación, a la región de América Latina ke duelen las mismas cosas.

  • Adriana Piedad García Herrera
    Responder

    Estimada Andrea, voy a extrañar tus comentarios siempre agudos sobre la educación normal y tu estilo directo de decir las cosas.
    Alguien como tú aporta mucho para el trabajo, por eso eres invitada y serás bien recibida.
    Éxito y buen viaje.

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar