Y qué con las dudas, incertidumbre y desinformación entre el magisterio

 en Jaime Navarro Saras

Jaime Navarro Saras*

No es nada nuevo, por angas o mangas se ha hecho una costumbre (incluso desde antes de que las redes sociales y las plataformas se popularizaran y fueran casi los únicos medios de comunicación de la SEP y el SNTE para divulgar contenidos) no informar lo esencial al magisterio, de hecho, la mayoría de trabajadores de la educación desconocen los caminos y enredos administrativos que habrá de transitar para realizar casi cualquier trámite o gestionar apoyos a los que se tienen derecho por el sólo hecho de ser trabajadores de alguna escuela pública u oficina administrativa de la SEP y de las secretarías de educación de los estados.
En efecto, en días recientes me he encontrado a colegas preguntado sobre los trámites y beneficios que se obtienen con la jubilación, ante tal desconcierto, aseguran que nadie informa, ni en sus centros de trabajo y mucho menos desde las delegaciones sindicales (las cuales tienen esa obligación) o las oficinas de la Secretaría de Educación, pero, ¿por qué pasa eso?, de seguro porque no hay interés o, de plano, los responsables de informar desconocen los caminos para hacerlo. Un ejemplo de ello, en el caso de la educación superior (escuelas Normales y posgrado en Jalisco), existe un bono económico al que se tiene derecho por cada 5 años en el servicio, éste se solicita a petición de parte, si por alguna razón el trabajador no lo tramita durante los 365 días en que cumple 5, 10, 15, 20, 25, 30 o más años, simple y sencillamente lo pierde y no se sabe para dónde se va ese recurso, cuando y sin entrar en debates, el SNTE podría perfectamente exigir a la autoridad que sea entregado de manera automática puesto que hoy en día las bases de datos se manejan de una manera muy simple, si no sucede así es porque alguien se beneficia de ello, este fenómeno hace que año con año decenas de docentes no lo cobran por descuido o por cualquier otro detalle.
Lo cierto es que en SNTE podría proporcionar un manual o abrir un espacio en su portal donde los trabajadores descarguen en cualquier medio digital los beneficios a que tienen derecho, llámense licencias de días económicos, licencias y apoyos para titularse de una licenciatura o un posgrado, obtención becas-comisión para estudiar posgrados, bonos de excelencia, apoyo en la compra de lentes y aparatos ortopédicos, trámites de quinquenios, bonos por jubilación, apoyo para compra de libros, becas y descuentos en colegiaturas para sus hijos, gratificación de fin de año o bono navideño a jubilados, entre otras cosas.
El tema no es menor, ya que, si quienes tienen 2, 3, 5 o más años en el servicio desconocen y no solicitan sus beneficios, los que son nuevos en el sistema educativo están peor, nadie se ha tomado la molestia de orientarles sobre ello y los beneficios a que tienen derecho los van descubriendo conforme pasa el tiempo a través de pláticas con compañeros.
Ante esta realidad urge que dicha comunicación sea realizada por quien se supone representa, cuida y vela los derechos de los trabajadores de la educación (el SNTE), no por algo quincena a quincena el sindicato se queda con el 1% de la nómina magisterial y si ese dinero no le alcanza para imprimir un par de hojas donde se detallen los beneficios a que tienen derecho sus agremiados, pues no hay más que de tres sopas respecto al manejo e intención de la información: o no quiere, no puede o no sabe hacerlo, que para el caso es lo mismo, y en esos tres verbos se centra su real desinterés por cuidar y defender los derechos de los trabajadores y que, como están las cosas, de seguro será una de tantas promesas que dirigirán la narrativa de los discursos justo ahora que inicie la campaña para elegir a los dirigentes con las nuevas reglas del sindicalismo, cuando la realidad es que este tipo de acciones deberían ser parte de las prácticas cotidianas de la labor sindical, pero en fin, así las cosas con el tema de los derechos de los trabajadores de la educación.

*Editor de la Revista Educ@rnos. jaimenavs@hotmail.com

  • Responder

    ¡Se tenía que decir y se dijo! ¡Muy bien, gracias!

    • revistaeducarnos
      Responder

      En un país de mudos el tartamudo es rey!!!!

  • Ignacio Alvarez
    Responder

    Jaime, ya hay muchos informantes interesados en la plantilla sindical.

    • revistaeducarnos
      Responder

      Nunca faltan!!!!!

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar