Vuelta a la carga administrativa

 en Graciela Soto

Graciela Soto Martínez*

Capítulo III

Este 13 de marzo fue día de descarga administrativa, sin embargo, nadie sabe exactamente lo que significa este tema en el calendario, dado el trabajo a distancia, el uso y organización del tiempo es responsabilidad de cada docente en coordinación con sus directivos, algunos lo resolvieron con asueto mientras que otros lo dedicaron a organizar las evaluaciones. Los esfuerzos por disminuir la carga administrativa no sólo han resultado nulos, sino que se han exacerbado durante la pandemia, de este tema ya se ha escrito en otras dos ocasiones, por ello el señalamiento de Capítulo III, pero en realidad el tema está inacabado, cada persona y trabajador puede decir su experiencia, ya que los procesos son una refinada burocracia disfrazada de tecnología.
La Secretaría de Educación está organizada por departamentos y áreas, cada uno tiene sus procesos, peticiones, formas, exigencias y recae en la unidad que es la escuela, sobre el docente, directivo o supervisor, el cual no atiende un sólo proceso, sino que está prácticamente bombardeado por todas estas disposiciones operadas por personas que tienen que cumplir las reglas de su área particular y no le importa lo demás, eso complica el sistema anudado por todos lados.
En la pandemia se formalizó como vía única el sistema de plataformas, por ello nos podemos preguntar ¿cuántas bases de datos y plataformas existen?, ¿quién las diseña, alimenta, opera, depura?, ¿se podrá integrar alguna plataforma confiable, única?, o tenemos un sistema con multiplicidad de datos y ceguera en algunas de sus áreas.
Algunas plataformas con las que hoy se trabaja son:

• Mi SEJ, Sistema Gestor de Usuarios de la Secretaría de Educación Jalisco desde donde se accede a MI Muro, RecreaApp, el Clasroom, Drive, la cuenta institucional.
• Plataforma Venus, que tienen registros incompletos. Es una gran caja negra, la cual es de manejo nacional y los estados se deslindan, sólo pueden enviar correos o correcciones, pero no operar o hacer modificaciones. Se tiene que conocer su manejo si se desea participar en las promociones.
• Plataforma del FONE que refleja el estado de la nómina, con muchas fallas en los últimos años.

Estos micrositios con un sistema particular, con lenguajes técnicos, los directivos y docentes con muchas preguntas y dudas sobre cada proceso, con necesidad de una mayor alfabetización digital continúan sobrecargados en lo administrativo.
Se puede aplicar la teoría general de sistemas para analizar cada parte, recordando que todos representamos también al sistema, analizar además este fenómeno de desgaste administrativo que atrapa a los trabajadores de todas las áreas, la planeación es incongruente con los fines que se buscan, se quiere mejorar pero las tareas no contribuyen a ello, se percibe que tenemos un sistema limitado, que no se retroalimenta, no corrige de manera sencilla los errores, las interacciones están acotadas al igual que la facultad de tomar decisiones por sus miembros.
Realizando un análisis del sistema se puede afirmar que no valora el tiempo de sus trabajadores cuando borra los datos que recién se han subido o si llamas para preguntar algo y no hay respuesta, sus indicaciones tienen la característica de la unilateralidad y los comentarios que se escriben son meras quejas o reclamos, no son diálogos. Un sistema así es cerrado para muchos, es abierto sólo para recibir los halagos que esperan o la recepción en fecha de trámites.
Estamos en un macrosistema que se entrampa en sus entradas, procesos y salidas. Hay que estudiarlo para conocer si se pueden obtener resultados diferentes, en lo administrativo sigue generando nuevas cargas, teniendo fragmentación y desarticulación entre sus componentes. La parte pedagógica disminuida, afectada por estas demandas que requieren atención inmediata.
¿Cuánto tiempo se le invierte a las acciones administrativas aparte de la jornada laboral? Esto requiere una regulación, para evitar mayor estrés y problemas socioemocionales. No deberíamos sentirnos orgullosos de decir que trabajamos día y noche, eso refleja una persona en desequilibrio de sus necesidades básicas. Algo que se está presentando con esta característica son los webinars, espacios de capacitación en contraturno de muchos directores, eso revela abuso y desorganización al no respetar tiempos y horarios, así también lo indican la llegada de correos o mensajes de WhatsApp a todas horas.
Es como un fraude esperar descarga administrativa, sólo hay que revisar un proceso como el de la promoción horizontal que debe realizar todo aquel que desee mejorar su calidad de vida, esto es incrementar el sueldo, con lo que gane de más podrá pagar su internet, cambiar su teléfono móvil por uno más eficiente o bien una computadora para las clases o cursos en línea. Que paradoja si la mejora de la calidad de vida conduce a equiparme para que siga la dictadura de los dispositivos electrónicos. Se añora el cara a cara y el que alguien conteste al otro lado de la línea y que no sea un robot.
Registrarse en el USCAMM implica solicitar y subir a la plataforma dos constancias, un formato de personal y el título. ¿Para qué? Los trabajadores de la educación por ley deben tener el perfil de licenciatura y acreditarse con un título, éste se solicita desde el ingreso al servicio docente, existe copia en DRSE y en el plantel, la nómina indica la categoría y función que se desempeña, basta con consultar alguna plantilla en línea para conocer datos del trabajador, pero en cambio se le distrae con trámites, que vaya y solicite papelitos, y a su vez las oficinas regionales en vez de dedicarse a lo sustantivo se entretienen haciendo constancias.
En la promoción horizontal el camino es largo, falta dedicar tiempo a subir sus documentos en una cita, que si la pierde queda fuera del proceso: después vendrán otras acciones también en línea. Vaya carga para todo aquel que pretenda mejorar, más bien asemejan trabas y salto de obstáculos. Una docente expresa: “¿De verdad la Secretaría no tiene nuestros datos personales o sólo quiere que estemos ocupados?, parece que somos fantasmas y no saben nada de nosotros, por eso andamos sacando datos de archivos la misma Secretaría, me siento sin identidad”.
Quien tiene la información del trabajador es la Secretaría de Educación en alguna de sus bases de datos, delegaciones regionales, la nube o el cielo, ¿por qué pedir que sea el trabajador el que la solicite para que la entregue nuevamente en otra plataforma?, es cambiarla nada más de oficina generando tramitología y pérdidas de tiempo. Una propuesta viable es que hasta que se realice la promoción horizontal les solicite documentos probatorios a los que accedan al primer nivel y a los demás que no los haga perder el tiempo.
Gente preparada en universidades, Normales, licenciaturas, maestrías y doctorados haciendo oficios y constancias cuando deberían aplicarse para ayudar a los alumnos en riesgo en el segundo corte de evaluación. ¿Cómo puede cambiar el sistema?, la propuesta es centrarnos en el humanismo, el cual Naranjo lo resume así: “La sociedad pone el foco en superar exámenes y en adquirir conocimientos del mundo exterior, pero no en aprender a aceptar nuestras sombras. ¿Cuánta vida perdemos metiéndonos en la cabeza cosas que no sirven para nada?” (https://elpais.com/elpais/2019/07/07/laboratorio_de_felicidad/1562533562_516197.html).
Que alguien haga algo y que no sea diseñar una nueva plataforma para mejorar la anterior.
El tema de la carga, descarga y recarga administrativa continuará….

*Doctora en Educación. Jefa de Sector de Educación Preescolar en la SEJ. grace-soto@supervisores.sej.gob.mx

Deja un comentario

Escriba su búsqueda y presione ENTER para buscar